Visitantes de alcoba | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Búsqueda personalizada

Ediciones extranjeras: flag_usa_uk Mystery and Paranormal Magazine

Estás en la sección

Ufología

Visitantes de alcoba

Durante el sueño nuestro cuerpo merma sus facultades, por lo que estamos más indefensos. Son momentos en los que somos más propensos a una posible manipulación…

“En ese preciso momento desperté, sabía que estaba aquí, pero no podía verlo… No mucho más tarde se hacía presente, delante de mis ojos, una sombra, como de persona. Estaba delante, a los pies de mí cama, una sombra humana, perfectamente definida, cabeza, brazos… pero sin rostro, toda ella de color oscuro…

Era “eso” o alguna cosa…

Estaba claro que venía a por mí, como en tantas otras ocasiones, pero me pregunto el por qué…

Yo no creía en nada paranormal, ni en ovnis ni en fantasmas ni en nada de eso, pero aquella cosa, para mí, venía de otro mundo… Antes de verla ya la presentía y la temía, lo reconozco, me daba un miedo atroz, pienso que venía para hacerme daño…

Y de hecho así era cada vez que en la penumbra de mí habitación aparecía…

El miedo recorría cada centímetro de mí cuerpo, y entonces aparecían otros de aquellos “seres” delgados, algunos altos y otros bajitos, con cabeza desproporcionada, oscuros, mirándome fijamente. ¡Quería gritar! Pero todo mí cuerpo se paralizaba, me agarraban por las muñecas y por los tobillos, me hacían daño, ¡mucho daño!

Aquello hacía conmigo lo que quería, me poseía, y marchaban cuando querían, y después de que desaparecían ya me podía mover, pero todavía me encontraba conmocionada por el miedo…. Por La experiencia…

Aquello duró varios años, la experiencia se repetía unas noches sí y otras no, pero siempre de igual manera, hasta que una noche, sin más, dejé de verlos, de momento… no han vuelto a aparecer.

Por qué, no lo sé, pero todavía busco la respuesta…”

Este fue uno de los primeros testimonios que me contaron hace ya años acerca de estas visitas de alcoba. Una mujer totalmente normal, en manera alguna vinculada con nada que suene a misterio o paranormal. Sin embargo, una de tantas personas que en muchas ocasiones viven esta experiencia en silencio.

Esta testimonio recoge fielmente como se producen estas visitas de dormitorio, con patrones que se repiten y son análogos en todos los casos con muy pequeñas variantes. Parece como si la persona que de alguna manera va a ser atacada ya presiente antes de verlos que unos extraños “seres”, por llamarlos de alguna manera, están a punto de invadir la intimidad del dormitorio.

Una vez que se hacen presentes, la mayoría de las personas que sufren estas “visitas” los ven con forma humana, pero en sombras, difícilmente se aprecian las facciones de la cara, son como sombras humanas, pero que de alguna manera se intuye que miran fijamente. Estas sombras humanas recuerdan al clásico arquetipo de los supuestos posibles extraterrestres “grises” macrocéfalos y delgados, altos o bajos.

1.jpg

Al aparecer, se produce la parálisis del cuerpo, no del cerebro. La persona que lo sufre es totalmente consciente, ve perfectamente, escucha y es capaz de razonar totalmente, de ahí que nos planteemos si es un sueño o no.

El miedo aparece de forma irremediable, el miedo a lo desconocido, a sentirse la persona paralizada y desamparada. Estos seres realizan en algunos casos tocamientos y usan una violencia innecesaria, ya que el cuerpo está paralizado. Sin embargo aprietan y sujetan con fuerza a la persona, en algunos casos ha habido testimonios que, tras terminar la experiencia, se observan marcas en las muñecas, o tobillos, o en las zonas por las cuales “esos seres” han agarrado a la “víctima”.

Al parecer en estas experiencias hay un componente mental o de especie de telepatía presente.

Lo más intrigante de estos casos es que todos siguen patrones muy parecidos. Todos los testimonios son prácticamente análogos con muy pequeñas variantes y no obedece a un patrón de tipología de persona. Estas experiencias son sufridas por personas de todo tipo de clase social o formación académica. Hasta el momento en los diferentes estudios que se han realizado sobre este tema no se han  podido establecer ningún tipo de parámetro que establezca a quienes les suceden este tipo de experiencias.

Para la ciencia o la psiquiatría, todo se debe a alteraciones del sueño. Acerca de estas alteraciones, existe una bastante común, que es cuando la mente se despierta antes que el cuerpo, una experiencia angustiosa ya que despertamos del sueño sin poder articular nuestro cuerpo, pero en breves segundos el cuerpo despierta. Esto es algo totalmente normal y aunque angustioso cuando se vive, tan solo hay que esperar unos segundos hasta que el cuerpo se incorpora, pero esta alteración del sueño no está directamente relacionada con las visitas de alcoba.

Alucinaciones hipnagógicas: Son visiones fugaces en la transición de la vigilia al sueño. Por otra parte tenemos las visones hipnopómpicas, las que se producen desde el sueño hasta la vigilia, las primeras en el momento de conciliar el sueño y las segundas en los momentos del despertar. Sin embargo, estas alucinaciones son cortas en el tiempo, sería como si de alguna manera las visiones previas o posteriores al sueño quedasen plasmadas en la retina de los ojos como una continuación de un sueño.

Pero lo extraño y desconcertante de estos casos es que las personas que han sufrido estas visitas de alcoba lo narran como algo muy diferente a un sueño, con plena consciencia, y todos los testimonios han soñado y saben perfectamente lo que es un sueño, pero para ellos es algo totalmente diferente, una experiencia real.

Buscando más explicaciones

Investigadores ufológicos han relacionado estas vivencias con las experiencias de abducción, pero a diferencia de estas segundas, las visitas de alcoba se suceden en la intimidad del dormitorio.

2.jpg

Al intentar dar una explicación a las abducciones y a cuanto narran quienes han sufrido estas experiencias, en las cuales parece como si se experimentara con los sujetos, como si se realizasen diferentes prácticas médicas, en algunos casos parece como si se extrajese semen y en las mujeres como si se manipulasen, como si estos “seres” supuestamente extraterrestres buscasen una hibridación entre su raza y la raza humana. En numerosos casos de visitas de alcoba, estas extrañas sombras parecen que tengan algún tipo de contacto con la víctima, de ahí que determinados estudiosos hallen relación entre ambas dos experiencias. En mí caso, y como investigador, creo que las dos experiencias son diferentes.

Si nos atrasamos en el tiempo y llegamos a la Edad Media, época en donde todo lo religioso cobraba una fuerte importancia, todo era cosa, lo malo del demonio y lo bueno por obra y gracia de Dios. Aquí aparecen los íncubos y los súcubos, aquellos diablos bíblicos que en el inicio de los tiempos vieron a las hijas de los hombres y bajaron de los cielos para copular con ellas. Hoy en día se tiene muy poca consideración a esta hipótesis. Sin embargo, determinadas religiones o corrientes esotéricas, como por ejemplo diferentes ramas de la santería, creen ver en estas vivencias el poder del lado oscuro, de la magia negra o de nuestra propia negatividad, tanto en el caso de ufólogos como en el caso de esoteristas, a mí juicio, se comete un error y es ver el fenómeno y buscar una explicación según unas u otras creencias. El verdadero investigador ha de ser imparcial y admitir diferentes posibilidades.

Algunos estudiosos de temas ritualísticos esotéricos creen que las malas energías proyectadas por alguien con fines maléficos hacia alguna persona actúan por la noche, y en ocasiones se manifiestan en sueños, pero difícilmente hallamos una concordancia, aún aceptando esta teoría, entre las visitas de dormitorio y estas proyecciones mentales.

Los más conspiranoicos siempre quieren ver en cualquier tipo de fenómeno la mano oculta de los gobiernos y sus experimentos, y aunque bien es cierto que muchos de estos gobiernos han experimentado con la población, es bastante complicado aceptar o imaginarse de que podrían formar parte estas experiencias de alcoba.

Como apuntaba al principio, la mayoría de personas que sufren estos encuentros los ven como algo negativo. Sin embargo, una parte de las “víctimas” de estos encuentros acaban por tener cambios muy importantes. Algunos de los fundadores de determinadas religiones o corrientes místicas o esotéricas han afirmado haber vivido estas experiencias de alcoba, por ejemplo, José Smith, el 21 de septiembre de 1823, tiene una vivencia de dormitorio y más tarde da origen a la iglesia de Mormón.

Otras experiencias han servido a otras tantas personas para admitir, para comprender que existen otras dimensiones o realidades e incluso llegan a ser personas de fe.

Pero estas “apariciones”, en la mayoría de las ocasiones, no vienen solas. Suelen aparecer acompañadas por visiones de luces, extraños silbidos y, en ocasiones, incluso voces. Algunas de ellas ordenantes, pero en la mayoría de los casos las órdenes o mensajes aparecen de forma mental, como si de telepatía se tratase.

Estamos lejos aún de saber su procedencia, ni el por qué se suceden ni a quien, pero después de haber analizado casos, y siempre según mí propio criterio y conclusiones, a mí juicio algo ajeno a nosotros parece interactuar con la persona. Puede que su procedencia sea o no adimensional, puede que sean “fantasmas” u otro tipo de apariciones, pero lo que parece muy evidente es que hay un gran componente mental.

Nuestra parte psíquica aparece como eje central de la experiencia y de cuanto sucede durante la misma, por lo tanto, para defenderse de estas “apariciones” una buena arma es seguramente la mental. En estas vivencias aparece de forma irremediable ese miedo a lo desconocido, pero si somos capaces de controlarlo, al menos de mermarlo y potenciar nuestra mente. La forma de hacerlo parece complicado, pero en realidad es sencillo, basta con pensar, en el momento que estas supuestas entidades manifiesten alguna orden o simplemente aparezcan, hay que decir un “NO” rotundo de forma mental aun cuando no se pueda articular palabra, hemos de tener fe en nuestra propia capacidad mental, mucho más grande de lo que suponemos.

En muchos casos en los que esta técnica de súperposición mental se aplica, en el 100% surte efecto, y esas entidades que han invadido nuestro dormitorio desaparecen y volvemos a la total normalidad. Eso sí, a la hora de contraponernos de forma mental, hemos de creer en nuestro potencial.

 

Publicado por el día 04/12/2011 | 12 comentarios

 

 

 


Último vídeo añadido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2018 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.