La multiplicación del vino de Alcobendas | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Estás en la sección

Misterios

La multiplicación del vino de Alcobendas

Poca gente lo sabe, pero la localidad madrileña de Alcobendas fue protagonista de un suceso paranormal calificado como milagro y que, por poco común, resulta ser muy curioso a la par que desconocido: La multiplicación del vino de Alcobendas. Y es que lo que hace curioso este caso es que contó con certificación y multitud de testigos in situ, tanto vecinos como autoridades del lugar. Además, el recipiente objeto de la historia se encuentra a la vista de todo aquel que desee visitarlo

El suceso

«Doy cuenta a V.m. cómo habiéndose celebrado la festividad de Nuestra Señora de la Paz, ermita de esta villa, ayer domingo veinte y cuatro del corriente, uno de los priostes que celebraban la fiesta para el gasto dispuso en su casa una tinajilla de vino hasta cosa de diez arrobas, y siendo así que se gastó la víspera y día todo lo que fue menester, y estando por la noche última de la fiesta con muy poco vino, que dicen habría cosa de media arroba en ella, esta mañana, día de la fecha de ésta, se halló la tinaja en el mismo ser que la puso el primer día, con las diez arrobas de vino. El prioste dio noticia de que era milagro lo que había sucedido en su casa. Concurrió tanta gente, así de esta villa como de Madrid, que se continuó por espacio de más de cinco o seis horas sacando vino con cuartillas, jarros, bebiendo toda la gente, que fue mucho el concurso. Me dieron cuenta de este caso y estuve más de dos horas viendo sacar el vino, acompañándome la justicia, sacerdotes, religiosos y escribanos de esta villa, y a mi parecer se sacarían, según la cuenta que hubo, más de treinta arrobas, haciendo poco vacío la tinaja, y después de tanta máquina de vino, que ha sido en cantidad considerable, se quedó buena parte en la tinaja. La he hecho guardar y para disponer lo que más convenga del servicio de Dios, honra y gloria suya.»

25 de enero de 1677, en plenas fiestas en honor de la patrona de Alcobendas, la Virgen de la Paz. Antiguamente era tradición que uno de los vecinos, cada año uno diferente, organizase las fiestas para el resto del pueblo. Aquel año le tocaba a D. Juan Perdiguero Peñalosa. El origen de la devoción a la virgen data del s. XI, cuando se apareció a una joven pastora en un paraje donde actualmente se sitúa la urbanización La Moraleja.


Figura de la Vírgen de la Paz en procesión (https://www.alcobendas.org/)

D. Juan, generoso, hizo llenar una vasija de 12 l, de vino para invitar a todo aquel que quisiese festejar las fiestas en su domicilio. Pero tras tres días donde habían pasado según él unas trescientas personas por su casa, el vino comenzó a escasear y este comenzó a preocuparse, pues al día siguiente, el 25 de enero, era el día principal de las fiestas y no tenía ya con que regar esta fecha señalada. Triste, se fue a la cama a descansar.

A la mañana siguiente, temprano, Juan reza a la virgen y suplica, según él, lo siguiente: “Virgen Santísima, yo os he hecho la fiesta con mucho gusto y no me ha faltado cosa alguna, porque me ha sobrado de mis prevenciones, con la mucha gente que ha habido, juzgando me faltara». Estando ya listo para afrontar el día, se acerca al recinto donde estaba la tinaja y, por sorpresa, descubre que del fondo comenzó a manar vino, hasta, según su testimonio, estar llena salvo 4 dedos. Según el, la vasija “parecía una fuente“.

Llamó a gritos a su mujer y salió corriendo a avisar a todo el gentío que se encontraba por los alrededores para comprobar el milagro. Según los testimonios de la época, debidamente registrados por el cronista de la Villa, estuvo sirviendo vino desde las seis de la mañana hasta las once a más de 600 personas, entre los que se encontraba el Juez, clérigos, gobernantesSegún los cálculos de los presentes, pudieron salir alrededor de “100 arrobas de vino (120 litros)”.


Tinaja original custodiada en la Ermita de la Vírgen de la Paz

A las 11.30 de la mañana, según las crónicas oficiales del escribano de la Villa, las autoridades dieron orden de que todo el mundo saliese del lugar y precintaron el recinto hasta que llegase el Vicario. Tras llegar e inspeccionar la tinaja ante notario y cronista, dio fe del milagro mediante juramento de 29 testigos. El 1 de abril de aquel mismo año, en la ciudad de Toledo, el suceso fue declarado milagro por las autoridades eclesiásticas tras el correspondiente proceso.

El documento íntegro de 142 páginas se encuentra depositado en la actualidad en el fondo del Archivo Municipal de Alcobendas. En él se detalla exhaustivamente, por el cronista de la Villa, lo que aquel día ocurrió. El documento puede descargarse aquí para que, como siempre, cada lector juzgue por sí mismo.

Carlos IV, interesado súmamente en el milagro, hizo encargar una copia del documento que actualmente se encuentra en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid.

También se puede visitar el lugar donde se produjo el milagro, donde exíste una placa conmemorativa, situado en la Calle Pablo Picasso, 22. La tinaja original se encuentra custodiada en la Ermita de Nuestra Señora de la Paz, situada en la Calle de la Begonia, 277.

Aunque guardando las distancias, existe un precedente milagroso relacionado con el vino y el autor fue el mismísimo Jesús de Nazaret en el famoso paraje de las Bodas de Canaá. Algunos negacionistas de lo paranormal atribuyen dicho milagro a una tinaja inventada por de Herón de Alejandría en el S. I, la cual contiene diferentes compartimentos que, efectivamente, emulan el hecho, pero ni mucho menos eso implica que la multiplicación del vino de Alcobendas fuese realizada mediante dicha técnica. Principalmente porque la tinaja original no cuenta con dispositivo alguno, y tampoco coincide temporalmente con la época de Jesucristo. Se trata, como siempre, de un invento muy curioso e interesante pero utilizado, mejor dicho, mal utilizado, por los negacionistas para autoconvencerse de la no existencia de lo paranormal.


Jarra inventada por Herón de Alejandría, usada para realizar trucos de ilusionismo

No debemos caer en la trampa de la respuesta fácil. No podemos ser categóricos de un lado ni hacia un lado ni hacia el otro, pero si admitir que, en muchas ocasiones y dadas las evidencias, algo extraño se hizo presente aquel día 25 de enero en la bonita Villa de Alcobendas.

 

Publicado por el día 05/10/2019

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2019 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.