Caso Ed Gein el carnicero de Plainfield

Advertencia: El caso Ed Gein que se dispone usted a leer, contiene material y fotografías bastante fuertes sobre, el carnicero de Plainfield. Este inspiró a películas como “Psicosis“, “La matanza de Texas” o la novela (y posteriormente película) “El silencio de los corderos“. Un material sin duda indispensable para entender el caso. Por eso, pido disculpas a los lectores más sensibles

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 12 de mayo de 2006 por Javier Pérez Campos.
Caso Ed Gein el carnicero de Plainfield
Caso Ed Gein el carnicero de Plainfield

Ed Gein, se le llama el carnicero de Plainfield y su fecha de nacimiento es 26/08/1906. Gein vivió solo después que su madre falleció en 1945, haciendo diversos trabajos para todo el pueblo. Sobre todo en el aserradero. Anteriormente (y como suele suceder en estos casos) había sufrido malos tratos de su padre. Este se emborrachaba y desencadenaba grandes peleas en la familia.

Pero el caso Ed Gein, criminológicamente hablando, comienza en 1954. Un granjero de Plainfield (Wisconsin) entró en la taberna de los Hogan. Se encuentra con la gran sorpresa de que el suelo de madera estaba encharcado de algo que parecía ser sangre.  Mary Hogan, la propietaria, había desaparecido.

Cuando el sheriff llegó al lugar comenzaron los interrogantes. Para empezar, la caja registradora estaba llena, por lo que no se trataba de un robo. Además, no había señales de lucha como podrían indicar vasos rotos, o taburetes por el suelo. Cuando unos días más tarde, Ed Gein se acerca al aserradero, el propietario de este le comenta a Gein que habían raptado a Mary Hogan, y que
estaba desaparecida, este respondió: “No está desaparecida. La tengo en mi granja“.

La prensa de la época del Caso Ed Gein se hizo eco de los terribles hechos
La prensa de la época del Caso Ed Gein se hizo eco de los terribles hechos

Sin embargo, no lo tomó en serio ya que Ed Gein era una persona excéntrica que solía contestar a todo con ironías y salidas de tono. El sábado 16/11/1957, cuando Bernice Worden se dispuso a abrir la ferretería del pueblo, de la que era propietaria, no sabía que su vida cambiaría radicalmente desde aquel día.

Ed Gein, el vecino del que nadie sospecharía, entró por la puerta y pidió un anticongelante. Bernice lo apuntó en el libro de contabilidad, se introdujo en el almacén para buscar dicho material, cuando salió solo fue consciente de una cosa. Ed Gein la apuntaba con su viejo rifle de caza. Y sin tener tiempo para gritar o pedir auxilio, la bala salió del cañón y quedó incrustada en la cabeza de Bernice Worden.

Ed Gein se metió en el mostrador, cargó con el cuerpo de la propietaria y lo metió rápidamente en su furgoneta, tratando de no ser visto por ningún testigo. Entonces se marchó del lugar. Pero su astucia de lobo quedó nublada por el error que cometió. En el libro de contabilidad quedaba constancia de que él había sido el último cliente. El auténtico terror comienza entonces para los dos oficiales de policía que realizan un registro en la casa del asesino. Por otro lado otros dos se encargan de arrestarlo y llevárselo del lugar.

Parte del museo del terror con el que se toparon los dos oficiales de policía aquella tarde
Parte del museo del terror con el que se toparon los dos oficiales de policía aquella tarde

Cuando uno de los policías entra en la casa, queda marcado para siempre por lo que ve y siente en ese lugar. Desde el primer momento un olor horrible acompaña a estos dos agentes. Además, una cantidad exagerada de moscas rompe el silencio de la casa. Cuando uno de los dos policías continúa avanzando, siente cómo algo choca contra su hombro. Y al darse la vuelta, al girar sobre sus pasos, se arrepentiría para siempre de haber entrado en el lugar ya que colgado de un gancho del techo por los pies, decapitado y abierto en canal yacía el cadáver de quien posteriormente sería reconocida como Bernice Worden, propietaria de la ferretería, y última víctima de Ed Gein.

Cadáver de Bernice Worden
Cadáver de Bernice Worden
Cadáver de Bernice Worden
Cadáver de Bernice Worden
Los dos agentes salieron del lugar con rapidez, para no vomitar en el escenario de un crimen. Y tras recuperarse del shock, pidieron ayuda por radio. Cuando llegó el resto de patrullas, se descubrió que solo aquel sería habitable para una persona enferma. Basura, excrementos, revistas pornográficas y de anatomía, o tazas con chicles pegados en ellas eran parte del macabro escenario. Pero aquello no era nada comparado con lo que verían después.

Auténticos cráneos yacían en la cocina, partidos por la mitad para ser utilizados como cuencos. Una de las sillas del lugar estaba forrada con piel humana. Pero las lámparas, los mangos de los cuchillos o incluso un chaleco eran también del mismo material. Piel humana. En la habitación de Gein se descubrió la cabeza de Bernice Worden, rodeada de máscaras hechas también con piel (esta vez de la cara), y con pelo auténtico.

La única habitación de la casa que no parecía “decorada” dentro de aquel museo de los horrores, era la habitación de su madre, que según aseguró Gein posteriormente, quedó intacta tras su muerte debido a que pudo comunicarse con ella después de muerta durante un año.

Cementerio de Plainfield, de donde Gein extrajo nueve cadáveres
Cementerio de Plainfield, de donde Gein extrajo nueve cadáveres

En uno de los juicios de 1968, Gein solo reconoció dos asesinatos. El resto de material que había utilizado para su particular museo, procedía de cadáveres que él mismo había desenterrado del cementerio. Nueve cadáveres fueron utilizados para la decoración del lugar.

Caso Ed Gein, tras uno de los juicios
Ed Gein, tras uno de los juicios

Aseguró además que aspiraba a realizarse (él mismo) un cambio de sexo. Quería convertirse en mujer, fascinado por este tipo de operaciones. Finalmente, es internado en un psiquiátrico, como trastornado mental debido probablemente a las fuertes palizas y a la educación de su madre. Confesó además que aspiraba a abrir su casa como museo de los horrores.

Fallece el 28/07/1984 por una insuficiencia respiratoria, y como paciente modelo. Sus restos descansan en el cementerio de Plainfield, al lado de los restos de su madre.

Y su furgoneta, fue vendida bajo el lema “¡Compre la furgoneta de Ed Gein, donde transportó los cadáveres para su museo del horror!”. Debemos preguntarnos, ¿El único enfermo aquí fue Ed Gein? ¿Y qué pasa con el vendedor de su furgoneta? O peor aún… ¿Qué pasa con el comprador?

Tumba de Ed Gein
Tumba de Ed Gein

275 comentarios en “El macabro caso Ed Gein”

  1. mentira se lo crelleron todo eso sobre el tio de 32 años que matava con una metralladora y otros armamentos y que yo lo ayudava deves en cuando pues les digo que si se creyeron todo eso son unos tarados por que es mentira mira si era verdad yo lo ubiera publicado en internet donde lo pueden ver miles y miles de personas leyendo estos comentarios la verdad si se lo creyeron son tarados de verdad
    las imagenes no las pude ver pero seguro que no me van a inpresionar porque a mi no me inpresiona casi nada es muy raro inpresionarme bueno saludos a todos en especial a los idiotas que se la crelleron

  2. donde están las imágenes impresionantes por que la verdad la verdad no me impresionan en lo absoluto yo por ejemplo tengo a mi tío de 32 años que mata a las personas que no le agradan y te digo que son muchas que no los mata con una motosierra como en la pelicula pero que si tiene metralladoras y otros armamentos con las que mata alas personas y yo ya estoy acostumbrada y deves en cuando lo ayudo a matar personas y te digo que esas imagenes no me inpresionaron en lo absoluto

  3. qien erael nombre de la persona qe aparece en elvideo de thomas hewitt donde asesina al policia y al camcarografo en el documental real???

  4. A mi, me gusta mucho escuchar historias de psicokillers, entre las que destacaría: Andrei Romanievich, Jeffrey Dahmer y Ed Gein. Obviamente, los 3 son muy diferentes, no tienen nada que ver los unos con los otros. Aun así, aunque este acostumbrado a oir las historias, y ya no me de asco absolutamente nada de lo que se cuenta, jamás había visto fotografías, y tengo que admitir que no me esperaba esto para nada, me he quedado completamente boquiabierto. Aun así, para mi propia sorpresa, no me ha dado nada de asco, ni una pizca. Pero, obviamente yo nunca llegaría al canibalismo, porque no soy un psicokiller, como muchos de los que practican el canibalismo. Aunque, hace poco, he oido que dos personas se cortaron un pequeño cacho de carne de ellos mismos, y luego se la comieron. Uno de ellos dijo que estaba muy buena, pero que no lo repetiría, porque sino se tendría que operar. En cambio, el otro dijo que era mejor que la carne de conejo, y no le importaría hacerlo una segunda vez. En el momento que me enteré de esta noticia, lo primero que pasó por mi mente fue si realmente estaba buena la carne humana. Pero, poco despues, me dije que yo no era un psicokiller, jamás probaría la carne humana. Pero, debo admitir que por unos 10 segundos se me pasó por mi mente probar la carne humana, 10 segundos de los que no dejaré de arrepentirme.

  5. me intrigo mucho esto ya k lo vi en wikipedia es decir…primero estaba viendo los personajes de la pelicula la masacre de texas….me me extraño un nombre: edward gein…mas conocido como ed gein…en fin…lo empese a buscar y me salio tu pagina osea tu informe de este asesino….pero nunca me imagine lo que veria…..imagenes chocantes que me arian vomitar…pero en fin jejeje…no importa mi vida….muy bueno tu imforme