Para comenzar a hablar de este insólito lugar debemos remontarnos a la época romana, donde esta isla era el enclave perfecto para aislar a los moribundos por la peste, menester que se repitió en la edad media con la misma crueldad

En la isla los cadáveres eran incinerados a toda prisa a la espera de la siguiente remesa, que no tardaba en llegar, puesto que Poveglia, por orden de la iglesia, se convierte en un auténtico vertedero humano. Se calcula que, entre cadáveres y moribundos, por la isla pasaron la friolera de 160.000 personas.

1.jpg
Fosas comunes en Poveglia

En 1922 se funda el psiquiátrico de la isla, pensado para aislar a los enfermos mentales problemáticos y, casualmente, estos fueron los primeros que dieron la voz de alarma sobre las apariciones, voces o lamentos de, en teoría, los fallecidos en el lugar a causa de las pestes.

El psiquiátrico, famoso por su crueldad con los enfermos, gozaba de impunidad por parte de las autoridades. No obstante, el director, con fama de hombre malvado, se suicidó tirándose por el campanario, visible en toda la isla. Desde entonces, no han sido pocos los testigos que han visto al doctor vagando por las hoy ruinosas instalaciones.

2.jpg
Poveglia

Hoy en día, como si de algo cotidiano se tratase, siguen llegando restos humanos provenientes de la isla a la costa de Venecia. Los pescadores, temerosos de su trágico pasado, temen pasar cerca del enclave. Tan solo sus dueños y los trabajadores de los viñedos que hoy en día existen en el lugar se atreven a pisarlo.

3.jpg

Un comentario sobre “Poveglia, la isla de los muertos”

Deja un comentario