Rodén posee un encanto especial, como una voz que clama que se le recuerde para que no caiga definitivamente en el olvido. A su lado, el Rodén nuevo, dos pueblos con un mismo nombre, el viejo y el nuevo, uno abandonado como tantos otros por las cruentas batallas de la guerra civil española, ambos pertenecientes al ayuntamiento de Fuentes de Ebro, provincia de Zaragoza

Hablamos en ocasiones de pueblos fantasma, de aquellos que supuestamente son víctimas de lo paranormal: voces o ecos de guerra, de situaciones trágicas, de melancolía o de tristeza, palabras en verso psicofónico que ocasionalmente impregna nuestras grabadoras… Dejando de lado que la mayoría de estas imitaciones de sonidos que creemos se corresponden con máquinas, vuelo de aviones, disparos o cualquier otro sonido análogo son errores, lo cierto es que no es necesario irse a ninguna de las “mecas” clásicas del misterio como Belchite, pueblo castigado por la guerra civil, pues en España otros muchos pueblos sufrieron la misma suerte y, no obstante, no son cunas psicofónicas ni de misterio, tal vez por que los investigadores les han dado la espalda o tal vez por que en realidad el fenómeno tenga mucho que ver con nuestra mente, tal vez sea atraído por nosotros según nuestra predisposición.

Hay pueblos condenados al olvido donde ni siquiera las voces paranormales hablan, lugares abandonados como Rodén, donde viviendas y castillo se han fundido con el paisaje y donde apenas queda nada. Sin embargo, hace un tiempo, algo me atrajo a visitarlo, pero hasta sus fantasmas, si es que alguna vez han estado en Rodén, parece que hayan marchado, ahora solo quedan unas ruinas, cobijo de serpientes y alimañas.

roden_cartel

Como en otros, casos su precaria situación no se debe únicamente a la batalla, si no a la expoliación de materiales para otras construcciones, por lo que hoy ya no queda nada que llevarse y sus piedras parecen malvivir en muda congoja.

Siendo tal el grado de destrucción de Rodén durante la guerra, fue más sencillo edificar un pueblo nuevo que rehacer el antiguo.

Un angosto camino nos lleva hasta cerca de Rodén, desde donde podemos divisar las ruinas de su castillo que, aun pareciendo a lo lejos de grandes dimensiones, lo cierto es que es bastante pequeño, donde entre sus ruinas sopla el fuerte viento característico de la zona. Pasear por lo que queda de sus calles o de sus edificaciones es pasear entre escombros, apenas si quedan algunas edificaciones abandonadas a su suerte y esperando desplomarse, aun así, sigo sintiendo belleza, tal vez por que mí condición me hace percibir encanto allí donde la mayoría no lo ve.

roden_ruinas

Aquí en Rodén no hay historias de fantasmas, pero este pueblo tampoco las necesita, pues en sí ya es bastante fantasmal, y para que estas historias se creen hace falta alguien que las invente, y no digo que todas las leyendas y testimonios de sucesos paranormales sean invenciones, ¡para nada! si no… ¿Qué haría yo investigando y visitando estos lugares? pero en este momento me ha venido a la mente la historia, la leyenda de la niña del campanario de Belchite, una aparición fantasmal que, según algunos, se aparece en el campanario de la iglesia como rememorando su final, sin embargo, y a pesar de que no son pocos los testimonios que aseguran haberse encontrado con “ella”, lo cierto es que es una invención, incluso he tenido oportunidad de entrevistar a quien dio pie a tal leyenda, luego las personas se han encargado de agrandarla y darle vida yendo de boca a oído.

roden_vista

Poco más me queda por decir de Rodén, las pruebas psicofónicas fueron nulas, nadie desde ese otro supuesto lado quiso hablarme, aunque tampoco es de los lugares más idóneos para realizar pruebas psicofónicas teniendo al lado el pueblo nuevo la autovía y las vías del AVE generando ruidos y con un viento que arrastra otros tantos sonidos y voces.

El presente artículo pretende ser homenaje a tantos enclaves, a tantos pueblos en abandono que esperan ser redescubiertos, tal vez entonces el misterio se haga presente, pero pese a todo me sigue pareciendo un lugar de gran belleza.