En el año 79 d.C. durante el reinado del emperador Tito, Pompeya, ciudad italiana, fue destruida por la repentina erupción del volcán Vesubio. La ciudad recibió una lluvia de cenizas y vapores de azufre asfixiando a sus habitantes

Las excavaciones en Pompeya continúan revelando una ciudad conservada en muy buen estado. El Museo Marítimo de Barcelona muestra una exposición con más de doscientas piezas originales, esta exposición permanecerá hasta el día 20 de octubre, posteriormente se trasladará a Salamanca, Madrid y otras ciudades de España.

Entrada al museo marítimo de Barcelona

Deidades mitológicas expuestas
Vasijas de Pompeya
Dios Baco, encontrado en Pompeya.

Una exposición sumamente interesante para los amantes de la arqueología, unas excelentes muestras de los hallazgos encontrados en Pompeya, cabe destacar el documental que se proyecta durante la visita producido por la BBC, una exposición que desde luego se hace corta, y me pregunto; ¿Se sucederán fenómenos de índole paranormal en Pompeya? Un lugar de seguro idóneo para la investigación psicofónica.

Contenido extra (14/04/2015)

Localización de Pompeya

2 comentarios en “Un día en Pompeya”

  1. Es casi imposible creer ke dentro dee stas "estatuas" haya una persona, un habitante de Pompeya.  Buena nota y buen comentario. Lo de los perros no lo sabía.

  2. Yo estuve en Pompeya en el año julio de 1994. A los amantes de la historía y más concretamente de la historía del arte, se darán cuenta lo avanzados que estaban estas gentes con respecto quizás a otras civilizaciones que habitaban otros lugares del interior o también de pueblos marítimos de la época. Era un lugar donde el comercio y el intercambio de culturas era un continuo, pero si algo resulta curioso es el número de farmaciás y de prostíbulos que habían construido allí. Los marineros llegaban cansados y muchos querían los servicios de las mujeres pompeyanas, así que entraban en unprostíbulo y como el idioma, no era el mismo, para entenderse, en las paredes de aquellas casas de citas habían pintados en la pared diferentes posturas para realizar el amor. El cliente sólo tenía que señalar cual era la que quería realizar y en una especie de literas de piedra satisfacian sus deseos. De intimidad no había mucha ya que el lugar no era muy grande y a veces varias parejas se encontraban a la vez en el local y además eran muy listos porque justo al lado de estas casas de citas estaban las "farmacías" bien para vender ungüentos para poder satisfacer más sus deseos (a modo de afrodisiacos) o bien, para poder poner remedios a muchas de las enfermedades sexuales que se transmitían. Sabían hacer cerveza, tenían lugares donde podían mantener hielo y las bebidas frescas- Todo se lo hacían ellos molinos para el aceite, para poder chafar semillas y hacer harina para el pan etc.. Las casas o lo que quedan de ellas estaban pintadas con un estilo propio y ornamentos propios, se distinguían las diferentes clases sociales. Pompeya era un ciudad muy prospera pero el Vesubio, lo destrozó todo. Ahora se conservan pocos restos, pero lo más sorprendente es ver como personas humanas con diferentes posturas, una durmiendo plácidamente, un señor sentado tapándose la nariz y la boca, una mujer embarazada, etc… sucumbieron al volván sin darles tiempo a reaccionar y se quedaron petríficados, en el interior de esas figuras de piedra están sus huesos. Eso me impresionó mucho. A parte de una gran colección de objetos y utensilios usados para el comercio y para uso doméstico (vasijas, platos, cuencos, etc…) también petrificados. Es un lugar bonito de ver, sobretodo, para darnos cuenta de la devastación del volcán. Y un dato curioso. Pompeya no es sólo de los turistas que vienen a visitarlo. Allí habitan más de 50 perros que se han hecho los amos del lugar y nadie los saca de ahí. Son los dueños de los restos de la bella Pompeya. Os recomiendo que vayais allí y lo veais con vuestros propios ojos. Un saludo.

Los comentarios están cerrados.