Año 1947, Julián Sendín transportaba algunos sacos de harina de forma clandestina, pues de lo contrario, en la época se consideraría estraperlo, por lo que utilizaba la oscura noche hurdana para llevar a cabo el camino. A la altura de Rubiaco, Julián avistó un ser decapitado que lo sorprendió en medio de un camino. Pero… ¿Qué sería aquello?

Leyenda

La región de Las Hurdes ha sido, desde hace siglos, un lugar cargado de misterios y leyendas. Era, en el año 1900, un territorio apenas inexplorado de España. Con el paso de los años, y gracias al Patronato de las Hurdes, entidad fundada por Alfonso XII, la región alcanzaba cotas de desarrollo equitativas al nivel de vida de la época. Tras la Guerra Civil española, en 1947, el estraperlo era una práctica común en nuestro país, y nuestro testigo, Julián Sendín, la practicaba como modo de alimentar a su familia.

Aquella noche, Julián estaba con dos compañeros más cuando de repente comenzaron a escuchar ruidos guturales y voces. Pensando que era la Guardia Civil, fueron raudos a esconderse en el bosque siempre teniendo a la vista el camino. Pronto pudieron ver un extraño ser como de dos metros de altura sin cabeza que seguía el camino ajeno a la presencia de nuestros testigos, atravesándolo en segundos. Con el susto en el cuerpo, los hombres prosiguieron la marcha jurando no recorrer los caminos de noche.

Rubiaco

Cómo llegar

La comarca de Las Hurdes se encuentra enclavada en el norte de la provincia de Cáceres.

Peligrosidad

Media. El entorno es agradable, pero no deja de ser un ambiente de montaña con sus correspondientes peligros.

¿Dónde alojarse?

A apenas 2,2 km. de Rubiaco, en Vegas de Coria, y por 40 €, podemos alojarnos en habitación doble en el Hotel Rural Los Ángeles.