Situado en Riba de Santiuste (Sigüenza, Guadalajara, España), el Castillo de Manuela, como así se le conoce entre la población y los aficionados al misterio, es famoso por la cantidad de leyendas de apariciones y fenómenos paranormales que se dan en su interior

Subir al castillo no es nada fácil, pues hay que sufrir una cuesta de un par de kilómetros, pero una vez arriba, merece la pena por sus espectaculares vistas a la planicie alcarreña. Tan espectaculares como los fenómenos que muchos han afirmado ver y sentir dentro de esta estructura abandonada desde hace ya bastantes años y que la desidia del dueño ha obligado a que caiga en el olvido.

1

Según la tradición y los testigos, es común ver a una joven musulmana, bautizada como Manuela, que encontró la muerte entre sus muros durante un asedio, aunque otros muchos dicen que a raíz de una infidelidad conyugal.

Sea como fuere, no son pocas las personas que han afirmado verla, o bien sentirla, o bien hasta haberse comunicado con ella en el caso de sensitivos. Lo que si es cierto es que una visita al castillo no suele dejar a nadie indiferente y, quizá por lo aislado que está, uno siente como si alguien lo acompañase desde otro plano.

La figura de Manuela, según testigos, puede verse tanto de día como de noche recorriendo las almenas del castillo.

Muchos grupos de investigación se han adentrado en su interior para intentar obtener pruebas de la existencia de Manuela. Entre ellos, SEAMP Madrid, quienes estuvieron el pasado 21 de junio de 2014 durante varias horas recorriendo su interior y que salieron con un buen sabor de boca, quizá sin psicofonías, pero si con resultados satisfactorios en cuanto a sensaciones.

Sea como fuere, el castillo invita a la sugestión, tanto por la leyenda que habita sobre el como por su aislamiento. No obstante, se recomienda su visita, siempre con autorización (es posible encontrar al dueño por referencias de los habitantes de Riba de Santiuste).

Deja un comentario