Ante todo, debemos dilucidar y tratar de encasillar en algún lugar recóndito de nuestra mente el concepto de aparición o fantasma. Conceptualmente se entiende como aparición la presencia de una persona muerta en forma visible para las personas vivas

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 5 de febrero de 2007 por Argentina Barbero.

Cuentan con numerosas características extraídas de los relatos y las descripciones que han hecho las personas que dicen haberlos visto:

  • Tonalidad pálida
  • Etéreos
  • Pueden desvanecerse y atravesar puertas o paredes

La creencia en los fantasmas es tan antigua como la historia misma. Se han encontrado restos de la Edad de Piedra de esqueletos lastrados con piedras y atados de pies y manos, así que entendemos que ya por aquel entonces existía una conciencia del más allá; quizá realizaran este rito para “evitar”que el espíritu escapase del cuerpo.

La primera noticia escrita de un verdadero fantasma aparece en el Poema de Gilgamés, poema de la antigua Babilonia escrito alrededor del 2000 A.C.

La epopeya de Gilgamesh (Origen prehelenístico)

Está narrada en tablillas de arcilla con la correspondiente escritura cuneiforme, de origen sumerio y considerado como la narración escrita más antigua de la historia. En una de las doce tablillas se narra la historia de la aparición del fantasma de su amigo muerto (Enkidu), que adopta una forma transparente para aparecerse delante del semihéroe Gigamés. Las doce tablas indican un orden astrológico de la obra y narra las aventuras para matar al gigante Khumbaba. Se expone también una teoría sobre el Infierno y se describen los Dioses de la época.

Detalle de una de las tablillas del poema, escrita en acadio

La epopeya fue transcrita a las tablillas por orden de Asurbanipal de Nínive.

En el antiguo Egipto surge la creencia en los fantasmas con cabeza de pájaro llamados Khu, que eran los espíritus de los fallecidos y que se aparecían para pronosticar la muerte de un familiar además de que propagaban enfermedades y tomaban posesión del cuerpo de algunos animales.

La leyenda de la villa encantada de Atenas

Se dice que en la Antigua Grecia existía una villa embrujada en la que un triste fantasma vagaba por la casa arrastrando sus grilletes y cadenas profiriendo horribles lamentaciones que hicieron que uno tras otro los habitantes de la casa tuvieron que venderla aterrados.

El último dueño de la villa lo puso a un precio tan irrisorio que llegó a oídos del filósofo Atenodoro que finalmente la alquiló.

La primera noche, tras la mudanza, se escuchó un ruido de cadenas ensordecedor que sobresaltó al filósofo; movido por su curiosidad buscó el origen del ruido y en una de las estancias encontró el espíritu de una anciano de cabellos grises que apuntaba a Atenodoro con un esquelético dedo, indicándole que se levantase y le siguiera.

Atenodoro decidió ignorarle y el fantasma volvió a aparecerse con mayor persistencia cada vez. Uno de los días, entrada ya la mañana, Atenodoro fue al lugar que el fantasma le había indicado con el dedo y decidió ponerse a cavar. Poco después desenterró un esqueleto enmohecido por el tiempo y atado con fuertes cadenas. Atenodoro extrajo las cadenas y liberó al fantasma de sus ataduras, posteriormente enterró los restos en lugar sagrado.

Nunca más se volvió a saber de la aparición del anciano.

Fantasmas chinos

Los chinos muestran gran respeto por sus ancestros fallecidos, y este veneramiento es directamente proporcional al terror que les infunden los espíritus de las personas asesinadas en extrañas circunstancias por considerarlos malignos. Se dice que estos espectros solían aparecerse con las ropas que vestían en el momento del crimen y que aparecían montados en una enorme nube de la que iban emergiendo poco a poco.

Finalmente desparecían dejando una estela de denso humo verde.

Detalle de una mujer poniendo ofrendas a los muertos en la festividad de los fantasmas celebrada en Hong Kong.

Fantasmas en Roma

La historia Romana está plagada de numerosas referencias a fantasmas y aparecidos. En el año 44 a.C., Bruto, un general del ejército, dirigió una conspiración para provocar la muerte de Julio César. El 15 de marzo apuñaló a Julio César causándole la muerte.

Se dice que Bruto recibió esa misma noche la visita de un fantasma que pretendía ser el propio asesinado.

Posteriormente la noche antes de su última batalla, el mismo espectro se presentó en la tienda del general y le predijo su inminente muerte. Unas horas después el general era asesinado.

Concluyendo…

No sabemos si realmente los fantasmas existen o no, pero cuesta mucho creer que tras las numerosas experiencias acumuladas durante la vida, todos esos recuerdos cargados de energía (ya sea positiva o negativa) se extingan con la muerte biológica. Quizá se aparecen porque quieren contarnos algo, por vengar algún crimen o simplemente porque no encuentran su camino. La Ciencia hoy día es como la punta de un iceberg… Quién sabe que explicación habrá en el fondo…

  • author's avatar

    Por: Antiguos Colaboradores

    En este apartado queremos reconocer la labor de los antiguos colaboradores que han aportado sus trabajos a Mundo Parapsicológico:

    Aída Molina Pallé.
    Álvaro Anula Pulido.
    Ana Belén Sánchez.
    Anabel Reyes.
    Argentina Barbero.
    Ángel Briongos Martínez.
    Angel García.
    Angel Jorge Mínguez Peromarta (RIP).
    Antonio Ceniza.
    Antonio Luís Moyano.
    Cristian Puig Sanz.
    Daniel Hernández Mondurrey.
    Daniel Odriozola Navarro.
    David Madrazo.
    Enmanuelle Laínez.
    Francisco Javier Pérez.
    Francisco José Fernández García.
    Héctor Quiroz Aguilera.
    Javier Pérez Campos.
    Jessica Luque Camacho.
    José Antonio Roldán Sánchez.
    José Manuel Frías.
    José Navarro.
    Juan Angel Rubio.
    Juanca Romero Hasmen.
    Marc Riera Fort.
    María José Fernández.
    Mario Magaña.
    Mario Ortega.
    Marisol Roldán Sánchez.
    Miguel Ángel Segura.
    Minerva Casales Labrador (RIP).
    Nuno Alves.
    Óliver Fernández Avellaneda.
    Purificación García Martínez.
    Raúl Barranco García.
    Ruth Peinado.
    Vanesa Sánchez.
    Victor Martínez García.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Raquel e Iria: Las brujas de San Fernando
    Mitos del microondas
    Radiestesia y pendulogía
    Las leyendas paranormales de la Casa de Castril
    Experiencias extrañas en Toledo (España)

    Ver todos estos posts del autor

6 comentarios en “Cronología de apariciones a lo largo de la historia”

  1. Hola! me ha gustado mucho el relato. La verdad es que yo mismo he podido sentir a mi abuelo.

    Murió hace años son poder despdirse de mí, y yo me afligia por ello, un día, estaba tirado en la cama pensando en él y noté algo que me recorria la espalda, y tuve la misma sensación que cuando él me pasaba el dedo para hacerme cosquillas.

  2. Está claro que el fenómeno existe y es real. Nosotros percibimos estas presencias, y las interpretamos como que son fallecidos, que de alguna manera se quieren comunicar con nosotros.

    Si estoy deacuerdo en la existencia del fenómeno, tanto en todas las culturas, como a lo largo de la historia, pero no se si estarlo en la interpretación.  Un ejemplo claro lo tenemos en las vidas pasadas que se deben, realmente, a la memoria genética (http://es.wikipedia.org/wiki/Memoria_gen%C3%A9tica).

    Desde luego habrá que esperar a que alguien se digne a hacer un estudio serio sobre el tema. Mientras tanto, lo único que tenemos son divagaciones y supersticiones sobre un fenómeno real.

    Felicidades por el artículo.

    Un saludo.

    http://www.thedarkbrainfactory.es.vg

  3. De estas historias existen miles en el mundo,me gusto mucho el relato, sin embargo me habria gustado que tuviera mas datos y mas fotografias.
    Saludos

  4. REalmente existen numerosos casos de “aparecidos” tanto a lo largo de la historia como en casos actuales, son muchos los que dicen haber visto, notado o escuchado personas fallecidas.
    Un interesante repaso.

  5. Parece que hace ya mucho que a la gente le molan las historias de fanrtasmas!
    me ha gustado mucho la leccion de historia jejejej.
    saludos

Deja un comentario