El misterioso Sanatorio de Valongo | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Estás en la sección

Misterios

El misterioso Sanatorio de Valongo

A 30 kilómetros al este de la ciudad portuguesa de Oporto se alza el que fue en su día el majestuoso sanatorio del Monte Alto, más conocido popularmente como el Sanatorio de Valongo, localidad donde este se encuentra. Sobre el, y como suele pasar en este tipo de enclaves, se han hablado muchas cosas, algunas más verídicas que otras. Las más comunes refieren testigos que han avistado extrañas presencias por sus pasillos y, a raíz de estos datos, este lugar se ha convertido en un sitio clave para los experimentadores portugueses. Hemos acudido allí y esto fue lo que nos encontramos

Santorio de Valongo

Sus orígenes

La construcción de este sanatorio se remonta al año 1932 y cuyo objetivo principal se centraba en el tratamiento de enfermedades respiratorias, especialmente tuberculosis, enfermedad que estaba arrasando en Europa. En un principio el centro podía acoger a un máximo de 50 pacientes, que, como es normal, pasaban semanas o meses aislados, de ahí su inhóspita localización.

Debido al aumento de casos, el centro se amplió hasta tener las dimensiones que podemos ver hoy en día, pasando a albergar hasta a 500 pacientes simultáneamente.

Diferentes fuentes apuntan a que en su interior fallecieron, durante el periodo que estuvo abierto, hasta 60.000 pacientes, pues la tuberculosis, hasta mediados del siglo XX, era una enfermedad cuyo tratamiento era desconocido. Con el descubrimiento de un tratamiento efectivo, y ante la falta de pacientes, cerró sus puertas en el año 1975.

Así pues, y con la erradicación de la enfermedad, numerosos sanatorios fueron clausurados a lo largo y ancho del país dejando localidades enteras mermadas económicamente al girar sus actividades comerciales en torno a estos enclaves, como por ejemplo la localidad de Caramulo, que cuenta actualmente con 7 de ellos abandonados.

En el año 1974, tras la revolución del 25 de abril, sus instalaciones fueron saqueadas por miembros afiliados a organizaciones de izquierdas y, desde entonces, ha caído en constante deterioro quedando tan solo sus maltrechas paredes y muros. Hoy es pasto de grafiteros y personas que acuden allí a pasar una “noche de terror”, aunque también de entrenamientos con armas simuladas y, en sus alrededores y debido a su privilegiada orografía, de practicantes de motocross. También, y atraídos por su leyenda, muchos grupos de investigación locales acuden muchas noches a intentar buscar pruebas de un más allá.

Testigos que afirman haberse encontrado con lo paranormal

Uno de los testimonios más recurrentes del lugar es el que nos habla de extrañas presencias, de apariencia física, pero de extraño comportamiento. Testimonios como el que nos encontramos de Ana, y que lo cuenta de esta forma:

Testimonio original en portugués:

“…Depois alguém sugeriu q se fumasse um cigarro mas alguns insistiram para sair de lá, eu inclusive. Estava a sentir mesmo aquele pânico de “temos de sair daqui já”. Os que tinham o carro virado para o sanatório mal ligaram as luzes viram dois rapazes a dirigirem se a nós. O colega deu máximos mas ele não parava de se aproximar. Os outros carros estavam já em posição de saída, por isso ninguém se apercebeu além dos que estavam nesse carro que todos viram esses rapazes. Conseguem descrever as roupas mas não as caras. Ficaram super assustados e quando nos telefonaram em pânico saímos de lá o mais depressa possível. Foi uma visita muito estranha mesmo! Estamos todos embatucados com tudo o que sentimos e ouvimos…” Puedes leer esta experiencia en esta página web.

Testimonio traducido:

“…Después (de visitar el sanatorio) alguien sugirió fumar un cigarro, pero algunos insistimos que nos fuésemos de allí. Estaba sintiendo aquel pánico de “tenemos que irnos de aquí”. Los que tenían el coche apuntando hacia el sanatorio, al poco de encender las luces vieron dos chavales dirigiéndose hacia nosotros. El compañero dio las largas pero no se paraban y seguían aproximándose. Los otros coches estaban ya saliendo del descampado y ninguno pudo verlos. Mis compañeros consiguen describir las ropas pero no las caras. Quedaron super asustados, y cuando nos llamaron por teléfono asustados salimos de allí lo más deprisa posible. ¡Fue una visita muy extraña! Estábamos todos muy asustados con todo lo que sentimos y oímos…”

Valongo 1
Desde esta perspectiva los compañeros de Ana vieron acercarse a aquellas dos personas (Fotografía: Álvaro Anula Pulido)

Si bien es cierto que el testimonio de Ana no constituye por si mismo una prueba de haberse encontrado con lo paranormal, lo cierto es que no sería la primera vez que, ante las indicaciones de un testigo, “aquello” que aparece hace caso omiso provocando, en muchas ocasiones, situaciones de tensión límites en los que ha habido hasta disparos. También es cierto que el Sanatorio de Valongo es famoso por su peligrosidad, ya que es lugar de reunión de jóvenes con ganas de “diversión” a base de drogas y también de intercambio de sustancias estupefacientes. Algo así como ocurre en los sanatorios abandonados españoles cercanos a cualquier núcleo urbano más o menos importante.

Joaquím Coelho, investigador paranormal portugues, durante un reportaje para el programa Sábado, declaró lo siguiente tras ausentarse de una experimentación:

En portugués:

“Tive uma sensação esquisita, senti-me muito mal disposto, com vontade de vomitar e a cabeça a estourar. Como não vi nada, pedi para tirarem fotografias, talvez se capte alguma coisa”. A má disposição mantém-se por algum tempo: “Não consigo estar aqui, desculpem”. Puedes leer el testimonio original en esta página web.

En español:

“Tuve una sensación extraña, comencé a sentirme mal, con ganas de vomitar y como si mi cabeza fuese a explotar del dolor. Como no vi nada, pedí (a los compañeros) que realizasen unas fotografías por si se captaba algo” Como el malestar se mantuvo, interrumpió el reportaje: “No consigo estar aquí, lo siento”.

Es común entre las personas con cierta sensibilidad sentirse mal en entornos donde históricamente han pasado cosas lúgubres o donde la carga de sufrimiento, como en los hospitales, ha sido alta.

Existen también diferentes testimonios muy clásicos y comunes en este tipo de lugares, como el de figuras espectrales por los pasillos, luces sin una procedencia lógica o golpes en las paredes sin razón alguna.

Valongo 4
Interior del sanatorio, desolado, donde testigos dicen ver figuras y luces (Fotografía: Álvaro Anula Pulido)

Valongo 3
Testigos afirman haber visto presencias y luminarias en el interior del sanatorio (Fotografía: Álvaro Anula Pulido)

Nuestra visita

El pasado martes 16 de agosto, y acompañado de Jesús Rojo y Álvaro Anula, colaboradores de Mundo Parapsicológico, acudimos al enclave para visitar su estado y valorar una futura experimentación con nuevos compañeros.

Tras un tortuoso camino de subida por caminos de tierra, nos encontramos con un imponente edificio que, personalmente, me recuerda mucho al Sanatorio de Sierra Espuña, en Murcia, sobre todo por la arquitectura de ambos. No esperábamos gran cosa, puesto que éramos conscientes debido a informaciones de colaboradores portugueses del mal estado del edificio, que me hizo recordar también al psiquiátrico abandonado de La Barranca, en Madrid.

Valongo 6
Capilla que iba a ser pintada aquella misma tarde (Fotografía: Álvaro Anula Pulido)

Nada más aparcar el coche en las inmediaciones vimos dos parejas de chavales con latas de spray que se dirigían a la capilla exterior a pintar. Mala señal. Por dentro, desolador pero muy tétrico y oscuro debido a los diferentes incendios que asolaron el lugar estos últimos tiempos. Como la visita era de exploración, paso previo importantísimo antes de adentrar allí un equipo humano con el fin de garantizarles la seguridad, no se realizó ninguna experimentación adicional.

Valongo 2
Entrada lateral al sanatorio (Fotografía: Álvaro Anula Pulido)

Tras escasos 30 minutos en el lugar dimos por finalizada. No negaré que salimos con un amargo sabor de boca al ver que tan impresionante edificio defrauda tanto una vez te internas en el, cosa, de todas formas, muy normal para quienes llevamos casi dos décadas entrando a lugares abandonados, quienes siempre decimos… “De cada diez lugares, 2 son excelentes, 3 mediocres y 5 malísimos“. Recomendamos su visita si deseáis conocerlo en grupos de no menos de 5 personas y, como siempre, con la mente despejada. Nosotros grabamos un vídeo de nuestra visita que a continuación les mostramos, el primero de varios que vimos durante nuestra estancia en tierras portuguesas:

Y, para finalizar, os dejamos el mapa para llegar al lugar:

 

Publicado por el día 23/08/2016

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2019 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.