Hay muchas historias de vampiros reales, que existieron, o que incluso existen en la actualidad y conviven con nosotros… Y esta es la primera parte de esa recopilación de los casos vampíricos que a mí más me han impactado… Unos casos que he recogido, y que pongo a su disposición. Unos casos que no le dejarán impasible

Nota aclaratoria: El presente artículo ha sido escrito por Javier Pérez Campos el día 5 de agosto de 2005.

1

Introducción

Todo comenzó a popularizarse por decirlo de alguna manera con la obra “Drácula”, de Bram Stocker, que luego fue llevada al cine por Francis Ford Coppola, con una banda sonora casi mítica.

Y a partir de ahí se han hecho montones de películas de Drácula, o de otros vampiros también populares como el famoso Nosferatu.

Hay muchas historias de vampiros reales, que existieron, o que existen… Y esta es la primera parte de esa recopilación de casos vampíricos…

Seguro que a todos al hablar de un vampiro se nos viene a la cabeza el típico personaje blanquecino, con colmillos, orejas puntiagudas, ojos saltones… Pero lo último que se nos vendría a la mente es… a una mujer vampiro. Esta es la historia de Elizabeth Bathory, la mujer que se bañaba en sangre.

Los inicios de Elizabeth Bathory

Elizabeth Bathory nace en 1560 en el seno de una de las más ricas familias húngaras.

Cuando sólo contaba con 15 años se casó con un noble, el conde Nadasdy, gran guerrero conocido como “El Héroe Negro“, y se van a vivir en un solitario castillo en los Cárpatos (la tierra en que habitó Vlad Tepes, personaje real en que se basa la historia de Drácula de Bram Stocker).

El conde es reclamado para una batalla, por lo que se ve obligado a dejar sola a Elizabeth por un tiempo.

Desde ese momento, y para distraerse de las largas ausencias de su marido, ella se escapa del castillo, conoce a otro hombre, comienza a probar cosas nuevas, y al volver empieza a interesarse de manera importante por el esoterismo.

En esa época, la Condesa tuvo su primero de los tres hijos y ella comenzó a verse envejecer, al ver que, como es natural, su cuerpo estaba cambiando…

Baños de sangre

Y un día una joven sirvienta estaba peinando a la Condesa, cuando accidentalmente le dio un tirón del pelo. Y la condesa en un ataque de ira le propinó tal bofetada que la sangre de la doncella salpicó su mano. Al mirar la mano manchada de sangre, pensó que parecía más suave y blanca que el resto de la piel, llegando a la conclusión de que la sangre rejuvenecía los tejidos. Y convencida de que aquello serviría para rejuvenecerla, mandó que cortaran las venas de aquella sirvienta y llenaran una bañera de sangre para que ella pudiera bañarse y así rejuvenecer.

Y a partir de ese momento los baños de sangre se convierten en su gran obsesión, hasta el punto de recorrer los Cárpatos en carruaje acompañada por sus doncellas en busca de mujeres jóvenes a quienes engañaban prometiéndoles un empleo como sirvientas en el castillo. Si la mentira no resultaba, se las secuestraba drogándolas o azotándolas hasta que eran sometidas a la fuerza. Una vez en el castillo, las víctimas eran encadenadas y acuchilladas en los fríos sótanos bien por un verdugo, un sirviente o por la propia Condesa, mientras las víctimas se desangraban y llenaban su bañera.

En ocasiones, las víctimas que le parecían más sanas, de mejor aspecto eran encerradas durante años en los sótanos para ir extrayendo pequeñas cantidades de sangre mediante incisiones para que la condesa pudiera bebérsela.

Durante once años, los campesinos aterrados veían el carruaje negro con el emblema de la Condesa Báthory rastrear el pueblo en busca de jóvenes, que desaparecían misteriosamente dentro del castillo y que nunca volvían a salir.

En un principio las víctimas de la condesa eran sepultadas en los alrededores del castillo, pero ya con el paso del tiempo simplemente eran arrojadas a las afueras entre dos o tres personas.

Algunos aldeanos preocupados o aterrados por los gritos estremecedores que se oían salir del lugar, se acercan al lugar, y tras rondar por las inmediaciones, se encuentran con los restos de más de una veinte de cuerpos sin vida. Éstos armaron una revuelta insistiendo que el castillo estaba maldito y era además una residencia de vampiros, quejándose ante el propio soberano del lugar, que envió soldados al lugar.

Al entrar, los soldados encuentran montones de personas; algunas ya desangradas, otras aún con vida, pero torturadas hasta más no poder. Y al entrar en una habitación encuentran a Báthory con algunos de sus sirvientes en medio de uno de los rituales. Inmediatamente arrestaron a la condesa y a todos sus sirvientes…

La peor condena

En el juicio sobraban pruebas para condenar a Elizabeth Báthory culpable de los múltiples crímenes: Se habían encontrado más de 80 cadáveres, contando además con la declaración de los soldados que habían sido testigos de estos rituales.

Además termina confesando que ha asesinado junto con sus hechiceros y verdugos a más de 600 jóvenes y de haberse bañado en su sangre después de matarlas y torturarlas.

Sus cómplices fueron condenados culpables, unos decapitados y otros quemados en la hoguera.

Y Báthory fue condenada por el rey Húngaro a una muerta lenta: la emparedaron en el dormitorio de su castillo, es decir, la introdujeron en un hueco de su dormitorio, y construyen un muro delante de ella, dejándola una pequeña ranura por la cual le daban algo para comer y beber. Murió a los cuatro años de permanecer en el lugar, sin pronunciar la más mínima palabra. Aquella era de las peores torturas: Estar vivo en un metro cuadrado y de pie. Simplemente dejó de comer y beber, rechazó todo lo que le proporcionaban para seguir viva.

Documental sobre los vampiros emitido en Canal Historia

18 comentarios en “Elizabeth Bathory”

  1. Hola pues la verdad esto me parese muy interesante pero quisiera saver si el castillo de verdad existe y en donde se ubica

  2. También se oye ablar de vampiros energeticos. Gente que con solo el contacto físico te puede dejar sin energía. Por cierto, buen artículo.

  3. Pues sí, parece una forma alternativa de luchar contra la rutina o lo típico… Una forma bastante extraña. Claro, la gente con poder lo tenía muy fácil, pero ya verás Juan en próximos artículos cómo también gente de lo más pobre o humilde conseguía saciar su sed de sangre… Un caso incluso aquí en España, será interesante.
    Un abrazo,
    Javi.

  4. Muy interesante y, de algunas manera moralizante:La Locura en personas con poder es terrible.
    Es bien posible que quien tiene facilidad para concretar todos sus deseos, aburridos como estàn, comiencen a imaginarse experiencias inèditas para “sacarse el esplin”…

  5. Estimado Londor,
    este es solo el primero de los varios casos que tengo preparados… Dentro de muy poco estará el caso de Vlad Tepes, y después otros muchos (incluyendo casos de vampirismo españoles).
    Hablas como si practicaras el vampirismo… ¿Es así? Si es así, te agradecería de veras que te pusieras en contacto conmigo si no te importa, por supuesto.
    Un fuerte abrazo, amigo.
    Javi.

  6. hay muchos humanos que dicen que no existimos otros dicen que somos lo mejor…
    que les queda por pensar a ustede es un reportaje interesante pero no dice la verdad sobre nosotros
    recuerden que no solo estamos nosotros los vampiros tambien estan los lycanes

    adios cuidense mucho

  7. Gracias MM 🙂
    Pues el próximo será para esta semana… Yo creo que para el jueves ya estará por aquí.
    Me alegra que te haya gustado.
    Un fuerte abrazo,
    Javi.

  8. Pues sí, señor Martínez, tiene usted razón. Al césar lo que es del césar. Lo enlazaré en cuanto pueda…
    (No tengo comentarios en mi blog porque es una web, no un blog).
    Y gracias también por leerme a mí 😉

  9. Gracias Juanca!
    Pues sí… Lo nuestro es escribir, informarnos e informar… Lo otro se lo dejamos a los que no tengan otra cosa que hacer.
    Me alegra que te guste el tema, aún quedan varios!
    Un fuerte abrazo,
    Javi.

  10. el tema de los vampiros siempre me ha gustado mucho y me resulta apasionante e inquietante. Más allá de los conocidos chupasangres del este de Europa, sería interesante hablar de los vampiros o “enfermos de la sangre” que han existido y existen dentro de nuestras propias fronteras.
    Me gusta mucho la idea de hablar de estos personajes tan idolatrados por muchos. Enhorabuena amigo Javi y no dudes que algún chupóctero de esos de los que hablan Pablo y Víctor saltará en poco tiempo pero de ese tipo de vampiros descolmillados que se encarguen otros, que nosotros nos encargamos de sujetos más presentables probablemente.

    Un abrazo,
    Juanca R.H.

  11. Jeje, bueno Pablo, pero es que esos vampiros van siempre a la yugular, son poco originales y aburridos.
    Pues aquí es nada comparado con lo que viene…
    Víctor, totalmente de acuerdo contigo… A ver qué dice Juanca, jeje.
    Muchas gracias, Victor.
    Abrazos,
    Javi.

  12. Jeje, muy bueno ese primer comentario Pablo.

    Por cierto, en referencia a esos blogs, por si el señor Manolo “elmás” nos lee (que parece que sí), ya que no tiene “comentarios” en su blog, decirle desde aquí que cuando se copian textos ajenos es conveniente, o al menos más serio, nombrar la fuente. Y esto va por su último artículo “Estudios y Conclusiones”.

    Saludos, y enhorabuena por el artículo Javi.

    Víctor Martínez
    Delegado Mundo Parapsicológico – Zaragoza

  13. ¿Porque no dedicas unos articulos sobre vampirismo a algunos vampiros de carne y hueso que usan blogs y dicen multitud de tonterias? 😀 creo que me fusilaran por esto.

    Bromas aparte, muy bueno el articulo, y aunque el vampirismo en si es una metafora, es muy misteriosa la patologia mental que llevan a mucha gente a realizar semejantes barbaridades. Felicidades.

    Pablo Moreira.

  14. Gracias, Francisco. Sí, Vlad Tepes tiene que estar por obligación entre estos “escogidos”. Pero creo que es de los más conocidos, y quería comenzar con un caso menos conocido. El próximo es Vlad Tepes.
    Un abrazo,
    Javi.

Deja un comentario