Interesante conjunto monacal actualmente abandonado. Fundado en el s. XIV por la orden de los Jerónimos, el conjunto ha sido varias veces pasto de las llamas hasta acabar en desuso. Su último uso, el de casa de campo, tampoco lo libró de un incendio que lo condenó definitivamente al estado de ruina

Nota aclaratoria: Tanto el terreno como el monasterio tienen propietario y está prohibido el acceso sin su autorización. Desaconsejamos totalmente entrar sin esta, aunque sea civilizadamente, pues aparte de incurrir en una ilegalidad hay animales sueltos por la finca, entre ellos ganado, que nunca se sabe como pueden reaccionar. Por favor, si deseas visitarla, el dueño ha puesto a disposición de los visitantes interesados un teléfono para concertar cita y el mismo lo enseña. Puedes obtener los datos de contacto así como su historia en esta página web.

Leyenda

No son pocas personas las que movidas por el morbo y la leyenda se han colado en la finca donde se encuentra el enclave (recordemos que es una propiedad privada) y han afirmado ver y sentir fenómenos extraños. Sea sugestión o no, lo cierto es que el lugar y el entorno, sobre todo de noche, invita a la sugestión, posible desencadenante de percepciones mal interpretadas. No obstante, a esta página web han llegado testimonios de luces flotando sobre el monasterio, entre otros fenómenos. Justo enfrente de la finca se encuentran los famosos “Toros de Guisando“, enclave milenario -se calcula que del s. II a. C.- donde Isabel I de Castilla, más conocida como Isabel la Católica, firmó su derecho al trono. Varios reyes se alojaron en su interior, entre ellos Felipe II hasta que estuvo construido el Monasterio de El Escorial.

Monasterio de Guisando

Cómo llegar

Desde San Martín de Valdeiglesias debemos coger la M-501 dirección Navahonda y, poco después, desviarnos en la salida hacia la N-403 dirección El Tiemblo – Ávila hasta llegar a los Toros de Guisando.

Peligrosidad

Alta. Siempre que decidas por tu cuenta y riesgo entrar ilegalmente. Puedes enfrentarte tanto a problemas legales como a problemas durante el trayecto a pie por la finca, repleta de obstáculos si no conoces el camino. Además, el monasterio se encuentra cerrado a cal y canto y solo el dueño lo abre para visitas concertadas.

¿Dónde alojarse?

Por 65 € en habitación doble podemos alojarnos en el Hotel Casa de Labranza, en la localidad de San Martín de Valdeiglesias.