En plena glorieta de Cibeles se encuentra uno de los edificios marcados como “malditos” en la capital de España: El Palacio de Linares. Durante los años 80 fue escenario de diferentes investigaciones paranormales auspiciadas por una leyenda, al parecer, inexistente

Leyenda

Según se decía en los mentideros madrileños de finales del s. XIX, José de Murga y Reloid, noble madrileño, se habría enamorado de Raimunda Osorio, una joven humilde que trabajaba en la fábrica de tabacos que se encontraba en la Glorieta de Embajadores. El padre, al saberlo, envió al hijo a estudiar a Londres debido a que él sabía que Raimunda era hija ilegítima suya y, por lo tanto, su hijo José y Raimunda compartían padre.

Una vez fallecido el padre, José y Raimunda se reencontraron y establecieron su residencia en el palacio. Cierto día, al encontrar una carta póstuma de su padre, José se dio cuenta del por qué de la oposición de su progenitor a dicha unión. Consciente de su incestuosa unión, la pareja solicitó su permiso al Papa Pío IX que les concedió una bula papal llamada Casti Convivere, que les permitía vivir juntos pero sin consumar.

Sin embargo, el amor era más fuerte que cualquier otro impedimento y engendraron una hija, Raimundita, a la cual asesinaron emparedándola para evitar un escándalo en la Corte. Desde entonces, la leyenda dice que su espíritu vaga por los pasillos del palacio jugando y cantando canciones infantiles. Ante la falta de evidencias históricas de este hecho, y ante las investigaciones de historiadores como Carmen Maceiras Rey, se puede decir que la leyenda es falsa. Todo ello sumado con los escándalos y fraudes que en su día se descubrieron en el lugar por parte de grupos e investigadores paranormales con pocos escrúpulos.

Aun así, grupos como el Grupo HEPTA o investigadores como Santiago Vázquez afirman que en su interior ocurren fenómenos paranormales que ellos mismos han podido llegar a percibir.

Palacio de Linares

Cómo llegar

Peligrosidad

Nula. Cuenta con horarios de visita especificados en su página web.

¿Dónde alojarse?

Cerca del museo, en la Casa de Huéspedes Cuenca, podemos alojarnos una noche en habitación doble por 32 €.