Siempre que escuchamos la palabra Tarot se nos viene a la mente la adivinación, unas láminas que para unos son capaces de descifrar los entredichos del futuro, para otros un simple juego y para una gran parte de investigadores de lo paranormal una forma de engañar a la gente

1.jpg
Las 22 láminas de los arcanos mayores del Tarot de Marsella

El Tarot y las mancias adivinatorias mueven cada año a mucha gente, y a pesar que en otras épocas ha estado más de moda, lo cierto es que mueve unas grandes sumas de dinero y una pregunta se nos hace obligatoria: ¿Realmente a través del Tarot es posible la adivinación del futuro?

Mí intención en el presente artículo no es desprestigiar a nadie, es más, ya adelanto que estas láminas me producen un gran respeto, pero creo que han sido tan maltratadas por unos y por otros que quiero dar mí punto de vista al respecto, lo cual no significa que sea la verdad absoluta, pero a través de este escrito pretendo que el lector vea una concepción diferente del Tarot que va más allá de la adivinación.

2.jpg
El simbolismo del Tarot ha inspirado a muchos autores, creándose así numerosas versiones

Me gustaría primeramente adentrarme en los orígenes del Tarot. Estos se remontan a tiempos lejanos y resulta bastante complicado hallarle una ubicación, muchos son los que afirman que el Tarot proviene de las enseñanzas del libro de Thot, un libro prohibido que según cuenta la leyenda fue sepultado en las aguas del Nilo, un compendio de conocimiento, pero según mis propios estudios y visión de estas láminas y de sus arquetipos, no muestran lo que sería la cultura egipcia, tampoco se han encontrado pruebas arqueológicas que relacionen las creencias egipcias con el sistema planteado por el Tarot. Otros muchos sitúan los orígenes en la época medieval, algo para mí mas posible ya que en estas cartas se muestra una forma de vida y unos arquetipos más acordes con esta época y con estas fechas concretas, tal vez los gitanos serían los encargados de llevar el Tarot y sobre todo la adivinación por Europa y seguramente por otros países. Ciertamente no está nada claro sus orígenes, pero lo cierto es que aparecen diferentes tarots muy similares en muy diversos lugares como por ejemplo China, pero tan solo contamos con un diccionario fechado en 1678 que haga referencia al Tarot en este país.

En este momento, hago mías las palabras del tristemente desaparecido Dr. Jiménez del Oso, donde en uno de sus trabajos audiovisuales apuntaba lo siguiente:

“El Tarot es la esencia de un conocimiento total, por tanto difícilmente atribuible a cualquier civilización del pasado”.

Las láminas del Tarot es muy posible que sean eso, guardianas de conocimiento con una simbología rica y aplicable a cualquier época de la historia, es como si fuera la unión de muchos conocimientos.

Las láminas del Tarot se ordenan en dos partes diferenciadas, los arcanos mayores, 22 láminas arquetípicas de gran simbología, escenas que entran en contacto con nuestra mente, con nuestro yo interno y que dialogan con él, con independencia de nuestros orígenes o creencias religiosas, a pesar que alguna de estas láminas son arquetipos relacionados con la religión.

La segunda parte corresponde a lo que se denominan arcanos menores, un total de 56 láminas divididas en 4 palos, espadas, bastos, oros y copas, cada uno de estos palos asociados a su vez a los símbolos astrológicos del león, el toro, el águila y el ángel o también su representación humana, estos cuatro palos se asocian a los 4 elementos, a la tierra, al fuego, al aire y al agua.

Estos arcanos en el siglo XV fueron adaptados por Etienne de Vignoles para crear el juego del piquet. En tiempos pasados muchos fueron los que usaron los arcanos mayores con fines adivinatorios y los menores para el juego.

La primera vez que entré en contacto con las láminas del tarot una extraña sensación se produjo en mi mente, creo que cualquiera que verdaderamente y con interés visualice estos arcanos de ningún modo puede quedar indiferente. Mí interés creció por estos símbolos y busqué información en libros y alguna persona que me pudiera adentrar de forma profunda en la complejidad de su simbología, y como en tantas ocasiones y fruto de la “casualidad” si es que esta existe, Karina, una entendida de este tema se cruzó en mí camino, me adentró en su simbolismo en forma adivinatoria, pero tal y como sospechaba estas láminas iban mucho más allá. Como anteriormente he expuesto poco se conoce con exactitud de su origen o de su significado real, pero son muchas las utilidades de estos arcanos.

3.jpg
El Tarot, ¿Unicamente una forma de predicción?

4.jpg
El Tarot mueve enormes sumas de dinero, miles de personas acude a diario en busca de la posibilidad de conocer su futuro. Pero, ¿Realmente es posible predecir el futuro si este está en continuo movimiento?

En un mundo material y de consumo como en el que vivimos, temas como la meditación se nos pasan desapercibidos. Sin embargo, otras culturas si tiene muy en cuenta la necesidad de una mente equilibrada. Las láminas del Tarot nos ayudan a ello, cada una nos puede servir para meditar y concentrarnos en algún tema de nuestra vida tanto a nivel material como espiritual, para ello resulta imprescindible el saber su simbología básica, tema que trataré en profundidad en otro artículo, pero sí quiero mostrar los atributos más significativos de cada lámina:

Carta 0 “El Loco

Nos puede hablar de inconsciencia, de continuar un camino sin saber lo que hay delante ni hacia donde vamos, pero también nos muestra el viajero impasible, donde todo tiene aún por descubrir, la alegría del niño, la sabiduría del alma libre.

Carta I “El mago

Se nos muestran en una mesa los 4 elementos, es decir, que en nuestras manos tenemos todo lo necesario, solo debemos emplearlo.

Carta II “La papisa

Expresa el secreto tras el velo de la Papisa, el misterio, símbolo de conocimiento oculto que junto con la lámina número V representan la primera pareja del Tarot. Reflexión y análisis de las circunstancias. Sabiduría.

Carta III “La emperatriz

La madre. Asociada a la idea de familia y al embarazo. Imaginación, creatividad y fertilidad. Belleza.

Carta IV “El Emperador

El padre, con connotaciones protectoras, vuelve su mirada a la lámina número III que junto a ella forman la segunda pareja del Tarot. Nos habla del adulto, la rectitud del poder.

Carta V “El Papa

La bondad y el consejo, el perdón, tiene poder sobre los tres mundos. Este arcano nos habla de espiritualidad y bendición. El matrimonio. Contacto con nuestro yo interior y con nuestro “yo superior”.

Carta VI “Los enamorados

Nos habla de amor, pero sobre todo de elección, de decisión, de elegir entre una cosa u otra, la elección de una meta más allá de lo aprendido, más allá de los padres.

Carta VII “El carro

Energía, potencia y vitalidad. Conquista de una meta, un carro que tira hacia delante a pesar de lo angosto del camino. La unión de las fuerzas opuestas, de lo positivo y negativo en un mismo fin. El esfuerzo.

Carta VIII “La justicia

Por supuesto la ley y el orden, pero no como ley terrenal si no divina, la verdadera justicia sin ojos vendados. Equilibrio y respeto, juicio de ideas y de la moralidad.

Carta IX “El Ermitaño

La experiencia adquirida en el transcurso de la vida. El conocedor de lo oculto, el sabio. La soledad y el retiro, el consejo sabio y el consejo de nuestro yo interior.

Carta X “La Rueda de la fortuna

Los ciclos de la vida, la rueda que nunca se para, los acontecimientos de la vida, la renovación. Suerte, destino y karma.

Carta XI “La Fuerza

La energía y la vitalidad, la fuerza pero sobre todo la que emana de nuestra mente. Nuestro poder mental que influye sobre las cosas.

Carta XII “El Colgado

El sacrificio, un periodo de pausa, un preparase para un siguiente paso. Según algunos esotéricos la carta de la adivinación.

Carta XIII “La Muerte

El segador que lo siega todo, hasta su propio pie. Lo inevitable que no distingue reyes ni plebeyos. La transmutación, el cambio.

Carta XIV “La Templanza

El equilibrio entre la mente y el corazón, entre lo material y espiritual. La justa medida. Serenidad y armonía.

Carta XV “El diablo

Las adicciones, nuestra idea del mal, todo cuanto nuestra mente asocia este personaje.

Carta XVI “La Torre

Una de las más temidas del Tarot, el derrumbe de aquello que no se asienta sobre una sólida base, sin embargo también nos habla de la liberación. La ruptura de viejos esquemas.

Carta XVII “La Estrella

Armonía, amor y esperanza, la estrella en la vida. Elevación espiritual, ilusiones proyectos e ideas, una mujer joven.

Carta XVIII “La Luna

Astro de la madre que nos indica fecundidad y feminidad. Nuestro psiquismo, nuestras facultades y potencial mental, nuestro sexto sentido. Creatividad y sensualidad.

Carta XIX “El Sol

La energía vital, el encontrarse en la cima, el Sol que nos disipa la oscuridad, el bien y lo positivo.

Carta XX “El Juicio

El despertar, el salir de una situación, el encuentro o reencuentro.

Carta XXI “El Mundo

La victoria final, la total culminación, el mundo exterior, los viajes, la protección.

Tan solo algunos escuetos apuntes sobre el significado y posible empleo de estas láminas, pero con estos apuntes básicos podemos emplear aquella lámina que necesitemos en función de una situación. La visualización y meditación mediante estos arcanos nos puede ayudar a despertar nuestra consciencia, a hallar una solución o a tomar una decisión. Por citar un par de ejemplos, la carta número IV, el Emperador nos puede ayudar a tomar energía, a conseguir lo necesario para conducir una acción o situación. Otro caso podría ser mediante la carta VI, los Enamorados, que nos puede ayudar a la toma de decisiones.

Se que para muchos parecerá algo absurdo el meditar a través de estas láminas, pero estos guardianes de conocimiento nos pueden despertar aquello que nuestra sociedad en la que vivimos nos merma y adormece. La parte más importante del ser humano es sin duda la espiritual.

Los amantes del esoterismo y la magia también han usado estos guardianes de conocimiento, estos arcanos como símbolos de temas a tratar y fines a conseguir.

El Tarot es un increíble soporte que facilita la visualización de situaciones y nos despierta nuestra mente, para muchos también despierta nuestras dotes de “videncia”.

Aunque parezca difícil de asimilar o incluso mentira, el Tarot es también un sistema de crecimiento personal.

Sin duda lo que más atrae del Tarot es la adivinación, personalmente no creo que una persona tenga facultades adivinatorias las 24 horas del día, pero sí de forma ocasional pueden tenerse facultades de predicción o de telepatía y el Tarot puede ser un instrumento válido para hacernos entrar en un estado al menos semimodificado de consciencia el cual libere nuestro inconsciente donde se ubican nuestras facultades psíquicas.

He de reconocer que hace algunos años a mí personalmente también me interesó el tema del Tarot como sistema adivinatorio, para ello realicé un sencillo experimento, y ante una situación personal decidí acudir a 4 tarotistas elegidos prácticamente al azar. Seguramente muchos lectores me tacharán de ingenuo e incluso de cosas peores por esta experiencia, pero a mí me pareció apropiada. La primera consulta en un conocido y céntrico consultorio de Barcelona, y aprovechando el viaje, una segunda consulta en otro conocido local del Paralelo de Barcelona, una tercera consulta realizada por una amiga (la única que no me costó dinero) y la cuarta en un consultorio cercano a mí domicilio de por aquel entonces.

Ciertamente los resultados fueron muy distintos, esperaba distintos matices pero una base de fondo común, pero esto no sucedió, por simplificar las respuestas 2 de 4 me dieron un sí y los otros 2 un no, Sí mi decisión dependiera de un tarotista, ¿Qué debería hacer? De haber hecho caso a la primera tarotista, los resultados habrían sido nefastos, por pura estadística del azar, podríamos acertar prediciendo el futuro en un 20% pero lo cierto es que aquella experiencia me decepcionó bastante y mis dudas se acrecentaron en torno a la posibilidad de este sistema adivinatorio.

Estoy convencido de que en muchas consultas lo que en realidad se da es un fenómeno de telepatía o intuición, he podido darme cuenta de que muchas de las personas que acuden a un tarotista lo hacen únicamente para hablar con alguien, pero lo que sí tengo claro y he podido constatar en muchos casos es que la consulta de Tarot crea adicción. Creo que estas láminas van más allá de una utilidad con fines de saber si alguien encontrará pareja o no, si perderá su trabajo o de si podrá seguir manteniendo a sus hijos, pero por otra parte he de ser justo con el tema, y a lo largo de mis investigaciones en el campo del esoterismo me he encontrado con personas que han hecho predicciones sorprendentes y sin que estas personas ni yo conociéramos los detalles.

Estoy convencido de que hay personas con determinadas facultades psíquicas y mediante el uso de estas láminas puedan potenciarlas o hacer un mejor y más claro uso de ellas.

5.jpg
A lo largo de estos años de investigación en los temas de parapsicología y esoterismo he tenido oportunidad de conocer a personas con unas increíbles facultades

6.jpg
Algunas personas me han llegado ha hacer predicciones de gran acierto, lo que me hace no cerrar la puerta a que determinadas personas y en determinados momentos tengan ciertas capacidades

Uno de mis primeros libros que adquirí sobre Tarot tenía el siguiente título: “El tarot o la máquina de imaginar”, un titulo apropiado, pues el tarot es un sistema para despertar y potenciar nuestra imaginación, unas láminas en donde cada color, cada símbolo y cada línea tienen un significado, para esto me refiero a los Tarots más comunes y usados, el de Marsella y el Rider.

Existe al menos en España un gran distanciamiento entre esoterismo e investigación paranormal, pero en realidad muchos de los planteamientos y teorías que trabajamos o barajamos los que nos dedicamos a la parapsicología no son llevadas mucho más allá, dado que con toda probabilidad nos daríamos de bruces con las teorías y planteamientos esotéricos. Muchos son los que invalidan cualquier tipo de predicción, pero lo cierto es que son numerosísimos los casos de investigaciones paranormales en donde se han acudido a personas sensitivas, que mediante el Tarot u otro sistema han puntualizado datos. En muchas ocasiones se acuden a estas personas cuando se encuentra la investigación en punto muerto o no se haya manera alguna de proseguir, cuando el desconcierto es total.

Muchas veces se desacredita algo por falta de conocimiento.

3 comentarios en “El Tarot, más allá de la adivinación”

  1. Soy vidente tarotista,el Tarot es un libro de sabiduría,impecable en su sustancia, la falta de conocimientos especialmente de desarrolllo de algunos tarotistas con el propio Tarot es lo que han formado un poco la imagen de que el Tarot es una falsa .,el Tarot en su esencia debería de ser cuidadosamente respetado y valorado .

  2. Yo soy Rosaluz Lopez Ruiz y soy periodista y tarotista en la ciudad de Valdivia. Tengo 38 años edad y leo el tarot desde los 21 en la universidad, mi experiencia esoterica ha sido buena. Yo creo en el tarot y en el mundo de los espiritus.Ademas soy Wiccana.

Deja un comentario