Hace unas semanas volvía a recorrer la carretera nacional que va de Castellón a Barcelona. A la altura de Oropesa me hacía recordar un caso de investigación paranormal, un expediente que yacía dormido en mi archivo hasta este momento en el que me decido sacarlo a la luz y transmitirlo para aquellos que como yo, son apasionados por el mundo de lo misterioso y lo inexplicado

Cuando hablamos de casas encantadas siempre nos imaginamos el vuelo de cuchillos, olores nauseabundos o fenómenos paranormales análogos a los de la película Poltergeist. Sin embargo no todos los casos de “casas encantadas” tienen fenómenos tan espectaculares, o al menos no a la forma de ver de un profano en la materia. Este caso tiene una cierta analogía a un caso también escalofriante sucedido en el tanatorio de Ceuta, donde unas voces, unos lamentos, aterrorizaban y mucho más aún por darse en un lugar donde los cuerpos sin vida esperan pacientemente su traslado al crematorio o al campo santo. Varios fueron los investigadores que se acercaron al lugar con objeto de encontrar una explicación lógica a aquellos lamentos y aún no pudiéndose esclarecer el tema si que se pudo descartar el fraude, quedando en uno de esos casos paranormales sin explicación.

Y volviendo al tema de las voces imposibles de Oropesa narraré el suceso:

Marijose, una amiga que vivía en la localidad de Oropesa de Mar se ponía en contacto telefónico conmigo para contarme acerca de la vivienda de una amiga suya donde aparentemente y como ella misma me dijo “sucedían cosas extrañas”.

El caso aparentemente puede parecer simple: Por las noches en aquella vivienda su propietaria decía escuchar voces, lloros, lamentos que no podía determinar de donde procedían y que la llenaban de temor.

El caso me era un tanto complicado por la distancia. Muchas son las ocasiones en que personas creen oír lo inaudible, voces que tan solo se generan en su mente, en ocasiones producidas por ciertas disfunciones mentales, que no es lo mismo que decir que alguien está loco, ya que cualquiera de nosotros, bajo determinadas circunstancias, podemos tener alucinaciones o creer percibir aquello que en realidad no está sucediendo. Sin embargo, y a pesar de las dificultades, me decidí a investigar este caso por dos motivos, el primero, por que había más de una testigo de aquellos extraños lamentos, ya que mi amiga también afirmaba haberlos escuchado, aparte de la propietaria que afirmaba que otros familiares y amigos también habían podido escuchar aquellos lloros y el segundo motivo, tal vez el menos objetivo, mi propia alarma psíquica que me decía que le diera una oportunidad al caso.

Oropesa de Mar, el lugar donde se encontraba “la casa de los lamentos

Primera visita

Ese mismo sábado por la tarde me ponía al volante de mi automóvil con dirección a Oropesa de Mar. Allí me esperaba aquella casa donde según los testigos lamentos como de una mujer joven invadían la vivienda. Cualquier investigador sabe que todos los casos de casas encantadas son diferentes y nunca se sabe si los fenómenos se producirán cuando el investigador esté presente. Es muy habitual que tan solo se puedan recoger los testimonios, en la mayoría de los casos estos fenómenos aparentemente paranormales no se dan en presencia de aquel que los va a investigar, el motivo se desconoce, pero el hecho es que es habitual. Aquellas algo más de tres horas de viaje me dieron mucho que pensar en torno a este caso, existen a mi manera de ver dos maneras diferentes de abordar un caso de casa encantada y es que es muy diferente cuando investigamos un inmueble sin habitantes, un lugar abandonado, un castillo, hospital o cualquier otro lugar donde no hay personas viviendo, en estos casos el investigador puede tomarse tiempo, emplear los métodos que crea más convenientes e incluso experimentar diferentes sistemas de investigación con el fin de que esos fenómenos se reproduzcan y hallar alguna explicación aunque tan solo sea en teoría, pero el hecho de erradicar la fenomenología pasa a un segundo lugar o incluso no se pretende esta erradicación.

Pero en el caso que me ocupaba, como en tantos otros análogos, hay que tener muy en cuenta que una persona que vive sucesos inexplicables lo que realmente busca es erradicarlos, importa menos su procedencia o encontrar un por que, ya que en realidad lo que necesitan es que alguien los libere. El investigador del misterio no siempre es capaz de ponerse en la piel de estas personas a quienes realmente estos fenómenos las aterran. Para mí, como para los verdaderos buscadores de respuestas, nos apasiona el encontrarnos con esos hechos inexplicables, con esa otra realidad, pero cuando alguien habita el lugar en el cual vamos a investigar, necesitamos dar una solución, un cese lo más rápido posible a la fenomenología.

Una antigua casa, testigo de desgarradores lamentos

Ya estaba en Oropesa y pronto me encontraría en el inmueble, allí me esperaba Maria Jose, mi amiga y Olga, la dueña de la vivienda. Lo primero fue que me contaran con el mayor lujo de detalles todo lo que pasaba.

“Por las noches escucho llorar una chica, su llanto me llena de temor como de pena a la vez”

Esta era la descripción que Olga me daba del caso y que mi amiga afirmaba también haber sido testigo. Una vivienda, una casa antigua con muros de medio metro de ancho en un estado habitable pero no demasiado bueno. Tal vez esos lamentos procedieran de una vivienda próxima y se colase por las viejas ventanas. Sin embargo, si eso sucedía así, no sería excesivamente difícil el encontrar su procedencia, pero a la vez muchas preguntas se generaban en mi mente, ¿Todas las noches alguien lloraba? En las primeras horas que estuve en la casa ponía extrema atención en escuchar si los ruidos y voces de los vecinos eran audibles. Durante años he vivido en una casa similar y desde luego como en este caso, los vecinos no se escuchan, además, los vecinos más próximos de donde pudieran proceder estos lamentos no se correspondían con una chica joven. No estaba del todo seguro si había sido buena idea el aceptar aquel caso, tan solo se sucedía aquel fenómeno y aunque de momento no sabía de donde podía proceder, me pensaba que era altamente probable que su procedencia estuviera en el más acá y nada tuviera que ver con el más allá, pero también podía ser una buena ocasión para visitar aquella bella localidad.

Todo aparentemente normal, Olga, una mujer joven separada hacía pocos meses habitaba aquella vivienda hasta tener ocasión de trasladarse a otra mejor. Nada parecía extraño, al contrario, todo aparentemente normal.

En la hora de la cena, Olga me comentaba acerca de lo duro de su separación, pronto degustaríamos el café, haciendo tiempo en espera de aquellos lamentos. Serían ya pasadas las diez de la noche cuando nos disponíamos a ver la televisión. Olga me comentaba que el fenómeno no se daba siempre a la misma hora. Pero en ese momento me estremecí, alguien lloraba, aquel llanto parecía proceder de todos los lugares de la casa a la vez, recorrí rápidamente las habitaciones de la casa buscando el origen, acercándome a las ventanas y puertas, pero ese sonido no procedía del exterior, como anteriormente he dicho, parecía como si se generase en el interior de la vivienda. Se que es poco objetivo, pero algo me decía que aquello escapaba de lo normal, un llanto efectivamente como de una mujer joven, como pausado y entrecortado, lleno de pena y angustia.

Aquel estremecedor lamento no duraría demasiado, se fue de la misma manera que se presentó, de repente y sin aviso.

Aunque el lloro había cesado salí a la calle y las ventanas de los vecinos estaban cerradas y todo en calma y silencio. Me hubiera gustado que se repitiese, pero en las horas siguientes no sucedió, Olga me comentaba que prácticamente la totalidad de las noches o madrugadas se repetía y me invitó para la noche siguiente.

Para la próxima noche lo principal sería registrar el fenómeno. Por aquel entonces yo usaba una grabadora con indicador de nivel mediante agujas, los ya en desuso vúmetros.

Segunda noche

Los fenómenos paranormales son aleatorios e impredecibles, pueden manifestarse durante un tiempo siguiendo un orden y de un modo para cuando menos lo pensemos variar radicalmente y precisamente esto era lo que yo temía, tal vez aquel llanto no se daría en la noche siguiente.

Preparé mi equipo, cámara fotográfica Nikon analógica, y grabadora Thecnics de cinta convencional magnética y un medidor de temperatura. pues es sabido, aunque no se conozca el por que, la sucesión de una bajada de temperatura ante fenómenos posiblemente de tipo paranormal.

Era mucho más tarde que la noche anterior, prácticamente la una de la madrugada cuando ya me temía que no sucedería nada aquella noche, por lo que comencé a pensar en apagar la grabadora y darle una oportunidad al fenómeno en otra ocasión, cuando de repente surgió como de la nada aquel estremecedor lamento. Mi dedo rápidamente presionó la tecla de grabación, mi grabadora registraba aquel llanto, la aguja del indicador de nivel se desplazaba dando prueba de ello. Sin embargo el medidor de temperatura había dejado de funcionar, por lo que no pude tomar ningún registro, pero sí disparé varias instantáneas con mi cámara fotográfica. Aquel desesperado lloro cesó. Duró unos instantes, pero mientras todos lo escuchábamos, el tiempo parecía haberse detenido.

Era ya domingo con lo que tenía de marchar, posteriormente y cuando llegase a mi domicilio ya analizaría los resultados y podría volver a escuchar el desgarrador lamento. Antes de marchar inspeccioné el medidor de temperatura, las pilas agotadas, fue poner unas nuevas cuando volvía a funcionar con total normalidad, eran totalmente nuevas, pero se quedaron sin energía al instante.

Conclusiones

Ya en mi despacho procedí a introducir la cinta en la grabadora para volver a escuchar la grabación, mi sorpresa fue amarga o como mínimo agridulce, se escuchaba el ruido de fondo clásico de la cinta al contacto con el cabezal, pero no se escuchaba el lloro. Tal vez la electrónica me había jugado una mala pasada, un fallo en un aparato electrónico no es para nada paranormal, todos habíamos sido testigos de aquel sonido, incluso mis ojos en varias ocasiones mientras estuve grabando pudieron ver el desplazamiento de los indicadores de nivel de la grabadora, pero por motivos para mí desconocidos no grabó nada. Esto era lo que pensé en un principio, en los primeros instantes de la audición, sin embargo mi teoría de la disfunción electrónica se vendría abajo cuando habiendo escuchado parte de la grabación pude perfectamente escuchar el carraspeo de mí garganta durante los momentos en que escuchábamos el lloro todos mantuvimos estricto silencio, sin embargo y en ese momento me vino a la memoria que en un momento mi garganta se secó produciendo un carraspeo, que desde luego se había grabado, por lo que la grabadora había funcionado correctamente. Posteriormente realicé varias pruebas de grabación y todas ellas con éxito. Entonces… ¿Por qué no se grabó aquel lamento? Tal vez había sucedido como ocasionalmente sucede en investigación psicofónica, que tras obtener un registro y audicionarlo, con escaso paso de tiempo parece desaparecer para no volver a ser escuchado, borrado de la grabación.

Para mí se trataba de una mimofonía, de una voz escuchada en tiempo presente que por algún motivo desconocido no quedó registrada en la grabación.

Aquella grabadora había registrado el lloro, los indicadores de nivel de aguja daban fe de ello, sin embargo no se grabaron en la cinta

La descarga de baterías y pilas es algo común cuando se sucede el hecho paranormal, tal vez lo que le sucedió al indicador de temperatura.

Sentada la teoría de la posibilidad de un fenómeno paranormal, pudiera ser que este fuese generado por la propia Olga. El desencadenante: Un posible estado modificado de consciencia, posiblemente generado por la separación y otros problemas personales. Esta teoría no me convence del todo ya que el llanto solo se producía en aquella vivienda y ella me comentó que no le había sucedido más que allí. La diferencia entre un poltergeist y una casa encantada está en que en una casa encantada se producen fenómenos con independencia de quien o quienes habiten, sin embargo, el poltergeist son fenómenos paranormales que se suponen producidos por la persona viva y que acompañan a esta con independencia del lugar donde se encuentre.

Mi intención era volver a la casa lo antes posible. Sin embargo aquello no fue posible ya que en los días posteriores Olga se trasladaría, pero sí tendría la oportunidad de conversar con ella por teléfono diciéndome que desde que abandonó aquella casa en ningún momento volvió a escuchar aquel lloro.

Pocas referencias en torno a la vivienda pude encontrar en mis primeros intentos, y para un mayor desconcierto, tras ir a recoger al laboratorio las copias fotográficas, el carrete estaba totalmente velado, otra posible avería, pero demasiadas posibilidades y extrañezas.

Por último, y con el paso del tiempo, sería la misma Olga quien me comentaría acerca de un suicidio en aquella vivienda, donde al parecer una mujer joven decidió terminar con su vida por temas sentimentales. Se cuenta que no fue capaz de superar la pérdida de su pareja y antes del fatal desenlace aseguraban se la escuchaba llorar amargamente por las noches y de madrugada. Sin embargo no he encontrado testigos anteriores en aquella casa, es posible que las propias facultades psíquicas de Olga de alguna manera lograran establecer contacto con aquel lloro atrapado en algún lugar del espacio tiempo, o tal vez su mente misma lo generase. Muchas son las incógnitas que me dejó este caso, sin embargo para un investigador siempre es fascinante el encontrarse cara a cara con el misterio.

Un suicidio pudiera ser la causa desencadenante, muchos son los lugares que parece como si tras el suicidio, ese mismo suceso impregnase el lugar pudiendo dar (en teoría) paso al fenómeno paranormal

*Algunos de los nombres y situaciones han sido modificados para preservar el anonimato.

5 comentarios en “Voces imposibles en Oropesa”

  1. Hola, me llamo Cristian, y resido en Oropesa del Mar. Tu reportaje me ha llenado de curiosidad, y me gustaría saber si sería posible establecer un futuro contacto contigo de algún tipo, ya que estamos preparando un nuevo programa radiofónico en Castellón de la Plana en el que, amén de otras secciones, pretendemos incluir y tratar sucesos de índole sobrenatural que hayan sucedido en nuestra provincia, por lo que necesitamos la ayuda y colaboración de cuanta gente sea posible que conozca y haya investigado fenómenos similares. Te agradecería un respuesta. Muchas gracias.

  2. felicidades por el reportaje. increible. por cierto, ¿me podríais decir qué es un estado modificado de conciencia?

    saludoss

  3. Espeluznante el reportaje!! No había tenido aún ocasión de leerlo pero se me han puesto los pelos de punta!

    Enhorabuena y un saludo compa!

  4. El tema de escuchar voces, bien sean lamentos, palabras o frases es algo común en casos de casas encantadas y otros lugares y por descontado inquietante.

  5. Vaya, impactante relato, parece sacado de una película. Uno de los artículos que mas me han llamado la atención, y el título está muy bien buscado, ya que es extraño q no se hubiera grabado nada, aún cuando, lo habíais escuchado, y las agujas del magnetofono lo había recalcado, extraña coincidencia, pero en este mundillo, nunca se sabe lo que uno se puede encontrar. Francisco muy buen reportaje.

    Un Saludo.

    ptda: A ver si nos vienes a visitar a Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*