La conferencia transcurre con la mayor de las atenciones por parte de un publico que llenaba casi en su totalidad la sala. El tema lo merece, pues Alberto es un gran conocedor en asuntos de leyendas urbanas de las que nos amenizó con cuatro casos

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 20 de enero de 2011 por Daniel Hernández Mondurrey.

El espejo de verónica. La historia transcurre en un instituto y se dedicaron a hacer una sesión de Ouija. Una de las chicas llamada Verónica no se cree nada de lo que ocurre y decide dejar la sesión que transcurría en el gimnasio del instituto, cuando deja la sesión y va a salir una mancuerna que había en una estantería rodó y cayó sobre ella matándola al instante. A partir de ese momento corren todo tipo de rumores y dentro de la pandilla hay otra chica que no se termina de creer la historia, y la retan a quedar por la tarde-noche en el instituto y a bajar a los baños, encender una vela y decir el nombre de verónica tres veces: VERÓNICA… VERÓNICA… VERÓNICA. En el espejo sale la cara de la Muerte mostrandola su propia muerte.

1.jpg

El hombre del saco. La historia transcurre en la Almería de 1910, donde vive Francisco Leona que es contratado para conseguir a un niño y sacarle toda la sangre y los untos que se puedan sacar, grasas, visceras, etc…, pues su cliente, enfermo de tisis esta convencido de que mejorará y sanará. Este hombre parece que mejora, pero francisco es traicionado por su compañero y entró en prisión de donde no salió, pues fue muerto por los propios presos.

2.jpg

La cazadora. La historia transcurre en un pub como pueda ser cualquiera, en que entra una joven atractiva y se sienta en la barra. Entabla conversación con un joven que allí se encontraba y congenian. Cuando se van ella le dice que tiene frío y el le ofrece su cazadora. Ella le apunta su dirección para que vaya a buscarla al día siguiente y se despiden. Cuando el chico se presenta en la dirección dada por la chica, le abre una señora mayor y al preguntar por la chica en cuestión, la mujer se echó a llorar diciéndole que llevaba un año muerta. El chico no acababa de creérselo, pero la mujer le llevó hasta donde estaba enterrada y al ver la foto de la chica con quien había pasado tan agradable velada se le partió el corazón. Pero lo peor fue que al alzar la mirada sobre la tumba, estaba allí su cazadora.

La pandilla sangre. Esta leyenda viene de Almería, en la cual se dice que una banda latina tiene un rito de iniciación que consiste en ir por la noche con las luces del coche apagadas y, si alguien le da las largas para avisarles, automáticamente encienden los faros del coche, dan media vuelta y persiguen a quien les ha avisado hasta alcanzarle y matarlo. Afortunadamente no existe ninguna banda con este rito y podemos circular tranquilos.

3.jpg

Al finalizar la conferencia hubo las preguntas del público y nos fuimos todos con buen sabor de boca por escuchar a Alberto narrar sus leyendas urbanas.

3 comentarios en “Crónica de la conferencia de Alberto Granados sobre leyendas urbanas en el ciclo de conferencias del Grupo HEPTA”

  1. Luis, videos no hay pero poco a poco se iran subiendo los audios desde ivoox. Si eres de Madrid son unas conferencias que no debes perderte, acaban el 14 marzo. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*