Cuentan que los Yazidis adoran al que los musulmanes llaman Shaitán (Satán) bajo el nombre de Tawûsê Melek, el cual intercedió por Adán, negándose a someterse a Dios

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 16 de abril de 2014 por Mario Magaña.

Una algarabía de niños juegan entre gritos alrededor de alguien. Al acercarse pudo contemplar la escena. Aquel niño, encerrado dentro de un círculo era atacado y burlado por el resto sin que éste pudiera hacer nada. Solo llorar aterrorizado e impotente. Aquel círculo, como si fuera una fuerza invisible y cruel lo mantenía dentro y no había nada en el mundo que pudiera evitarlo…

¿Que sucede?

Es un Yazidi… ¡No puede salir del círculo!

Yezidis

Algunos autores aseguran que son adoradores de Dios, pero que veneran de igual manera a Tawûsê Melek, cuyo papel es el de ayudar a realizar las tareas por él encomendadas. De igual manera lo describen como Lucifer, un ángel caído que consiguió la gracia y el perdón de Dios asignándole la tarea de administración del mundo y conducir las almas hacia la liberación del cuerpo.

Sus textos sagrados son: El “Libro de la Liberación” y el “Libro Negro“.

El origen del nombre de los Yazidi

Esta Secta es posible que proceda del Dios Persa llamado Yazman. Las primeras referencias corresponden al S. XII. Es una comunidad que fue casi exterminada a manos de los Turcos Otomanos y de los príncipes musulmanes kurdos allá por el S. XIX, pero que hoy en día habitan las regiones del Kurdistan, Armenia y el Caucaso.

Su religión quizá de origen antiquísimo bebe de otras creencias tales como el Zoroastrismo e incluso el Mitraismo, así como de los ancestrales cultos a la naturaleza.

Ellos no creen en la bondad o maldad de Dioses y Demonios, para ellos esos conceptos están fuera de toda naturaleza. Lo existente es enjuiciable en ese sentido y es solo el pensamiento humano la raíz de toda fuerza buena o mala. El Bien y el Mal habitan solo en el hombre y es esa visión humana la que nos separa de “lo natural”.

Quizá por eso el Dios Tawûsê Melek es representado como la “sabiduría cósmica de los mil ojos“. Como una neutralidad omnisciente que todo lo llena. Es representado por el Pavo Real y por el color azul, color éste que es considerado Tabú y no puede ser usado.

Los Yazidis se consideran descendientes de Adán (y no de Eva) y adoran a los cuatros elementos (Tierra, agua, aire y fuego), los cuales están presentes en algunos de sus tabúes, tales como no escupir ni verter agua caliente en el suelo, de tal forma que si cualquiera de estos líquidos son tocados por las personas estarían ofendiendo a los espíritus o almas que habitan en ellos.

CIRCULO

Es curioso también que entre sus representaciones sagradas se haya la Serpiente. Justamente el animal (encarnación de Satán) que tentó a Eva. Un animal maldito, en todo caso, para casi todas las tradiciones provenientes de la media Luna Fértil (incluida la Judía y por ende la Cristiana y Musulmana).

Es quizá, por todo ello, que toda esta iconografía y culto observado de un ángulo neófito haya aportado esa aureola a los Yazidis y sean desde hace siglos nombrados como “Adoradores de Satán“. Sea como fuere, la importancia del estudio de este grupo religioso radica en la pureza que han sabido mantener con los siglos, y más teniendo en cuenta que son herederos de costumbres y creencias ancestrales que en algún momento existieron antes de la llegada de los musulmanes y, que con firmeza, no ha sucumbido ante el Islam. Un caso aislado e interesante desde el punto de vista Antropológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*