¿Investigación, espectáculo o estímulo? | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Búsqueda personalizada

Ediciones extranjeras: flag_usa_uk Mystery and Paranormal Magazine

Estás en la sección

Blogs

Pablo Moreira

Opinión

¿Investigación, espectáculo o estímulo?

¿Qué está pasando? ¿Merece el mundo de la investigación paranormal semejante patada en el estómago? Vaya por delante que no soy investigador, pero llevo 15 años muy dentro de estos círculos para poder ofrecerles una visión crítica de lo que está pasando en España y en el resto del mundo, donde se confunde la investigación paranormal con la experimentación y con el espectáculo, así como con las ansias de cubrir carencias emocionales

1

La persona que están viendo en la imagen es, tristemente, el referente actual en el mundo de la mal llamada investigación paranormal. Su nombre es Zak Bagans y presenta un espectáculo televisivo llamado “Buscadores de Fantasmas” (Ed. Española) que, si se tomase como un entretenimiento puntual cada semana, no pasaría de eso, pero tristemente está siendo imitado por muchos nuevos grupos ávidos de emociones.

Junte juventud, músculos, tatuajes, ropa ambigua y vulgaridad y tendrá un programa de estas características apropiado para lo que hoy en día es la televisión: Un cúmulo de despropósitos.

Pero… ¿Quién es Zak (Zachary) Bagans?

Si uno se pone a bucear en su vida pasada, se da cuenta a la primera de que esta ha girado en torno a la música y a la escritura. Como DJ en Las Vegas y trabajando como documentalista de cine, donde conoció a sus compañeros de hazañas televisivas.

Quien es más o menos crítico ya empieza a sospechar un poco acerca de la seriedad del proyecto. Teniendo en cuenta que de Zak no existen referencias con anterioridad en este reducido ambiente (antes, mucho más), y sabiendo que viene del mundo de la producción, queda claro que la idea de este proyecto está enfocada tristemente al más absoluto morbo.

Cree un personaje, invente una historia paranormal en el pasado, póngase lustroso y nacerá un Zak Bagans.

Su programa

Su espacio se basa en investigaciones que realiza en enclaves famosos. Con esta baza ha conseguido acceso a lugares tan restringidos como la Isla de Poveglia o la Mansión Winchester. Utiliza para estas métodos absurdos y que en muchas ocasiones rozan el humor macabro, y para reforzar sus disparates utiliza a invitados a cada cual con más aspecto de friki. Juzguen ustedes mismos:

1

¿Se imaginan un físico, un químico, en definitiva, alguien con credibilidad de estas guisas? Yo, sinceramente, no. Igual esta persona de la imágen (Robert L. Murch, experto en Ouijas) sabe mucho de lo que habla, pero su imagen no transmite credibilidad. Si esta es la imagen que la sociedad percibe del misterio, de la parapsicología… ¿Cómo pretendemos que algún día, remoto día por cierto, se tome en serio o, al menos, se abra más a la sociedad? Esto no hace sino provocar que, como he dicho antes, ese remoto día se atrase aun más y más…

Como bien he dicho antes, no debemos desmerecer el éxito del susodicho espacio, pues su trabajo lleva el montar un producto y que sea un éxito mundial. No obstante, deja de ser un entretenimiento cuando mucha gente toma ejemplo de ello y pone en práctica sus métodos por absurdos que sean, además de comprar compulsivamente sus aparatos, tan impresionantes como inservibles, entre los que cabe destacar como producto estrella una increíble radio modificada para contactar con los fantasmas cuyo valor no superará los 15 € (Producto y mano de obra) comercializada por 80 € de media. Es tan fácil y barato que, si tienes pensado comprar una, no cometas semejante pecado y hazla siguiendo este tutorial (Para quien no quiera ver vídeo, os dejo un tutorial en español de un foro de electrónica):

En el programa se pueden ver perlas tales como a Zak poseído (Poveglia, Temporada 3), un momento sobre actuado y que ha valido para que, al menos en España, que es el país donde sigo a los grupos, haya empezado a aparecer vídeos de gente que les ocurre situaciones similares (Antes jamás se había visto).

Pero este no es el tema

El meollo de mi indignación es la nula visión crítica que demuestran decenas de grupos a lo largo y ancho de este país (Y del mundo, pero me centraré en España), cazadores de psicofonías y showmans que, ni cortos ni perezosos, cada salida que hacen vienen con inclusiones para aburrir y fenómenos paranormales vividos por doquier. Yo, que no soy investigador, llevando 15 años saliendo con gente que de verdad investiga (cada uno especialista en diferentes campos) solo he podido apreciar, de cientos de salidas, tres inclusiones a las cuales no encontramos explicación ni mis compañeros ni yo, juntos desde los inicios. Tampoco hemos presenciado nada cuyos hechos sea ni siquiera indicio de algo paranormal, aunque si alguna cosa curiosa. Una diferencia abismal entre las mentes analíticas que si lo toman en serio y las que no se darían cuenta ni aunque viesen el hilo de pescar atado a una puerta que se ha movido.

No hay que culparlos, ellos ven un programa en TV, se lo creen y enseguida se lanzan al ruedo a imitar lo que presencian. Su inexperiencia (todos hemos sido inexpertos y yo también comencé de esa forma, hasta que fui evolucionando y viendo que no todo el monte es orégano) hace que todo lo que vean que salga de los patrones del momento sea paranormal. El problema radica, desde mi punto de vista, cuando se aventuran a investigar un domicilio particular con inquilinos. Para empezar, cada persona es un mundo y nunca sabes quien vive dentro de la casa, por lo que si vas con una filosofía espiritual (Como van todos), puedes provocar fácilmente que esa persona, que ya de por si está sugestionada y acongojada, tome la decisión de suicidarse como toques una fibra sensible.

El 90% de los casos donde he presenciado investigaciones (serias) en viviendas particulares, tienen como motivo principal del hecho una rencilla familiar. ¿A qué me refiero? Fácil, normalmente un miembro de la familia toma venganza contra el resto y provoca fenómenos para desestabilizar la estructura psicológica o bien del grupo o bien de alguien en específico. ¿Motivos? Varios: Cobro de herencias, que alguien quiera deshacerse de alguno de sus familiares o compañero de piso por venganza ingresandolo en alguna institución al provocar un desorden mental en la víctima… Es un mundo con muchísimas posibilidades.

Recuerdo un caso, que traté con Juan Miguel Marsella hace muchos años en el barrio madrileño de Carabanchel. Recibimos el aviso de una señora con supuesta fenomenología paranormal, hasta ahí todo normal, por lo que acudimos lo antes que pudimos a ver de que podía tratarse. Como Juan Miguel y un servidor somos personas cabales y dejamos nuestras filosofías/creencias en la puerta de entrada para que nos esperen fuera, descubrimos analizando el testimonio de la señora una historia cruel.

La señora refería que había objetos que cambiaban de lugar, golpes e incluso nos hablaba de la aparición de una teleplastia que Juan descubrió que era una pareidolia producida por orín del gato. Sin entrar en demasiados detalles, diremos que la señora era profesora de inglés habiendo servido para la Policía Nacional y el CNI en materia de traducciones y aparentemente tenía la cabeza en su sitio. Analizando el testimonio de la señora descubrimos que el hijo era quien cambiaba los objetos de lugar (siempre ocurría cuando el hijo estaba en casa) y, sin ir más lejos, para evadirse de sus artimañas, no dudaba en utilizar un andamio de obra que estaba instalado en el patio interior por donde se escabullía para no verlo la madre. ¿Objetivo? Incapacitar a la madre para hacerse con el piso donde vivían, otro también de ella en el mismo bloque y la herencia monetaria para así poder vivir tranquilo con la novia. No he nombrado la conflictiva relación que madre e hijo tenían desde la adolescencia, o del catastrófico orden emocional del hijo, etc… que provocó esta trama “paranormal“.

También, en cierta ocasión y atendiendo a la llamada de un joven que refería fenómenos paranormales en su vivienda, uno de los compañeros (Guardia Civil con años de experiencia en departamentos relacionados con criminalística) se percató, mientras interrogaba sobre los sucesos al testigo, que este ni corto ni perezoso “saboreaba” un dosis de LSD sobre su lengua. Anécdotas así en casas con supuesta fenomenología… Muchas, casi para escribir un libro.

Pues bien, ¿Qué hubiese ocurrido si algún grupo, aprendiz de Zak, hubiese ido a esa casa? No quiero imaginarlo.

A mi modo de ver, hay tres clases de grupos:

  • Los de toda la vida. Aquellos que llevan muchísimos años en el sector y evolucionan constantemente aprendiendo de sus errores. Cada vez son más escépticos (Que no negacionistas) a medida que van evidenciando fraudes e historias similares a la anteriormente contada. Investigan por conocimiento más que por satisfacer sus necesidades espirituales. Un ejemplo de grupo puedes conocerlo aquí.
  • Los ocasionales. Estos son la mayoría, los que se forman para luego desaparecer por peleas, casi todas debido al ego y a la sed de fama. Suelen darse muchos casos de showmans entre ellos, son clones de Buscadores de Fantasmas. Suelen, en su mayoría, darse cuenta con el tiempo de que no paranormal no es como lo pintan y acaban dedicándose a otras cosas.
  • Los cazadores de psicofonías. Son aquellos que se forman con las mismas características y devenires de los segundos, con la diferencia de que no les suele interesar domicilios ni lugares habitados. No suelen tener contacto con testigos, elucubran sin problema historias inventadas por deducciones poco fundamentadas y solo optan por lugares abandonados, a ser posible con leyendas tétricas o de marcada tragedia. También suelen durar poco hasta que se dan de bruces con la realidad.

En Youtube hay una muestra abultada de ellos.

Y ustedes dirán… ¡Siempre han existido! Y razón tienen. No obstante, desde que nació Buscadores de Fantasmas han dado un salto en cantidad brutal, de tal forma que han hecho sombra de forma notable a personas que con esfuerzo han tratado de dignificar este sector.

Siempre queda una esperanza, y lo digo por mi, sin reparos, y es que, si de tanta gente en busca de aventuras sale alguien que se lo toma en serio y con mirada crítica, al menos no se habrá perdido todo. Yo, personalmente, empecé igual: Iba con mi grabadora y mis aparatos a lugares como Belchite, a diferentes sanatorios, etc… y veía y oía cosas donde no las hay. Pero yo tengo un problema, y es que no suelo ver mis errores, pero cuando los veo reflejados en las personas que están conmigo suelo darme cuenta de que algo no va bien y es cuando corrijo. Así, he visto gente que inventa, intencionadamente o por error, fenomenología, casos, pruebas, etc… y, desde luego, no quiero verme dentro de esos ambientes. No soy investigador, dado que no soy especialista en nada, tan solo soy una persona que publica lo que ve, y, por desgracia, no he visto nada.

Mientras quede gente seria (que la conozco, y no precisamente famosos), habrá buena investigación de verdad. Nunca hay que perder la esperanza, luego que la gente elija, y si un 2% de las personas, por decir algo, que se inician en esto va hacia el buen camino por ver cosas serias, algo habremos ganado. No es lo ideal, pero luchamos por aumentar ese porcentaje…

Si desean, por ejemplo, leer trabajos serios sobre Transcomunicación Instrumental, que suele ser uno de los campos donde más patas se meten, no duden en consultar los variados artículos de Francisco Recio sobre la materia (Para mi, de los mejores de habla hispana).

Si crees que puedes aportar algo interesante o simplemente plantear alguna cuestión, atiendo los comentarios que queráis dejarme abajo y los contestaré lo antes posible.

También aclaro que los métodos ingenuos no tiene nada que ver con la naturaleza de la gente, que suelen ser personas normales y, en mi círculo, cuento con muchos de ellos a los que intento mostrar poco a poco que no es todo como lo pintan.

 

Publicado por el día 16/09/2015 | Sin comentarios

 



 

 





Blogs por autores

Último vídeo añadido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2018 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.