Segovia
    Ermita de San Frutos

    Ermita de San Frutos

    Famoso lugar de poder de la península, la ermita de San Frutos es, para muchos, un lugar donde los milagros ocurren

    ermita-de-san-frutos

    Leyenda

    San Frutos fue un eremita posteriormente canonizado que nació en la ciudad de Segovia y falleció en esta construcción a orillas del río Duratón en el año 715. Hasta su muerte vivió aquí con sus hermanos y allí reposaron sus cuerpos durante varios años hasta que fueron trasladados a la Catedral de Segovia. En el lugar donde reposaron antaño, hoy en día se ofrecen ofrendas -sobre todo monetarias- a cambio de supuestos milagros que, según muchos, se cumple. Álvaro Anula Pulido realizó para esta página web un interesante trabajo sobre el lugar.

    Cómo llegar

    Desde el municipio de Villaseca, y perfectamente señalizado, seguiremos un camino de tierra que nos dejará obligatoriamente en un parking donde estacionaremos el coche. Posteriormente, y tras 1,5 km. andando con unas espléndidas vistas, llegaremos a la ermita. El lugar de enterramiento de los santos se encuentra detrás de la ermita princiapal.

    Peligrosidad

    Nula. Todo el camino está bien acondicionado y la ermita perfectamente conservada en su mayoría.

    ¿Dónde alojarse?

    A 2,1 km. de Villaseca se encuentra la localidad de Ribagorda, en cuyo núcleo urbano se localiza “La Casa de las Parrillas“, donde por unos 40 € podemos encontrar alojamiento para dos personas.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    ¡Novedades!    OK No gracias