Conclusiones sobre el psiquiátrico de Cheste | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Búsqueda personalizada

Ediciones extranjeras: flag_usa_uk Mystery and Paranormal Magazine

Estás en la sección

Misterios

Conclusiones sobre el psiquiátrico de Cheste

Ya había escuchado comentarios, historias y leyendas acerca del psiquiátrico de Cheste, y el azar, si es que existe, me hizo dirigirme hacia Valencia en verano del 2012 después de una interesante ruta tras el misterio. Quería conocer a Maru, sensitiva, quien no se ha anclado en sensaciones y percepciones sino que busca respuestas. Para ella, para mí y para tantos otros es muy probable que estas se encuentren dentro de la  física quántica. Tras dirigirnos dirección Cheste y en una larga y no demasiado buena carretera comarcal, después de varios intentos en la noche, dimos con el angosto camino que lleva hasta el enclave. Para los que como yo sabemos encontrar belleza allí en donde otras personas no la ven, ciertamente este psiquiátrico no deja indiferente: un edifico inmenso, agonizante, recibe al visitante mostrando sus derruidas paredes con  puertas que ya no están, con una mirada cansada y con un grito sumido en el llanto

Un poco más arriba una estructura de hormigón, base del nuevo recinto psiquiátrico, son unas instalaciones que nunca se llegaron a terminar, según cuentan algunos debido a los fenómenos que acontecían, pero esto es algo que corre de boca en boca y objetivamente hay muy poca información sobre este lugar, o tal vez esté restringida, y casi todos los escritos de una manera u otra cuentan las mismas historias provenientes de leyendas no probadas.

Durante su funcionamiento trató a enfermos mentales, sobre todo niños. Cuando uno se inmiscuye en el interior de estas ruinas puede observar los restos del material que acolchaba determinadas estancias pudiendo observar numerosas bañeras, algunas de pequeño tamaño aptas para niños. Maru ya había visitado y realizado experiencias en este enclave en otras ocasiones, con lo que resultó una excelente guía. Al poco de adentrarnos por unos pasillos lúgubres y tremendamente largos con un sin fin de habitaciones a los lados, escuchamos voces, no estábamos solos, nos encontramos con un grupo de jóvenes que, con grabadoras en mano, se disponían a experimentar. Desde luego es un lugar que invita a ello, aunque decir que en la mayoría de las ocasiones en los resultados psicofónicos obtenidos los mensajes poco tienen que ver con el lugar o con los sucesos presuntamente acaecidos y cuando se establece una conexión real esta se hace “por los pelos” con muy poca base objetiva, lo que sí me resulto curioso, es que a más de 300 kilómetros de mí localidad, este grupo de jóvenes me reconociese.

Siguiendo con la descripción del lugar, decir que como en la práctica totalidad de estos enclaves abandonados a su suerte, este psiquiátrico se encuentra en malas condiciones, aunque como se trata de una construcción no demasiado antigua, su estructura está bastante bien, no obstante, como siempre en estos lugares, la precaución es obligada.

Un lugar que impresiona, que deja volar la imaginación a estados de sugestión y más aún si estamos amparados en la oscuridad de la noche, impresionante la cantidad de habitaciones, bañeras y estancias diversas, y cuando antaño visité el Hospital del Tórax en Terrassa, pensaba que impresionaba, pero Cheste o Agramonte no se quedan atrás, y la sugestión o la impresión que da el lugar al visitante, en la mayoría de las ocasiones, es directamente proporcional a las historias que se cuentan sean o no verídicas.

Un lugar que, como la mayoría de similares, no se ha librado del vandalismo, las pintadas y destrozos y que se cuentan por decenas.

Cada estancia y cada lugar tiene su encanto especial y normalmente más se siente cuanto más cerrado se encuentra un enclave, sin embargo, en Cheste, el “misterio” habita de forma especial. En uno de sus patios donde una especie de fuente y unos árboles hacen de “monumento” central realizamos varias experiencias de intento de conexión por parte de la psíquica con este lugar o con lo que “pueda habitar en él”, pero los ruidos provocados por el andar y experimentación de otros compañeros hacían muy difícil la concentración. No siempre se logran los resultados que se persiguen, pero Maru en otras ocasiones ya había logrado en el mismo lugar otras conexiones, que desde luego dan que pensar. Para muchos la conexión no es más que fruto de la fabulación de la mente humana, pero en no pocas ocasiones las percepciones tienen un carácter y resultados que invitan a la duda a pensar que realmente se establece contacto con algo. En este enclave Maru junto con otros compañeros de investigación han logrado resultados fotográficos que bien se pueden achacar a polvo, reflejos o fallos en la velocidad u obturación de la cámara fotográfica, y curiosamente, en esta ocasión en la que la conexión no fue posible, las fotografías aparecieron todas ellas normales, no así sucedería en otros momentos de nuestra visita.

Algunos pasillos pueden observarse quemados debido a que, según se cuenta, una mujer, tras enloquecer, prendió fuego al lugar muriendo varios niños en ese incendio. A pesar de la veracidad que se da a esta historia y siendo del todo honesto, no he encontrado en las hemerotecas visitadas ni en lugar alguno referencias a estos sucesos, por lo que tenemos muy poca información acerca de este lugar.

Como siempre, los investigadores pensamos que determinados sucesos vividos con especial emotividad impregnan de alguna manera el lugar y, bajo determinadas circunstancias, se pueden manifestar o ser registrados de alguna manera. Si nos basamos en esta teoría tampoco es necesario ahondar demasiado en los posibles sucesos trágicos acaecidos en este enclave, pues en un psiquiátrico el estrés, el llanto, la desesperación y los estados alterados de conciencia serían pan de cada día. Por tanto, si damos por válida esta teoría, estos lugares serían los más idóneos para el trabajo de investigación en pro de aportar pruebas que den firmeza a esta supuesta teoría, que es eso, teoría.

Sobre estos lugares también recaen historias de poca humanidad, sin embargo, no seré yo quien lance acusaciones sobre los profesionales que ejercieron la medicina en este lugar, porque a falta de pruebas concretas, prefiero omitir cualquier conjetura.

Realmente un lugar que invita a sentir. Yo no me considero sensitivo, pero todos lo somos en potencia, solo que algunas personas tienen esa cualidad más desarrollada. En realidad esta visita casi surgió de improvisto, con lo que mis pretensiones eran más que nada fotografiar el lugar, realizar alguna experiencia, pero, sobre todo, sentirlo.

Al igual que sucede en otros enclaves análogos a este, pero de forma muy especial en Cheste, es que algo parece observar al visitante, como si una cantidad indeterminada de miradas te acompañasen durante la visita, una sensación que tan solo se tiene en el interior. Algo parecido a lo que sucede cuando en un vagón de tren o autobús, uno se siente observado, se gira para mirar y alguien nos observa. Aquí sucede lo mismo, pero con una más que notable diferencia, que cuando nos giramos no vemos a nadie, la sensación no cesa… Para muchos esto son solo cosas de nuestra mente, y puede que así sea, pero mi pregunta es ¿Por qué en unos lugares sí y en otros no? Nunca estas sensaciones se sienten de la misma manera en diferentes lugares.

En diferentes ocasiones y con diferentes sensitivas y en muy diferentes lugares, gran parte de ellas dicen sentir o presentir, digamos, “entidades” por llamarlas de alguna manera, de dos tipos, o al menos que se visualizan como oscuras o luminosas. Esto no quiere decir que unas sean malas y otras buenas, pero sí diferentes, y estas “ manchas”, por llamarlas de alguna manera que aparecen en determinadas fotografías se podrían achacar a reflejos, fallos de obturación, de velocidad, exposiciones incorrectas, fallos de luminosidad, fallos puntuales achacados a la electrónica y todo un largo etcétera, pero lo cierto es que no dejan de extrañarme, sobre todo por que aparecen justo en los lugares en que estas sensitivas advierten y no de forma aleatoria. Bien es cierto que en todas estas supuestas manifestaciones paranormales, falta la prueba determinante, pero tal vez con la simple “observación” el “fenómeno mute sintiéndose observado”

Fases, experiencias y conclusiones de las experimentaciones y vivencias en Cheste

  • Existe muy poca documentación al respecto de las actividades y sucesos acaecidos en este lugar, lo cual no deja ya de ser un misterio en sí. Las hemerotecas virtuales y noticias de prensa parecen haber enmudecido las noticias al respecto de un lugar en el que se sabe, hubieron sucesos trágicos.
  • En una segunda fase se pretende construir un psiquiátrico igual al ya edificado, pero una vez terminada la construcción de la estructura de hormigón, la cual se puede ver anexa, esta se abandona sin tener en cuenta los costes de construcción y existen testimonios, quienes no quieren salir a la luz, que aseguran haber escuchado llantos de niños (recordar que este psiquiátrico fue en gran parte infantil durante su funcionamiento) y también se asegura que se presenciaron sombras corretear por el interior cuando este centro ya no estaba activo.
  • Registros psicofónicos han dado sus frutos, y los tonos, timbres y modulaciones de las psicofonías son de carácter muy especial y análogas a otras captadas en lugares similares.
  • Un incendio provocado el cual se sabe a ciencia cierta que ocurrió, acabó con la vida de varios niños internados. Este incendio fue provocado por una mujer internada, pero no hay referencias al suceso, como si se haya querido cubrir la historia de este lugar con un velo no traslúcido y de alguna manera enterrar su historia.
  • Los sucesos emotivos y especialmente trágicos son tema e historia común en este enclave, la teoría de las impregnaciones adquiere un sentido muy especial aquí.

Las experiencias cercanas a la muerte, así como determinadas filosofías o posibles realidades filosóficas, aseguran que quienes fallecen antes de acceder al nivel que les corresponda pasan por una interfase, una especie de dimensión entre aquí y allí, y no pocos quedan atrapados en esta interfase la cual, bajo determinadas condiciones, como por ejemplo la interactuación de una psíquica o sensitiva, se puede establecer una vía de comunicación o propiciar determinadas manifestaciones. Por lo tanto, cabe la posibilidad de que este lugar este lleno de estas “almas” quienes en vida pasaron tanto tiempo en el psiquiátrico y que de alguna manera y aun habiendo traspasado el umbral de la muerte, aun lo siguen viendo como su “casa”.

  • La emotividad que parece plasmada entre las paredes de este psiquiátrico, parece mostrar una cierta inteligencia, pero para ello es necesario la interactuación de la mente, la aparatología tan solo puede mostrar ápices de una numerosa fenomenología. No obstante, también algo parece inundar el ambiente interno, lo cual carece de esa supuesta inteligencia que mencionaba anteriormente, y parecen ser impregnaciones que son captadas por la sensibilidad de nuestra mente.
  • Por descontado la sugestión adquiere una connotación especial, es muy posible que gran parte de las sensaciones que se viven en este enclave sean producidas por lo tétrico del lugar que invita a sentir, no obstante, tales sensaciones, en nuestro caso, no son análogas en unas dependencias que en otras, y no se siente más en lo más tétrico. Particularmente hemos sentido más en un lugar abierto, lo cual no es común si nos referimos al tema de la sugestión.
  • La investigación mediante la interactuación de Maru, sensitiva, ha dado un vuelco a mis concepciones sobre investigación paranormal, es posible que ella sea capaz de presentir y sentir más en este enclave que en otros lugares, o tal vez su rango de percepción coincida más con lo que se manifiesta aquí que en otros lugares. Hay que recordar que todos los sensitivos no sienten de la misma manera y algunos pueden percibir unas determinadas frecuencias de realidad diferente de la que otro sensitivo pueda percibir. En una ocasión fui testigo de extraños ruidos escuchados en directo y no en forma psicofónica, sonidos estridentes y metálicos, los cuales no pudimos ubicar su procedencia.
  • Hablando de sensaciones, parece común que nuestro organismo reacciona con dolor de cabeza, malestar general o náuseas cuando percibe lo “desconocido”, aunque estas sensaciones pueden variar de una persona a otra. Personalmente hemos vivido estos malestares en nuestro propio organismo, un malestar que por otra parte cesa prácticamente de inmediato una vez salimos del lugar.
  • Es común sentirse observado, como si algo desconocido te vigilase. Parece existir una dualidad, dos tipos diferentes de, digamos, “energías” o “entes” o como nos guste llamarlo que se manifiestan en este lugar, unas de tez oscura y otras blanquecinas, lo cual no es sinónimo de buenas y malas, si no de diferentes vibraciones.
  • Los lugares más idóneos para la comunicación con lo que quiera que se esté manifestando en este lugar, son el patio donde un imponente árbol es testigo mudo de cuanto ha acontecido en el lugar y a su vez un patio anexo, sin embargo, algo parece variar de ubicación, algo parece “jugar” con el visitante, por lo cual animo a quien se decida a visitar el psiquiátrico, que cuando tenga “sensaciones” realice fotografías, una tras otra, cuantas más mejor, pues “ellos”, estas manifestaciones, es posible que cometan errores y, en alguna de estas instantáneas se muestren. A tal respecto hay quienes aseguran que no, que cuando aparecen en vídeo o fotografía es porque así lo pretenden. Sea como sea, es posible llevarse “sorpresas” en forma de vídeo o foto.
  • Es posible llegar a sentir presiones, rozaduras, como si alguien tocase al visitante o al investigador. Nuestros ojos pueden llegar a percibir movimientos extraños, sombras deambulantes cruzando los pasillos y adentrándose en las diferentes estancias, y es que lo espiritual a veces se manifiesta en lo físico.
  • Me preguntaron el por qué después de tanto tiempo abandonado aún se siguen produciendo manifestaciones, y de ser verdad que algunas almas han quedado como atrapadas en este lugar, por qué no se han marchado a donde les toque estar. El tema, al menos en teoría parece sencillo, nosotros vivimos en tres dimensiones, la cuarta es el tiempo, pero en esa otra realidad lo más probable es que no afecte la dimensión temporal, algo difícil de entender para quienes lo medimos todo y para quienes estamos atrapados en un tiempo finito, pero seguramente esa “otra realidad” carece de relojes y de sumisiones temporales.
  • Es tal mi devoción por este enclave y por cuanto me ha enseñado y mostrado Maru, a quien desde aquí quiero mostrar mi más inmensa gratitud, que ya sueño con volver, y al fin y al cabo tampoco está tan lejos de mí. Puedo asegurar que trabajar, experimentar con una verdadera sensitiva es emocionante, aunque también he de reconocer que nos plantea nuevas preguntas, cuestiones que por otra parte, posiblemente en un futuro, esperemos no demasiado lejano, obtengamos respuestas por parte de la ciencia seguramente basada en la física cuántica, probabilidades de que lo “absurdo” se plasme y manifieste en nuestra realidad.

Cinco años después este enclave continúa en muda congoja siendo refugio de malhechores y hay que tener siempre precauciones si se decide visitar. Este lugar sigue envuelto por un halo de misterio como si se pretendiese que el tiempo y sus inclemencias borren hasta su memoria, pero esto no sucederá para quienes amamos el misterio, a pesar de que día a día y noche tras noche se derrumben sus paredes y techos, cada piedra parece que alberga parte de la energía psíquica de cuantos acontecimientos se sucedieron. En las aulas más cercanas a la entrada se pueden observar pintadas infantiles, cada una con la esencia de su pequeño artista. Seguramente con el paso del tiempo todos estos dibujos perecerán, pero su historia y las vivencias que nos han emocionado perdurarán en la mente y corazón del investigador, un enclave que bien merece estar en el ranking del misterio en España, un lugar que grita en el silencio de la oscuridad.

 

Publicado por el día 13/06/2017 | Sin comentarios

 

 

 


Último vídeo añadido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2017 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.