Para que nuestros estimados lectores entiendan, internet, este gran invento que hace posible que usted esté leyendo este artículo, es una transmisión de datos entre dos dispositivos (El suyo y el de los servidores de Mundo Parapsicológico). Su móvil, tablet o PC solicita a nuestros servidores, mediante una petición de datos que se realiza al teclear nuestra dirección en el navegador, acceder a nuestros contenidos. Este sistema utiliza la red de telefonía (Anteriormente cobre y actualmente fibra óptica o satélite) para transmitir un caudal de datos para acceder a ellos de forma rápida y segura. ¿Sabían que la primera red de datos oficial de la historia se desarrolló en España en el año 1968, en plena época tardofranquista? ¿Sabían además que fue RENFE la primera en tener todas sus sedes conectadas para el intercambio de datos?

Los orígenes oficiales

Los orígenes de internet son difusos. El origen militar por parte del ejército de EEUU para asegurar sus comunicaciones en plena guerra fría es la más aceptada, pero con la misma credibilidad que cualquier leyenda urbana. Si tuviésemos que atribuir, efectivamente, el invento por parte de los americanos, debemos viajar en el tiempo hasta el año 1968, cuando se estableció oficialmente la primera conexión entre dos computadoras. Dicha red, que posteriormente con el paso del tiempo fue ampliándose, se denominó ARPANET, y es esa, y no otra, la historia del nacimiento de internet en los EEUU.

En aquel mismo 1968, y tras una visita de ingenieros de Telefónica (Compañía Nacional Telefónica, en la época) a EEUU para estudiar la red creada por los americanos, ponen en marcha un proyecto para unir, mediante la tecnología de conmutación de paquetes de datos, las sedes de RENFE (Dicha red se denominó REDT, Red Especial de Transmisión de Datos). Posteriormente le seguirían IBERIA (1969) y La Caixa (1970). Banesto, en 1969, ya trabajaba en un proyecto para unir sus más de 3.000 sucursales en toda España.

REDT comenzó a ser accesible para cualquiera (cualquiera que pudiese, claro) en el año 1970, estableciendo anillos de datos y puntos neutros por Madrid, usados hasta el día de hoy para las proveer a los usuarios.

Con el aumento de la demanda por parte de dichas empresas, se comienzan a crear diferentes NODOs de telecomunicaciones. En España, se crea el primero en el año 1971 en la central de Telefónica de Velazquez.

Como anécdota, el día de la inauguración del Nodo de Velazquez, el Ministro de Gobernación, Tomás Garicano, encargado de la misma, dijo las siguientes palabras: “Yo no sé muy bien qué es esto, pero si es para el bien de los españoles, ¡queda inaugurado!”. 


El ministro Tomás Garicano

I+D de verdad

Es evidente que, dada la tremenda inversión que había que hacer en esa época, ningún particular contaba con la tecnología en sus domicilios para crear una red como la que se empezó a crear a finales de los años 90.

No obstante, con una compañía telefónica pública más orientada a la innovación, se crea en 1985 la red IBERPAC, pionera en el mundo, que viene a tener una estructura y funcionamiento de lo que es el internet que hoy día conocemos (con diferentes matices que han ido evolucionando).


Central ADSL de cobre. En el año 2021 se tiene planificado eliminarlas para dar cobertura 100% de fibra óptica a toda España

A día de hoy, la infraestructura de aquel internet primitivo que nadie conoce, nos sirve para que podamos contratar conexiones de hasta 1.000 mbps, toda una evolución de una semilla plantada en aquella España, muchos dicen que atrasada, pero que llevó el teléfono y las comunicaciones a todos los pueblos de España por muy remotos que fueran. Quien sabe quizá, estas historias olvidadas, forman parte de nuestra idiosincrasia por despreciar todos los avances que, a lo largo de toda la historia, hemos aportado a la humanidad como sociedad.

Hemos de agradecer a todos aquellos ingenieros, trabajadores y técnicos que la antaño compañía publica pudiera hacer posible que España sea y sea también, a día de hoy, puntera en las conexiones, en su momento telefónicas, de datos y actualmente de datos mediante la fibra óptica y el satélite, que hacen posible que usted, en cualquier lugar de la península, un acceso rápido a esta página web (o que esta página web se realice desde un pequeño pueblo).

Como dato, España está en el TOP 5 de despliegue de fibra óptica en el mundo, muy por encima de EEUU, donde solo el 30% de la población tiene acceso a dicha tecnología (En España el 81%, ampliándose día a día gracias a la inversión estatal).

España pudo ser una potencia mundial en informática si no fuese por la falta de inversión y la falta de competitividad con mercados emergentes. Podemos nombrar el Factor S, el primer ordenador creado, programado y fabricado en España, más exáctamente en la provincia de Barcelona, o el Secoinsa, fabricado directamente en la provincia de Málaga, lugar también que disponía de una fábrica importante de material telefónico (CITESA), que llegó a fabricar los famosos teléfonos Alcatel para Telefónica. Y si, pudieran haber sido, si hubiesen evolucionado, fabricantes a la altura de IBM, por ejemplo.


Factor S, fabricado íntegramente en Cataluña


Secoinsa, fabricado íntegramente en Andalucía

Valga esta pequeña entrada para que en España tomemos conciencia de lo punteros que podemos llegar a ser si las condiciones son las adecuadas y, sobre todo, nunca menospreciar lo nuestro tal y como nos tenemos acostumbrados como sociedad.

Deja un comentario