El extraño caso de las gemelas June y Jennifer Gibbons | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Búsqueda personalizada

Ediciones extranjeras: flag_usa_uk Mystery and Paranormal Magazine

Estás en la sección

Misterios

El extraño caso de las gemelas June y Jennifer Gibbons

Solamente quien tiene hermanos gemelos -como es mi caso- se percata de una especie de microcosmos que se crea entre los dos. Para algunos cabría tan solo denominarse vínculo especial creado por la naturaleza del hecho, pero sin duda va más allá. No obstante, existen casos -pocos- sumamente intrigantes que sobrepasan toda literatura acerca de esta extrema unión y que aun a día de hoy permanecen sin una aparente explicación fehaciente, quizá alguna sustentada en teorías. En este caso repasamos la vida de las gemelas Gibbons, un caso de extrema extrañeza debido a su más que interesante y a la vez peligroso comportamiento que las hizo famosas en el mundo de la psiquiatría y donde destaca su fatal desenlace… ¿Quieres conocerlo?

El 11 de abril de 1963 nacían en la pequeña isla de Barbados las gemelas June y Jennifer Gibbons en un ambiente y condición social totalmente apacibles. Su padre, técnico de aviación proporcionaba todo lo que las pequeñas podían necesitar y la primera parte de su infancia la pasaron sin mayores incidencias.

Pero las cábalas habituales del destino hicieron que a corta edad las gemelas se mudaran a Gales, donde el padre había conseguido un empleo de técnico en la Royal Air Force inglesa. En el marco de la época se vieron June y Jennifer en una ciudad extremadamente racista que las aisló incluso en el propio colegio donde fueron a estudiar y, eso y no otros motivos, fueron el detonante del inicio de su extremo aislamiento personal.

Lo que en un principio parecía algo infantil y normal en este tipo de casos, tomó un tinte más serio cuando su entorno se percató de que estas comenzaron a aislarse incluso de su propia familia y a crear su propio idioma. Estaba claro que su intención era crear no ya un microcosmos, sino un universo donde ellas dos iban a ser sus únicas habitantes. En este punto, tan solo conseguía comunicarse con ellas su hermana menor, Rose.

Cuando ya tuvieron 14 años se vieron sometidas a varios intentos de terapia psicológica que, evidentemente, no dieron los frutos deseados, por lo que se tomó la decisión de separarlas en diferentes colegios. Esto provocó que posiblemente su estado de ansiedad aumentase hasta niveles extremos, lo que provocaba en ellas estados catatónicos.

Ante esto, se decidió al poco tiempo volver a unirlas y comenzaron nuevamente un ciclo de aislamiento extremo. En esta ocasión comenzaron a dejar fluir sus dotes literarias. Fruto de esta nacieron una gran cantidad de relatos cortos, actos teatrales e incluso varias novelas, todas ellas pensadas como regalo para su hermana pequeña. Intentaron enviar los manuscritos a editoriales sin demasiado éxito.

El comienzo del declive

Poco tiempo después y seguramente inspiradas en una mezcla de su propia fantasía y deseo de venganza por un pasado tortuoso, comenzaron a cometer diferentes delitos donde destacaban el robo y los incendios. Esto provocó que fueran condenadas a ser internadas en el hospital psiquiátrico de alta seguridad de Broadmoor. Allí su vida, aunque se mantuvo aislada, se vio regada de medicamentos. Tras unos años internadas decidieron unirse al coro del hospital. Lo único que sacaron en claro los doctores encargados de su caso es su alta capacidad intelectual.


Las gemelas con la periodista Marjorie Wallace

El caso comenzó a darse a conocer a través de las crónicas de la periodista Marjorie Wallace para el The Sunday Times tituladas “Las Gemelas Genio que no hablan“.

La periodista, tras muchos meses observando el comportamiento de las gemelas, consiguió contra todo pronóstico entrar en su pequeño universo y era la única persona en muchos años que conseguía establecer un contacto más o menos fluido con ellas.

Ello llevó a conocer un escabroso dato: Por algún motivo la relación de las gemelas estaba basado últimamente en el amor-odio, es decir, ellas afirmaban que eran absolutamente inseparables pero “algo” les decía -no una voz, sino posiblemente una sensación- que si una moría la otra por fin sería libre. Tras un tiempo, Jennifer se ofreció para ser la gemela que debía morir para liberar a su hermana. Esto pasó en el año 1993, cuando fueron trasladadas a otra institución cercana más abierta y de menos seguridad. Al llegar, Jennifer tuvo un desvanecimiento y acabaría falleciendo unas horas después de miocarditis aguda -inflamación del corazón- repentina. La autopsia arrojó que en su organismo no había rastro de veneno o de algún otro componente que pudiera provocarla.

Unos días después, June dijo a la periodista que, al fin, se sentía libre.

Finalmente…


June en la actualidad

Al poco tiempo, la sociabilidad de June fue aumentando hasta tal punto que, en su día, concedió entrevistas a algunos medios. Actualmente y desde 2008 vive como una ciudadana normal en Gales y, con los tiempos modernos, es aceptada finalmente por la comunidad. Rehuye hablar de su vida anterior como una forma de olvidar lo que en su día fue uno de los mayores enigmas de la psicología y la psiquiatría.

 

Publicado por el día 13/12/2016 | Sin comentarios

 

 

 


Último vídeo añadido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

© 2001 - 2017 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.