Los hechos ocurrieron hace unos 17 años, aproximadamente, y son absolutamente reales, doy fe de ello

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 13 de noviembre de 2006 por Daniel Odriozola Navarro.

En cierta ocasión, un sábado a la mañana, tres amigos de mi cuadrilla se juntaron para salir de excursión a un monte de Navarra. Yo también quería haber ido pero, por motivos de otra índole no pudo ser.

El caso es que cuando se encontraban subiendo cierto monte, comenzó a llover. Dado que la lluvia no era muy fuerte, decidieron continuar subiendo y confiar en que mejorase el tiempo. Lejos de eso, la lluvia arreció, y se convirtió en un auténtico chaparrón.

No les quedó más remedio que buscar algún sitio para guarecerse. Al poco tiempo encontraron una construcción, como una especie de granero. La descripción que me hicieron de él fue, aproximadamente, la siguiente: Estructura rectangular de cuatro paredes, de unos 30 metros de largo y unos 7-8 metros de ancho (Tengo que reconocer que no se ponen entre ellos muy de acuerdo en estas medidas…), el techo, de ladrillo, en “V” invertida. En la entrada, grande, no había puerta.

Al entrar al interior comprobaron que había dos pisos. Al piso superior únicamente se podía acceder por una escalera recta que se encontraba colocada en mitad de la superficie del piso de abajo. Si uno quería ver lo que había en el piso superior, debía de subir por esa escalera y acceder por un hueco, cuadrado, abierto en el suelo del segundo piso. Por lo demás, el granero estaba limpio.

El caso es que mientras mis amigos estaban en el umbral de la puerta de acceso al granero, oyeron unos ruidos en el piso de arriba, como si se estuviera arrastrando un mueble. Ante el sobresalto, uno de ellos decidió subir por la escalera y mirar a través del hueco. Únicamente había una silla en una esquina de la planta. Nada, ni nadie más.

Bajó nuevamente y se lo contó a los otros dos amigos. Evidentemente, los tres amigos estaban absolutamente mosqueados…

A los pocos minutos, nuevamente, se escuchó el mismo arrastre de muebles en el piso superior. En este caso fue otro de los amigos quien se decidió a subir y mirar.

Efectivamente, allí estaba la silla, y nada –ni nadie- más. Cuando miró otra vez a la silla, observó algo increíble: ¡La silla, movida por “alguien” comenzó a arrastrarse a toda velocidad en dirección a mi amigo!

Hay un detalle importante: la silla no tenía ruedas ni nada que pudiera hacer pensar que se deslizaba. Era una silla de madera con cuatro patas. Por eso, cuando ese “alguien” o “algo” la arrastraba, (literalmente LA EMPUJABA), se oían esos ruidos.

El caso es que cuando faltaban 4-5 metros para que la silla se estrellase contra la cabeza de mi amigo, éste se agachó y quiso bajar a tanta velocidad que terminó por caerse literalmente de la escalera. Ante los gritos de horror de este testigo, los otros dos amigos cogieron las mochilas y, ya los tres juntos, salieron del granero a la máxima velocidad que les permitían sus piernas.

Yo he hablado con ellos de esto muchas veces, pero cuando intento indagar algo más con la persona que vio moverse la silla (Ahora ya no se pone a temblar, pero pasó unos meses realmente asustado), siempre terminamos con la mismas preguntas: ¿Quién, o qué era lo que movía la silla? ¿De dónde procedía?

  • author's avatar

    Por: Antiguos Colaboradores

    En este apartado queremos reconocer la labor de los antiguos colaboradores que han aportado sus trabajos a Mundo Parapsicológico:

    Aída Molina Pallé.
    Álvaro Anula Pulido.
    Ana Belén Sánchez.
    Anabel Reyes.
    Argentina Barbero.
    Ángel Briongos Martínez.
    Angel García.
    Angel Jorge Mínguez Peromarta (RIP).
    Antonio Ceniza.
    Antonio Luís Moyano.
    Cristian Puig Sanz.
    Daniel Hernández Mondurrey.
    Daniel Odriozola Navarro.
    David Madrazo.
    Enmanuelle Laínez.
    Francisco Javier Pérez.
    Francisco José Fernández García.
    Héctor Quiroz Aguilera.
    Javier Pérez Campos.
    Jessica Luque Camacho.
    José Antonio Roldán Sánchez.
    José Manuel Frías.
    José Navarro.
    Juan Angel Rubio.
    Juanca Romero Hasmen.
    Marc Riera Fort.
    María José Fernández.
    Mario Magaña.
    Mario Ortega.
    Marisol Roldán Sánchez.
    Miguel Ángel Segura.
    Minerva Casales Labrador (RIP).
    Nuno Alves.
    Óliver Fernández Avellaneda.
    Purificación García Martínez.
    Raúl Barranco García.
    Ruth Peinado.
    Vanesa Sánchez.
    Victor Martínez García.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Raquel e Iria: Las brujas de San Fernando
    Mitos del microondas
    Radiestesia y pendulogía
    Las leyendas paranormales de la Casa de Castril
    Experiencias extrañas en Toledo (España)

    Ver todos estos posts del autor

11 comentarios en “Crónica de un fenómeno poltergeist violento en Navarra”

  1. A mi me paso que vivía en un edificio, vivía en el 2do piso, entonces siempre escuchaba como que en el piso de arriba movían muebles, caían canicas (bolillas para jugar), y sonido de tacones.
    Antes solía vivir una pareja y yo era consciente de ello. Una noche como las muchas que hacían el ruido, me enoje e intente comunicarme pero nadie me atendió.
    Espere hasta el otro día para comunicarme con el portero para que me de una explicación, y me dijo que la pareja solo había vivido unos meses, y que ya hace mucho que nadie vivía arriba.
    OMG ME QUERIA MORIR.
    Eran ruidos reales, yo lo se, yo sentía como caminaba la persona con esos tacones, sabia mas o menos en donde podía estar, o cuando movían muebles imaginaba si estaban moviendolos cerca de mi cuarto, encima mío, o en otra habitación.
    Es muy raro. MUY RARO. Esto solo lo he comentado con mi familia y algunos amigos, no quisiera asustar a nadie pero esto siempre me llamo la atención, que seria no?

  2. VERDADERAMENTE ME ENCANTA ADEMAS ME GUSTA MUCHO LA PELICULA POLTERGUEIST Y TANBIEN ESTE FENOMENO SOBRENATURAL

  3. yo tambien he hecho mis investigaciones,pero digamos que separe un poco xq “el que busca encuentra”y de un tiempo para aca me han sucedido cosas extrañas y estoy realmente confundido a veces pienso que ellos no les gusta que los investiguemos muy a fondo no lo creen?

  4. Es una historia muy interesante yo si creo mucho en espíritus y me parece que preguntarse kien o que solo c contestaria con regresar ahi y preguntarlo

  5. me parece muy bueno tu relato,yo soy un fanatico de esos casos y te dire que han habido muchos peores. me acuerdo de uno que hubo en españa y tengo la direccion y todo de un suceso en el cual una mujer joven que murio en su casa por estar jugando la uija a los meses se abrian las puertas solas y hasta una foto de ella pegada en la pared de su casa se quemo por toda la mitad.

  6. Me parece mui interesante este articulo ya que es un poquito acojonante yo tambien pienso que ai hubo una presencia de un ser o alguien que queria defender lo suyo por eso este ser lo unico que queria era que se fueran de su casa..
    si tu tienes una casa no creo que te gustaria que se instalara alguien mientras as salido a por el pan, periodico, pues eso este ser queria defender lo suyoo!!
    saludos

  7. Hola, Jose Ramon.
    Puede que tenas razón. No me quiero ni imaginar quién limpió o se dedicó a cuidar ese granero (por lo tanto, tenía un dueño…).
    A mí sí me hubiera gustado estar en el momento en que pasó esto, pero también hay momentos en que pienso en que es mejor dejarlo y no haber visto nada.
    De todas formas, “El que busca, lo encuentra”.
    Saludos

  8. hola soy un joven al que le interesa la parapsicologia, no se es un tema muy interesante, pero posiblemente ahi moriria alguien que apreciaba mucho ese granero, no se, alguien que no quiere que le ocurra nada al granero, imaginate… tu entras en casa de alguien desconocido sin avisar, tu que harias? pues lo mismo hizo ese ser o espiritud, lo que pasa que hay que tomarlo con tranquilidad porque no lo ves, y claro te asustas, bueno imaginaos, tenia el granero limpio y todo, ejejeje, abrazos, me gustaria hablar por messenger con alguien que le hayan ocurrido cosas.

  9. Gracias, Barrotes, por tu comentario!!.
    Jaiko, el lugar exacto no podría decírtelo, pero sí sé que está-estaba (digo “estaba” porque han pasado unos 20 años y es casi seguro que la construcción esa haya sido tirada, transformada, o no exista como tal… si aún se mantiene en pie)en una zona donde hay un pueblo que se llama OREXA, en las inmediaciones del puerto de AZPIROZ. Ya no sé darte ningún punto de referencia más; yo también hubiera querido ir, pero con estos datos y ante el “blindaje” de estas personas (tampoco quiero meterles más caña…) no he conseguido dar con el sitio exacto.
    Saludos

  10. Me ha gustado mucho la historia, pero pienso que en vez de ser un artículo creo que se debería de haber puesto en “Casos Reales” o en el foro de parapsicología.

    Por lo demás bien todo.

    Saludos

Deja un comentario