Hace ya algún tiempo que no exponemos investigaciones sobre las prácticas de tan hablado método como es la temida y desconocida oui-ja. Pero eso no quiere decir que no hayamos seguido realizando experimentos para descubrir más cosas en torno a este misterio

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 3 de mayo de 2006 por David Madrazo.

En las sesiones posteriores a las anteriormente citadas en nuestras investigaciones hemos sido testigo de distintos sucesos que si antes no hemos citado fue por respeto personal hacia uno de los investigadores, dado que el supuesto contacto fue con una persona fallecida muy allegada hacia él. En dicha sesión, fuimos testigos de manifestaciones tales como termogénesis (bajada considerable y anómala de la temperatura) y de constantes intervalos de luces apagándose y encendiéndose.

Dado a nuestro objetivo de investigación en torno a la parapsicología, no descartamos el fenómeno a algo que pudo haber sido producido por nuestra mente de alguna forma no intencionada pero, tampoco sin descartar la posibilidad “real” de que sí contactemos con verdaderos “entes” o “espíritus de fallecidos”.

Puesto que esa experiencia acabó convirtiéndose en algo muy a nivel personal, decidimos descartar su publicación, al igual que ignorar las grabaciones psicofónicas que se hubieran podido obtener, por respeto a nuestro querido amigo.

Pero hemos realizado multitud de sesiones, procurando alternar de forma previa y selectiva a distintos participantes, escépticos, creyentes, y demás para comparar los resultados que pudieran obtenerse en torno a respuestas, para así confirmar si realmente se trata de un fenómeno de nuestro subconsciente. ¿Que hay de cierto en el fenómeno de la oui-ja? Realmente somos testigos de fenómenos, y los participantes que vuelven a realizarla parecen desarrollar una facilidad para el contacto, o más bien, para la relajación del principio, esa relajación colectiva que es la que verdaderamente es importante a la hora de realizar la sesión con éxito.

Relajación

El motivo para volver a hablar e inducir a debate este fenómeno es debido a los últimos resultados obtenidos. Hemos discutido e intercambiado ideas y experiencias con multitud de investigadores muy experimentados en el tema para poder llegar a conclusiones o intentar descartar ciertas hipótesis en torno al fenómeno para poder llegar algún día a la verdad, y con seguridad, ese día se acerca.

Comenzamos las experiencias con un objetivo claro: Si realmente se contactaba con espíritus era claro de suponer que deberían salir psicofonías. Efectivamente, tanto en las primeras experiencias como incluida la colaboración con un programa de TV, fueron positivas.

Aparte, hablaremos más adelante de las últimas obtenidas, dignas de ser respetadas y de buena fe reales, que nos dan de pensar y ponen los pelos de punta, sobre todo a los testigos que estábamos presentes.

Pero el resultado, aunque parecía claro, no lo fue tanto, y dio mucho tema a debatir incluido en esta misma web dado qué hay muchísimas variantes en torno a opiniones y prácticas del tema. Muchos, y muy buenos investigadores han realizado muchas prácticas, bien estudiadas y elaboradas, y siguen manteniendo totalmente convencidos que se trata a un fenómeno de nuestra mente. Por lo tanto, el fenómeno psicofónico deberíamos asociarlo también a nuestra mente, que puede ser capaz a realizar esas grabaciones por extraño que nos parezca, tanto de voces masculinas como en nuestra última, femeninas. Pero también hay casos de telepatía y contactos reales luego comprobados con gente viva, que esos momentos se encontraban dormidos, corroborando más adelante datos, algo increíble. También, aunque en muy menor caso, gente atribuye los contactos a seres extraterrestres, en estos dos últimos casos, de momento no hemos sido testigos.

No queremos descartar, al menos de momento, ninguna de estas opiniones, pero las respetamos y dejamos ahí, para que cada uno saque sus conclusiones.

Pero expondremos algunos motivos en común antes de centrarnos en nuestros últimos resultados.

Respecto a la práctica, es algo en común, no suele ser considerado, aunque sea en desconocimiento de los practicantes, ya sea aquí, en Sevilla o en china, el master o vaso al comienzo realiza un recorrido circular y perfecto en precisión y velocidad sobre las letras y números del tablero, como si las “leyese”. ¿Por que si no conocemos ni hablamos de esto a nuestro compañero desconocido practicante de ouija en china le ocurre lo mismo?

También existe algo en común a todas las prácticas, los participantes uno a uno pueden retirar los dedos, pero es muy raro el caso, real, de que se mueva solo con un participante y prácticamente imposible, que el master se mueva solo sin “conectar” la energía con el dedo. Esto nos puede dar a pensar que si se trata de algo de nuestro subconsciente, pero también, desde el punto de vista espiritista, se debería a la canalización de energía que permitiría el portal temporal abierto, si quitásemos todos los dedos, se cortaría la sesión y el supuesto “ente” quedaría atrapado entre las dos dimensiones de alguna manera y daría lugar a los conocidos “poltergeist” o “espíritus burlones”. ¿Podríamos originar con nuestra mente estos “poltergeist”? puede ser posible también.

Seguiremos con cosas en común a las sesiones, para que lleguen a ser consideradas por todos: Las respuestas a las preguntas, si en la mayoría de los casos carecen de sentido, suelen ser todo mentiras. La influencia de creer realmente que se trate de un “ente” nos hace suponer que mientras el puede responder varias veces “SI,SI,SI.” a nuestras preguntas “SI. SOY YO. TE QUIERO.” “PAPA“, “MAMA” puede influir de manera que nos creamos directamente que se trate de un ser querido y nos afecte sobremanera, por que, tal vez, nuestro subconsciente necesita ese contacto o bien, el supuesto “ente” nos manipularía y disfrutaría con ese engaño. Ni que decir tiene si apareciesen mensajes como “SOY EL DEMONIO, TE VOY A MATAR” “HUYE AHORA QUE PUEDES“, etc… Se recomienda que al inicio nos autoconvezcamos de que la experiencia será totalmente positiva, esto SI nos da a pensar en subconsciente.

Sabemos que en la hipnosis, fenómeno real, el que la realiza, voluntario por su parte, le desvía la atención en varias cosas (habla, péndulo, susurros…) y el consciente al centrarse en varias cosas a la vez libera y deja libre el subconsciente, en un estado que no controla ni recordará al momento lo que hizo, pero más adelante sí. Puede ser una buena comparativa. ¿Puede tratarse de un sucedáneo a la hipnosis, pero colectiva? Al fin y al cabo, los que la realizan, son todos voluntarios, esperan que salga “algo” y centran principalmente su concentración en tablero, master y movimiento, y las palabras del moderador, NO médium.

La sensación al final de la práctica suele ser una experiencia también común entre los que realizaron estas sesiones, un estado de fatiga mental por la concentración del individuo. Por eso tal vez se recomienda que el contacto no exceda a la hora.

Otra cosa importante es el tema de las graduaciones. Siempre que se les pregunta, responde un número. ¿De donde proviene esto de la graduación? Hay quien lo atribuye a una especie de personalidad, si es bueno, malo o burlón. No es así. Proviene de la clasificación de espíritus realizada por investigadores del siglo XIX y posterior desde el punto de vista espiritista.

Ramón Plana López, periodista científico que perteneció a la asociación de prensa técnica y asesor de Karma-7 y presidente del primer congreso de otra medicina, organizador de más de cuarenta congresos y seminarios en torno a temas esotéricos y paranormales, junto a Mitxel G. Mohn, investigador y periodista paracientífico, uno de los más prestigiosos ocultistas de Europa Occidental, nos destacan en su libro: “Guía práctica del oui-ja“, las diferentes categorías en que se clasifican los espíritus: imperfectos (impuros, ligeros, pseudosabios, neutros), buenos (benévolos, cultos, prudentes y superiores) y espíritus puros (carentes de divisiones); esta escala iría de menor a mayor como se cita.

La supuesta escala a la que indican los supuestos “entes” con los que se contactan hace referencia a estas clasificaciones, pero teniendo en cuenta que desde que pasan a “ese otro lado” siguen un progreso y ascenso a cargo de “otros entes más superiores” para ir ascendiendo en dicha escala hasta llegar así a la total “purificación” del alma. (la posible luz, que se ven en las E.C.M., encuentros después de la muerte…).

¿Porqué en estos contactos, haga quien lo haga, ya sea aquí o en otro país, responden a esta clasificación aunque los participantes desconozcan las graduaciones? Debería estudiarse cada caso en particular y obtener las coincidencias, pero coinciden en la mayoría de los casos en los que hemos consultado.

Otra cosa a destacar sobre coincidencias en las prácticas, para descartar hipótesis, sería que desde a principios del siglo XIX nadie ha sido, al menos demostrable, testigo de “apariciones”, en lo que se aconseja que en alguna parte de la habitación dispongamos de un foco ultravioleta para ello. Esto, en común, a pesar de que los “entes” supuestos que establecen contacto afirman el ser capaces y querer manifestarse de esa forma, no lo han hecho, por lo menos en los casos que hemos investigado de distintas personas.

No ocurre lo mismo con las psicofonías. Existen mayores casos comunes de psicofonías o grabaciones de voces de personas no presentes en la sesión o de procedencia no explicable. Podríamos entonces, desde el punto de vista escéptico, que también nuestro subconsciente tal vez sea capaz de crear esas “voces” que se graban.

No podemos atribuir descaradamente que se traten de contactos con auténticos espíritus, pero realmente, este fenómeno parece tender más a ser algo relacionado con nuestro subconsciente no controlado, y por tanto, producto de nuestra mente más profunda dentro de nosotros. No obstante, eso entraña bastante peligro, que depende de que el practicante tenga la cabeza “despierta” durante toda la sesión, es decir, no tomarse al pie de la letra los supuestos mensajes del “Mas Allá”.

En una de nuestras últimas sesiones, fuimos testigos de una serie de fenómenos un tanto sorprendentes. Cinco participantes realizamos la experimentación. Un servidor, que ya realizó multitud de sesiones y con bastante experiencia en este tema (por conocimiento, sin descartar la opción del subconsciente o que sean auténticos contactos) junto a otras dos personas (Inés y Lucía, no citamos apellidos), que realizaron la experiencia en solo otra ocasión, las otros participantes, una persona escéptica totalmente ajena al tema que nunca realizó semejante acto (Carolina) y por último Secundino, Cundy, (el cual atribuye directamente el fenómeno a nuestro subconsciente, a pesar de no haberlo practicado tampoco en anteriores situaciones). Citamos los nombres, por que sin pretenderlo fueron testigos de unas manifestaciones un tanto importantes en torno a nuestro intento de captar situaciones paranormales.

¿Quien no ha sentido curiosidad pero a la vez miedo de hacer la “oui-ja”? Eso les pasaba en parte a los participantes, a los cuales doy las gracias por participar y ayudarme en mi investigación, pero consideramos este experimento, a pesar de que ya lo he hecho en tantas situaciones y con personalidades tan diversas para finalmente realizar comparativas que ya ni imaginábamos que obtendría unos resultados tan fascinantes.

La sesión duró bastante más de lo recomendado, la realizamos durante aproximadamente seis horas, lo cual, al final no resultó ser tan agotador, es más, durante el transcurso de la sesión llegamos a alcanzar un estado en común al grupo de comodidad y familiaridad, sin nada de temor, incluso reíamos acorde a bromas un tanto “familiares” a las echas por el contacto, como si de una conversación real y agradable se tratase.

No considero de importancia las preguntas, puesto que muchas de ellas acababan contradiciéndose diciendo el “contacto” descaradamente que mentía. No es de relevancia importante ninguna de las respuestas, pero me limitaré a citar el hecho exacto.

Para llegar a un estado de concentración importante del grupo fue necesario la realización de tres intentos. Cuando ya realizamos el último, ya casi dábamos por finalizado y como fracaso el intentar realizarlo bien, pero entonces el master comenzó a moverse por el tablero las preguntas de “si había alguien que quisiera hablar…“, en efecto, hubo preguntas interesantes, como “¿Los animales poseen también espíritu?” , “¿Podemos comunicarnos también con personas vivas?”, o “¿Existe Dios por llamar de alguna forma a una energía superior?”, las respuestas fueron afirmativas, pero no de relevancia importante para citar. Lo más interesante, es la coincidencia (probablemente debido al subconsciente del que poseía más experiencia) de un contacto apodado S.O.S. que afirmaba haber contactado en más ocasiones con un servidor. Lo cual podríamos atribuir el subconsciente colectivo en torno a él, pero solicité el retirar el dedo para realizar fotos y filmaciones en los cuales no obtuve ningún resultado “extraño” a pesar de que el ente afirmaba que lo intentaba realizar.

El master seguía moviéndose de idéntica forma, tal vez, el grupo estaba de cierta forma sugestionado sin saberlo, no podemos decirlo con certeza. Supuestamente, S.O.S. comunicó que en más ocasiones ya había contactado, que era “amigo” y que “me quería y apreciaba“, en tres sesiones fue el mismo y doce “intentos psicofónicos”, estos no a la vez de la oui-ja, sino en distintas formas de obtención en experimentaciones como la llamada “transradio”. Las preguntas entonces llegaron al factor común de intentar solicitarle manifestaciones en torno a grabaciones, desplegué mi portátil con un micrófono externo (omni direccional, de 2,2 de resistencia en ohmnios, y una sensibilidad de 58 decibelios, a una distancia de aproximadamente dos metros del aparato en el cual un conocido programa de análisis de sonido y grabación informático se encarga de registrar el sonido).

Durante la sesión

Llegamos a una especie de pacto, en el que cuando el “contacto” marcaba la letra “V”, yo comenzaba la grabación, cuando marcaba de nuevo la “V”, finalizaba y comenzaba la reproducción, conectado a su vez a unos altavoces, comunes en cuanto a potencia, pero suficientes para revisar si salía alguna “voz anómala”. El primer intento fue sorprendentemente positivo, pero no a lo esperado, sino a una manifestación más bien en torno a una especie de electro-magnetismo; cuando el experimentador realizaba el imperativo de “¡ahora!”, un sonido ensordecedor semejante al pitido de acoplamiento a micrófono, se manifestaba, ante la afirmación “otra vez”, “durante más tiempo”, eso impresionó bastante, pero preguntamos si podía dejar voces grabadas, expongo la grabación entera y también los resultados por separado. Le solicitamos que escribiera antes lo que diría, dejando un mensaje clarísimo como es: “ESO VA DE AVISO“, en la misma grabación se escucha la misma voz diciendo: “AUNQUE LO VEA PASADLO VOSOTROS“, y “EH, LO QUE LO ECHÁBAMOS DE MENOS“, seguramente refiriéndose al contacto por psicofonías con el experimentador.

Esto es totalmente verídico, la voz no pertenece a nadie presente, y lo expongo de forma totalmente seria, principalmente atribuyo también sin descartar opciones de que pueda tratarse de grabaciones provocadas también por nuestro subconsciente, pero, : ¿Es entonces la transcomunicación instrumental también generada por el subconsciente, en este caso, colectivo?. Dejamos la opinión para ustedes, sin sacar una descarada conclusión, pero el fenómeno, repito, es totalmente real y expuesto de forma seria, no hemos manipulado ni provocarlo, por supuesto, esto como propósito de montaje, hemos sido cinco los testigos a esto. Realmente, puede tratarse de un fenómeno, de momento en nuestros tiempos, sin explicación directa y lógica, pero real.

17 comentarios en “Experiencia de Transcomunicación instrumental y fenómenos inexplicables en torno al fenómeno “Oui-ja””

  1. Quisiera contactar con personas que jueguen frecuentemente la ouija o que practiquen la TCI de manera seria. Si conocen algun grupo por favor publiquen su web, mail o manera de contactarlos, como respuesta a mi post. gracias.

  2. La Ouija; Más que un juego para principiantes.

    Los expertos en Ouija, aseguran que es un juego muy peligroso, viendose más afectado, aquella persona que dirige la sesión del juego. Podría decirse, entonces, que la Ouija representa más que un juego destinado a quienes sienten curiosidad por los sucesos sobrenaturales.

    Los peligros de la OUIJA

    Quienes tienen experiencia en éste tema, sostienen que al orientar el pensamiento voluntariamente hacia el astral, más en concreto, hacia el astral bajo, son atraídas una serie de entidades de la misma frecuencia mental que los asistentes. el encargado de la sesión absorbe la energía de los demás que, inconscientemente, aportan a la misma, sin darse cuenta del peligro tan grande que corren.

    En la mayoría de los casos las comunicaciones son pésimas y carecen de valor espiritual. Son mundanas y pobres en contenidos, ya que los miembros de la mesa, en su mayoría, son inexpertos y principiantes.

    Inconscientemente, la gente, se va enganchando a este “juego” de tal modo que llega a crearse una dependencia bastante peligrosa y de muy difícil vuelta atrás.

    En determinados casos el peligro va creciendo habiendo cada vez más descontrol en la sala, dándose casos de haberse movido objetos debido a la fuerza acumulada y descontrolada de los asistentes, produciéndose, en raros casos, heridas de poca importancia.

    La persona que se engancha, mentalmente, a este “juego” el peligro le sigue incluso después de abandonar la sala. en su domicilio puede ser atormentado por estas almas, atadas a la tierra, durante los sueños, en forma de pesadillas y visiones horripilantes. los hechos pueden llegar a enfermar la mente llevando al afectado a la locura e incluso al suicidio. también en los domicilios y locales en los que se practica este “juego” sin control, aparecen fenómenos paranormales descontrolados llegando, como se ha mencionado con anterioridad, a causar daños a lo asistentes. [Fuente: La Ouija y sus Peligros]

  3. bueno yo nunca lo he jugado, y de verdad me aterra la idea ya que he escuchado muchos comentarios para nada agradables al respecto, de hecho hace poco vi un reportaje en el periodico d unas chicas que practicaron la ouija en el colegio y decia que se havian visto y sentido presencias de duendes burlones por jugarla y tuvieron que suspender las clases, pero en realidad me da mucha curiosidad este tipi de cosas y a la vez miedo, y como dice chelo tambien quisiera hablar con alguien que sepa sobre el tema, que aya jugado y que tenga experiencia, de pronto me animo.

  4. yo nunca jgue pero estoy sumaente interesado,y estan buenos estos testimonios porque te aclaran pila de cosas sigan asi y me gustaria hablar con alguien que ya lo haya practicado o con experiencia…salu2 URUGUAY

  5. Hola a todos/as, bueno yo le doi ahi la razon a David de decir que porque nos “hablan” en nuestro idioma?pero tambien ha habido casos de que se han grabado sipcofonias en latin y en variosn idiomas asique no todas las sipcofonias son iguales, tambien me quiero referir a las grabaciones que se elaboran a partir de una pregunta,porque se contesta a dicha pregunta?mi opinion es que todas las sipcofonias son un misterio

  6. En efecto, hay muchos puntos de vista.
    Como en el de la doctrinca espiritista.
    En torno a las psicofonias, los espiritus les han dicho que se producen gracias a la mente nuestra, ellos proyectan su mensaje a nosotros telepaticamente y nosotros lo plasmamos traducido a la grabadora. Este es de lo menos cientifico, pero explica de este modo que las grabaciones siempre salgan en el idioma del investigador.

  7. Por cierto que mi hipotesis “prefe” es un tanto extraña, pienso que en algunos casos se puede contactar con algún tipo de entidad (ya no tengo hipotesis para su procedencia) pero que la interacción entre esa entidad y nuestro subconsciente es algo imprescindible.

    Dejo claro que ya es un opinión muy personal, pero creo que según nuestra personalidad, deseos intimos, estados mentales, etc. atraemos a uno u otro tipo de “ser” o permitimos que nos influya mas o menos sobre nosotros.

    Que diga esto no quiere decir ni que no contemple otras posivilidades (me parecería absurdo) ni que tenga una gran predilección por esta, simplemente me decantaria ligeramente por una “explicación” de este tipo, ya que yo, como Sócrates :), sólo sé que no sé nada.

    Otro saludo.

  8. No voy a entrar en lo que cada uno haya podido ver, tampoco entiendo mucho tu mensaje rafael 🙂 quizas deberias especificar mas.

    De todas maneras no se trata de qué o quien es lo que contacta a través de la ouija, pueden ser muchas cosas, yo creo que el problema es encerrarse en una sola explicación cuando ninguna se puede probar aún. Yo puedo tener una hipotesis predilecta pero se puede probar tanto como cualquier otra.

    Un saludo.

  9. coño yo e visto como sacan demonios y e visto cundo un person de vina no vuela y todos son cristianos protestantes y coño ver la cosa .. q la tabla no sean espiritus sino subconciente esta raro?

  10. Exacto, la verdad que un mal momento también podría permitir que por sentirnos mejor nos dejasemos influir por los mensajes de la tabla, bien pudiendo dejarnos llevar como no deberiamos.

  11. Si, totalmente de acuedo, ya lo dije.

    Ni tan siquiera es necesario que tengamos algún problema mental grave, solo estar pasando una “mala epoca” ya seria una razón para no practicarla, mejor hacerlo con la cabeza despierta y seguros de nosotros mismos.

    Un saludo

  12. Nau, aportaría además de adolescentes uniría al grupo de vetados a también niños, gente descapacitada psiquica, gente subcestible, muy sensible o facilmente intimidables a sugestiones externas.
    En efecto, no obstante hay que guardar respeto, porque aunque no sean espíritus, estamos jugando con el subconsciente mental que desconocemos de nosotros mismos, con cautela, pero sin temor a investigar ¿eh?
    Gracias
    .

  13. Primero haría falta SABER que realmente se juega con algún tipo de energia, cosa que no se sabe, solo se CREE. Hay hipotesis para todos los gustos, todos podemos tener nuestras favoritas pero en ningún caso podemos asegurar que esa es la verdadera.

    Estoy cansada de hacer la ouija, y no solo en mi adolescencia, y en
    ningún momento me ha ocurrido algo “negativo”, de hecho no hay casos en los que se demuestre que la ouija es peligrosa (sólo leyendas urbanas), mas allá de la propia sujestionabilidad o transtorno mental (un transtorno mental puede ser una pequeña depresión, ansiedad…) por eso no se recomienda que los adolescentes practiquen la ouija. Es caldo de cultivo para una imaginación desbordante como la de un adolescente. En esa edad solemos tener una gran inestabilidad emocional y nos sujestionamos con mucha mas facilidad, en la ouija no radica el peligro, radica en nuestra actitud al practicarla. Si no estamos “bien” ni nos sentimos seguros lo mas recomendable es no hacerlo, pero la ouija en sí no tiene peligro alguno.

    Un saludo

  14. No estoy muy de acuerdo con nau, el “jugar” con energías o entidades desconocidas si que te puede traer experiencias no muy agradables…yo solía practicar este tipo de sesiones en mi adolescencia y créanme es algo que no quisiera volver a experimentar.

  15. Hola, felicidades por el artículo. La verdad es que hace falta desmitificar el “peligro” de la oui-ja, mucha leyenda urbana alrededor y poca experiencia propia, he practicado “sesiones” en diversas ocasiones (aunque nunca me he animado a grabar) y jamás me ha ocurrido nada que se pueda calificar como negativo, así que creo deberia empezar a perderse el miedo a este instrumento de transcomunicación.

    Seguid así.

    Un saludo

Deja un comentario