Leyendas sin fundamento en el Alamín | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Búsqueda personalizada

Ediciones extranjeras: flag_usa_uk Mystery and Paranormal Magazine

Estás en la sección

Área escéptica

Leyendas sin fundamento en el Alamín

El Alamín es una población abandonada situada en las cercanías del pueblo de Villa del Prado, en la Comunidad de Madrid. Sobre él pesan multitud de leyendas que abarcan apariciones, peleas entre vecinos que nunca se produjeron e incluso extrañas muertes. La Sociedad Española de Amigos del Misterio y de la Parapsicología ha descubierto nuevos datos que desmienten rotundamente estas leyendas

Fotografía: Ignacio Moreira / Juan Miguel Marsella.

1.jpg

Aunque muchas personas creen que El Alamín fue abandonado en los años ochenta, tanto Mundo Parapsicológico como la Sociedad Española de Amigos del Misterio y de la Parapsicología han descubierto, entrevistando a diferentes personas de la población, que la pedanía se abandonó definitivamente a mediados de los años noventa.

Leyendas sin fundamento

Entre sus leyendas urbanas, forjadas en los últimos años por la red, están dos que han sido las que la mayoría de las personas han seguido para intentar toparse con el misterio.

2.jpg

3.jpg

4.jpg

En una de ellas cuentan la historia de dos familias se enfrentaron entre sí por tierras y algunos problemas sentimentales. Las familias llegaron a la sin razón y hubo varios asesinatos entre varios de los miembros. No se ha podido contrastar ningún dato de esta leyenda, además, entrevistando a población local estos nos desmienten rotundamente los hechos.

5.jpg

La segunda de las leyendas que se escuchan por la red es la que protagoniza la iglesia del pueblo, la cual cuenta como un antiguo párroco vaga por las inmediaciones. Cuentan que este fue asesinado también de una forma brutal en la guerra civil. Esta leyenda todavía es más falsa, ya que el poblado fue construido en 1948 por el Marqués de Comillas para los trabajadores de una fábrica y nunca ningún cura vivió en el Alamín, ya que ese venía de Villa del Prado para dar misa, casar, bautizar y comulgar a los vecinos de este pequeño enclave.

6.jpg

7.jpg

8.jpg

Lo que parece que sí es cierto es que algunos grupos han ido a la iglesia a realizar extraños ritos y cultos. Algunos han ido a realizar sesiones espiritas y otros quemaron todos los bancos de la iglesia pudiendo haber causado un desastre irreversible. Los daños se completan con la pila bautismal con restos de hoguera, el altar deteriorado y las imágenes arrancadas. Una verdadera pena que haya gente que no respete nada.

Pero  Alamín no siempre ha sido así

ETIMOLOGÍA DE ALAMÍN

Según la RAE entre los significados de este arabismo esta

  • 1. m. alamín (‖ oficial que contrastaba las pesas y medidas).
  • 1. m. corregidor (‖ alcalde que algunas veces nombraba el rey).
  • 1. m. juez de alzadas.

La Reconquista

Remontémonos a diez siglos antes, en las épocas de la reconquista. El Alamín era la frontera de los reinos cristianos y musulmanes. Llegó a contar hasta con cinco mezquitas, era una población prospera, una ciudad amurallada con un castillo y los terrenos de Alamín estaban a ambas partes del río Alberche. Esta población pertenecía al Califato de Córdoba y fue conquistado por Abderramán III. Como curiosidad, este pueblo era una de las ciudades protectoras de la ciudad de Toledo.

En el año 1085 las tropas castellanas de Alfonso VI estaban ya recuperando terreno y conquistaron El Alamín, Toledo y La Villa de Madrid. En la batalla por la recuperación del centro de la península e ir reduciendo el terreno musulman, el gran caballero Don Rodrigo Díaz de Vivar participó en ellas. Una de las leyendas del Cid, dice de esta manera:

“Estando por tierras de Alamín se encontró a un tullido caído en un agujero. Al irle a ayudar este se convirtió en una dama de luz y le anunció la victoria de Toledo y Madrid”.

Muchas son las leyendas que encierra la reconquista: Caballeros subidos a corceles blancos con su espada de mandoble -muchos refiriéndose a estas apariciones como al Apóstol Santiago-, apariciones de la Virgen, extrañas luminarias en el cielo, extrañas apariciones prediciendo las victorias…

En el año 1180, Alfonso VIII donó las tierras de Alamín al Arzobispado de Toledo, quedando el terreno cristiano reforzado y habían recuperando una buena cantidad de territorio hacía el Sur estaba cerca la conquista de Malagón, Los Yébenes y Burguillos de Toledo, que solo vendrían treinta años después.

En 1357 Pedro I ordenó la destrucción de la vieja fortaleza, que fue reconstruida 40 años más tarde, en 1397, por el arzobispo Pedro Tenorio, de paso mandó construir un puente sobre el río Alberche para facilitar el paso a Toledo.

Finales de la reconquista

En 1436 Alamín pasó a ser propiedad de Álvaro de Luna en un trueque de terrenos con el Arzobispado de Toledo a instancias del rey Juan II y más tarde a su viuda Juana de Pimentel. Don Álvaro de Luna mandó destruir el puente que comunicaba ambas partes del rio Alberche, lo que provocó que la zona se fuera despoblando poco a poco.

Don Álvaro de Luna estuvo de batallas constantes contra los infantes de Aragón, fue expulsado de varias de las tierras y finalmente condenado a pena de muerte siendo este decapitado en La Plaza Mayor de Valladolid.

En 1484 el castillo entró a formar parte del patrimonio de los duques del Infantado tras el matrimonio de su hija, María de Luna y Pimentel con Íñigo López de Mendoza y Luna, segundo duque del Infantado. A partir de ese momento comenzó la decadencia del castillo y su posterior derribo a manos de los vecinos quedando reducido a ruinas. Los vecinos volvieron a levantarse contra el noble y atacaron la fortaleza. Las pocas tropas sucumbieron y el castillo fue totalmente destruido no encontrando a nadie en su interior en el momento de tal hazaña.

Guerras Carlistas

En 1841 el castillo volvió a cambiar de dueños. Esta vez pasó a ser propiedad del ducado de Osuna. Eran épocas de guerras en España. Las segundas guerras Carlistas estaban en plena contienda y muchos eran los que se escondían por los montes del Alamín. Muchos eran los que hacían contienda por sus ideales y perdieron la vida en estas tierras, tierras  de batallas bañadas de sangre, sangre española por un ideal, por una causa.

Los fundadores del actual poblado

En 1886 los terrenos en los que se ubicaba el castillo fueron comprados por el primer marqués de Comillas, Antonio López y López, al Duque de Osuna. El castillo de Alamín fue propiedad del Marquesado de Comillas hasta 1999, año en que el sexto marqués de Comillas vendió la parte de la finca del Alamín situada en la margen del río Alberche donde se asentaba el antiguo castillo.

9.jpg
Segundo Marqués de Comillas, Claudio López Brú (Limosnero mayor de España), su descendiente siguió la amplia caridad del segundo marqués, la gran caridad de este, de ahí que el día de su muerte se llevaran todos los papeles necesarios para su beatificación

Conclusiones propias

Como he descrito al principio de este artículo, el  Marqués de Comillas fue el que construyó este poblado para alojar a muchos de sus trabajadores, tanto de los campos de cultivo como de las canteras de granito propiedad de este que estaban entre Villa del Prado y Almorox.

10.jpg

11.jpg

12.jpg

Muchos de los trabajadores vivían en barracones por los campos del Marqués, y este quiso que sus trabajadores vivieran de una forma digna y con las más lujosas comodidades. Para ser unas construcciones de 1948 pude comprobar que eran casas muy modernas y con una construcción exquisita. Tenían baños independientes con ducha y lavabo, cocina amplia, varias habitaciones, comedor salón y una planta superior abuhardillada para usos varios. Unas buenas instalaciones eléctricas y de fontanería. Salidas de humo en condiciones y chimenea.

13.jpg

14.jpg

15.jpg

A pesar de todas estas comodidades para la época la población se fue quedando sin empleo y ciertas modernidades, como línea de teléfono entre otras, que no habían llegado todavía a Alamín. Muchas fueron las personas que abandonaron las viviendas al no haber trabajo para ellos. Al quedar  cada vez menos vecinos las instalaciones les costaban una verdadera fortuna, los nuevos alcantarillados, entradas de agua, electricidad a 220 V, instalación de línea telefónica, sin contar los desplazamientos a los colegios, a los centros médicos, ya que no quedaba nada de esto en Alamín. En sus momentos fue un pueblo próspero con su iglesia, médico, escuela y todo esto con el tiempo fue desapareciendo, la vida se hacía cada vez más difícil y no tenían medios de transporte para ir a las poblaciones más cercanas y muchos otros problemas que al paso de los años fueron acrecentando.

La última familia que abandonó el pueblo lo hizo en el  año 1996. Muchos de ellos habían sido bautizados en el pueblo y otros habían nacido allí. Muchos recuerdan tiempos felices, muchos años de convivencia con sus vecinos. Una vez más las comunicaciones hicieron que una bonita población quedara abandonada de la mano de Dios.

Con esto quiero que sepan que este pueblo es un pueblo más de los que se ocultan en la inmensidad de nuestra piel de toro. Un pueblo más que por la modernización se quedó atrás y no pudieron recuperarlo. Las leyendas sin fundamento ninguno se han apoderado de él, cuyas consecuencias es que vándalos y grupos de impresentables van solo a destrozar este patrimonio privado llegando a quemar todos los bancos de la iglesia, grupos que van de “satánicos” hacen extrañas misas, otros mucho menos dañinos hacen sesiones de espiritismo y otros como nosotros vamos a encontrarnos con lo paranormal.

La entrada al pueblo está prohibida y últimamente muy vigilado por la policía, ya que el recinto es una propiedad privada que, aunque esté abierta, hay carteles por la entrada principal que pone “prohibido el paso”. Ya que incumplimos la normativa pasando, ya que está abierto, que mínimo que cuidemos un lugar con el respeto que se debe. El problema de hacer el bestia es que luego pagamos justos por pecadores, gente que estamos realizando un deber divulgativo nos encontramos con la desconfianza de la policía, de las autoridades. Todo por grupos de gamberros que la única manera de divertirse es destrozando las cosas que no son suyas.

Nunca podré entender cómo se pueden divertir así algunas personas.

 

Publicado por el día 20/09/2009 | 15 comentarios

 

 

 


Último vídeo añadido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2017 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.