La mente, un misterio en si misma | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Estás en la sección

Misterios

La mente, un misterio en si misma

Seguramente todos habéis escuchado alguna vez la frase: «La mente es lo más complejo que puede existir«, y es verdad, el cerebro es una máquina poderosa que no descansa nunca, porque hasta mientras dormimos, no deja de funcionar en un acto involuntario de nuestro organismo

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 10 de octubre de 2013 por Ana Belén Sánchez.

Pero como todo, esta maravillosa complejidad puede tener un lado negativo. Por ejemplo, cuando aparecen enfermedades mentales o síndromes a causa de fallos en nuestro motor, algunas tan popularmente conocidas como la depresión, la ansiedad, la esquizofrenia, la anorexia, la bipolaridad, o el síndrome de Diógenes, pero hay muchas otras enfermedades mentales que por su desconocimiento y peculiaridad no pueden dejar de asombramos ya que sus manifestaciones conforman todo un misterio.

la foto

Las enfermedades mentales o trastornos psicológicos son alteraciones de los procesos cognitivos y afectivos del desarrollo. Se puede tratar de alteraciones en el razonamiento, el comportamiento o la facultad de reconocer la realidad.

Existen numerosas categorías de trastornos mentales, con mayor o menor gravedad, yo las dividiré en dos: Trastornos Neuróticos y Trastornos Psicóticos.

Las neurosis afectan sobre todo a la percepción del sujeto sobre sí mismo y a su nivel de integración del yo, así como a sus relaciones con el entorno social y familiar pero sin desconexión con la realidad.

Las psicosis están más claramente asociadas con la enfermedad mental, sus síntomas incluyen las alucinaciones y delirios.

Se puede decir que hay tantos trastornos como individuos, por lo que enumeraré aquellos que han llamado más mi atención y, por ende, espero que capten también la vuestra:

El síndrome de Tourette

Es un trastorno neurológico que empuja a realizar movimientos y sonidos de forma involuntaria y sin un objetivo concreto, que se repiten y aumentan en situaciones de estrés.

A menudo es asociado con la exclamación de palabras obscenas o comentarios socialmente inapropiados y despectivos pero este síntoma está sólo presente en una pequeña minoría de afectados.

Nunca olvidare a una chica en el Metro madrileño diciendo disparates sin sentido de forma mecánica y acompañados de tics complicadisimos. Enseguida supe que padecía este síndrome, pero la mayoría de viajeros no, a juzgar por sus comentarios totalmente fuera de lugar.

El síndrome de Cotard

El afectado por el síndrome cree estar muerto, tanto figurada como literalmente, siente la putrefacción de los órganos o sencillamente cree que no existe.

Los pacientes creen que sus órganos se han parado, que sus intestinos no funcionan, que su corazón no late, que no tienen nervios, ni sangre en las venas, incluso tienen alucinaciones olfativas percibiendo constantemente olor a putrefacción, incluso pueden llegar a decir que tienen gusanos moviéndose sobre su piel.

No puedo dejar de imaginar lo terrible que debe ser padecer este síndrome en tus propias carnes, nunca mejor dicho.

Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

Recordáis cuando Alicia se come la galleta y crece repentinamente, pues sería algo así, ya que quienes sufren este síndrome perciben las cosas mucho más pequeñas de lo que realmente son, como si fueran miniaturas. Una silla les puede parecer del tamaño de una zapatilla. Esta visión se llama Micropsia, pero también pueden sufrir lo opuesto: Macropsia y ver todo como si fuera gigantesco, como cuando Alicia bebe de la aquella rara botella y se hace pequeña.

La distorsión no sólo afecta a los objetos, sino a la percepción del propio cuerpo. La persona puede ver que sus manos y cabeza crecen o empequeñecen como si estuviera sufriendo una metamorfosis. Terrible ¿No?

La Pica

Es un trastorno que afecta a la conducta alimentaria y que se da sobre todo en niños. Incita a las personas a comer tierra, pintura, cristales, tiza, ceniza, pegamento, papel, y un sin fin más de apetecibles sustancias.

Buscando causas, algunos creen que estaría relacionada con la necesidad del organismo de ingerir ciertos minerales que están faltando en su dieta, pero esto no esta comprobado y la causa sigue siendo misteriosa, aunque se sabe que en África, por ejemplo, la tierra se vende como producto comestible ya que tiene varios efectos saludables: desintoxica, es digestiva y es un buen suplemento nutritivo, especialmente en casos donde la gente no tiene otra cosa para comer.

Síndrome de Capgras

Este mal ocasiona que la persona esté firmemente convencida de que uno de sus familiares está siendo reemplazado por alguien físicamente idéntico. Sería algo así como «La invasión de los ultracuerpos«.

El nombre viene de su descubridor, el psicoanalista Joseph Capgras, quien notificó el primer caso conocido: el de una anciana que de pronto creyó que un impostor había suplantado a su marido… Primero se negó a dormir con él, y al día siguiente fue a denunciar la conspiración a la policía, donde fue atendida por el Jefe Górgory de turno, quien la derivó al mencionado psicólogo.

Síndrome de Fregoli

Parecido al anterior, pero al revés: la persona afectada cree que diferentes personas son en realidad una sola que va cambiando de aspecto y cambiando de rol, todo ello con algún fin misterioso.

Síndrome de la mano ajena

Quien padece este síndrome conocido también como «de la mano anárquica«, pierde la conciencia sobre una o ambas manos y, a pesar de que puede sentir con ellas, cree que no le pertenecen.

Estas manos intrusas suelen realizar acciones por cuenta propia, tales como apropiarse de lo ajeno, agredir a una tercera persona o desabotonar la ropa de otro sin pretenderlo, como si se tratase de un miembro con doble personalidad.

Sería lo opuesto al síndrome del miembro fantasma, cuyos afectados sienten que aún tienen control sobre una mano o pierna que se les amputo.

Muchas veces el afectado llega a creer que su mano está poseída por un espíritu maligno.

foto 2

Prosopagnosia

Es una enfermedad donde todas las caras que se ven son las mismas porque se hace imposible asociarlas a cada persona. Incluso si el afectado se ve en un espejo, tampoco se reconoce a sí mismo. Para poder identificar a los seres queridos, los enfermos de prosopagnosia se concentran en otras claves, como el cabello, la voz, la forma del cuerpo, el olor u otros detalles distintivos.

Imaginad por un momento lo que debe ser llegar a casa y no reconocer a vuestras familias, verlos siempre como extraños, que actos tan cotidianos como recoger a tus hijos del colegio no sean factibles ya que no sabríamos distinguirlos entre el resto de niños.

Apotemnofilia

Se trata de una enfermedad psiquiátrica en la que el individuo siente un deseo irreprimible de amputarse una o varias extremidades porque no las considera parte de su cuerpo. Los afectados narran que sienten envidia cuando ven una persona amputada, incluso se han documentado casos de individuos que se han dejado atropellar por un tren o se han autolesionado provocándose heridas tan graves en sus extremidades que los médicos han tenido que amputarlas.

Al tratarse de un trastorno de identidad de la integridad corporal, también puede existir el deseo de querer ser sordo, invidente, paralítico y, en algunos casos, utilizan muletas o sillas de ruedas para fingir que son discapacitados. No hace mucho todos hemos podido leer en los periódicos el caso de una mujer que se ha hecho operar para ser paralítica, deseo que tenía desde la infancia.

Psicosis Wendigo

Estado mental en el cual se desarrolla un apetito insaciable por comer carne humana incluso cuando hay otros alimentos a su disposición, que suele producirse a causa de haber practicado el canibalismo en situaciones de estrés donde no hay alimentos. Esta psicosis es identificada como un síndrome de cultura determinada, el cual es una combinación de síntomas psicosomáticos y psiquiátricos que pertenecen a una enfermedad reconocible sólo en una sociedad o cultura como el caso de los Aghori en India (véase mi primera colaboración en la revista).

El conflicto moral en este caso radica en el hecho de que el Wendigo fue una persona, quien por padecer de hambruna recurrió al canibalismo para sobrevivir.

La locura compartida por dos

Es un raro síndrome psiquiátrico en el que un síntoma de psicosis paranoica o delirante es transmitida de un individuo a otro (todos tenemos ahora mismo en la cabeza el cruel asesinato de Asunta, que aunque aun en investigación bien podría tratarse de un caso representativo de locura compartida por dos).

El mismo síndrome compartido por más de dos personas puede llamarse folie à trois, folie à quatre, folie à famille o incluso folie à plusieurs (locura de muchos fácilmente entendible si pensamos en suicidios colectivos de integrantes de sectas, por ejemplo).

Existió el caso de una mujer que comenzó a ver insectos que se le subían por el cuerpo y estaban por toda su casa. Con el tiempo, su esposo también comenzó a verlos, pero cuando su médico les pidió que recogieran algunos y los llevaran al consultorio, la pareja apareció con un frasco de vidrio lleno de cabellos, hilos y migas de pan. Una vez que el esposo fue separado de su mujer, dejó de ver los insectos.

Síndrome del Huésped Fantasma

La persona que sufra este trastorno, pensará que su casa está ocupada por alguien que de alguna forma, consigue ocultarse para no dejarse ver. Aún así, el enfermo tendrá la idea delirante de que detecta a su curioso ocupante, ya sea viendo su reflejo en un espejo o escuchando el televisor encendido.

Síndrome de Münchhausen

Se caracteriza por inventarse y fingir dolencias o incluso provocárselas a sí mismo mediante la ingesta de medicamentos o autolesiones, todo ello con el fin de llamar la atención de los médicos y ser tratado como un enfermo. Tal vez la variante más peligrosa sea el «Síndrome de Munchausen por poderes«, donde una madre puede simular síntomas de enfermedad en su hijo añadiendo sangre a su orina o heces, dejando de alimentarlo, administrándole secretamente fármacos que le produzcan vómitos o diarrea para que el niño se ponga enfermo, mientras ella se deja ver como una madre abnegada en el cuidado de su hijo.

Koro

Es un tipo de trastorno mental que sólo se da en China. El enfermo cree que su pene se va reduciendo progresivamente hasta invaginarse en el abdomen y causar la muerte. En un 30 o 40% de los casos el enfermo tiene asociada una depresión, pero el resto no tienen ninguna otra patología.

Amafufunyana

Este es un desorden descrito entre los Xhosas y Zulús. Quienes sufren este mal dicen escuchar voces agresivas que hablan en otros idiomas y que provienen de sus propios estómagos.

Los afectados pueden incluso cometer suicidio. Las personas creen que se produce producto de un embrujo donde se le ha dado secretamente a la victima una poción hecha a base de hormigas que se han estado comiendo un cadáver enterrado. Se dice que hubo un caso que afectó a 400 niños de una escuela, a quienes se les hinchó el vientre y mostraron una conducta extraña: Corrían sin control con los ojos en blanco y haciendo ruido y golpeando todo a su paso. Uno de los profesores informó que al apretar las barrigas de los niños se podían oír claramente voces zulúes diciendo que estaban en posesión de los estudiantes.

Síndrome del acento extranjero

Después de un infarto, un golpe fuerte o una infección cerebral pueden aparecer secuelas como sería el caso de este síndrome, en el que el afectado, y al salir del coma, hablara su idioma como si fuese una persona de otro país.

Esta documentado que durante la Segunda Guerra Mundial una mujer noruega, que había sufrido daños cerebrales a causa de heridas de metralla, se despertó tras la operación a la que fue sometida con un fuente acento alemán. Este transtorno, que en muchos casos es reversible no provoca grandes problemas, ya que simplemente modifican sus patrones del habla, alargan algunas sílabas o se vuelven incapaces de pronunciar determinados sonidos, aunque no hace falta mucha imaginación para comprender que al menos debe crearte un problema de identidad.

Negligencia hemisférica

Es el deterioro de los centros visuales de un lado del cerebro que provoca que el enfermo sólo vea la mitad de las cosas. Estos pacientes sólo comen, por ejemplo del lado izquierdo del plato, escriben en el lado izquierdo del folio o se atan sólo el zapato izquierdo.

Ceguera al movimiento

El paciente ve bien los objetos estáticos, pero no percibe el movimiento. Si echa el café en una taza, capta sin problemas la cafetera, el plato, la taza… pero el chorro aparece ante sus ojos como una columna helada e inmóvil. Los pocos casos conocidos se han producido tras un accidente cerebro-vascular.

Tricotilomanía

El enfermo tiene la necesidad compulsiva de arrancarse el pelo de todo el cuerpo, tanto de la cabeza, como de las pestañas, piernas… Es un mal que padece cerca del 1% de la población mundial, por lo que todos conocemos a gente que lo hace aunque no nos lo cuenten.

Síndrome de Stendhal

Tengo que reconocer que este me es familiar y es muy posible que lo haya sufrido en más de una ocasión. Consiste en tender a sentir un placer anormal mientras contemplas un gran número de obras de arte en un pequeño espacio de tiempo. Sentirás que aumentan los latidos del corazón hasta el punto de llegar a tener confusión y mareos.

Exploding Head Syndrome

Se le conoce por “síndrome de la cabeza explosiva”.

Las personas que son diagnosticadas por este desorden médico dicen que tienen un fuerte ruido dentro de la cabeza. Aunque esto puede ocurrir en cualquier momento, es más común que ocurra durante el sueño. El estruendo de algunas personas puede ser en forma de una explosión de artillería de gran alcance, mientras que para otros puede ser una especie de rugido o un grito.

La lista es interminable, y ni que decir tiene que a cualquiera de nosotros se nos puede desencadenar un síndrome o enfermedad mental a pesar de que nos creamos a día de hoy completamente cuerdos.

Por suerte, la rehabilitación funciona. La medicación y el tratamiento multidisciplinar con psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, educadores… logran librar de la mayoría de los síntomas a buena parte del colectivo de enfermos. Sólo falta más apoyo social y abandonar las viejas creencias sobre las limitaciones de las personas con enfermedad mental.

Las enfermedades mentales desgraciadamente crean un rechazo casi mayor que las enfermedades infecciosas y precisamente lo que necesita una persona con problemas mentales es todo lo contrario al aislamiento, necesitan ayuda, amor y comprensión de otras personas y si lo pensáis un poco no es muy diferente a lo que necesitamos todos.

  • author's avatar

    Por: Antiguos Colaboradores

    En este apartado queremos reconocer la labor de los antiguos colaboradores que han aportado sus trabajos a Mundo Parapsicológico:

    Aída Molina Pallé.
    Álvaro Anula Pulido.
    Ana Belén Sánchez.
    Anabel Reyes.
    Argentina Barbero.
    Ángel Briongos Martínez.
    Angel Jorge Mínguez Peromarta.
    Daniel Hernández Mondurrey.
    Daniel Odriozola Navarro.
    David Madrazo.
    Enmanuelle Laínez.
    Francisco Javier Pérez.
    Francisco José Fernández García.
    Héctor Quiroz Aguilera.
    Javier Pérez Campos.
    José Antonio Roldán Sánchez.
    José Manuel Frías.
    José Navarro.
    Juanca Romero Hasmen.
    María José Fernández.
    Mario Magaña.
    Mario Ortega.
    Marisol Roldán Sánchez.
    Miguel Ángel Segura.
    Nuno Alves.
    Óliver Fernández Avellaneda.
    Purificación García Martínez.
    Ruth Peinado.
    Victor Martínez García.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Raquel e Iria: Las brujas de San Fernando
    Mitos del microondas
    Radiestesia y pendulogía
    Las leyendas paranormales de la Casa de Castril
    Experiencias extrañas en Toledo (España)

    Ver todos estos posts del autor

 

Publicado por el día 10/10/2013

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2019 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.