Somos muchos los soñadores, clásicos de la investigación y experimentación psicofónica que seguimos usando sistemas de grabación analógicos. Sin embargo, para muchos de los que se adentran en este apasionante campo, se preguntan que sistema es el más idóneo para captar registros…

Siempre digo lo mismo, una cosa es experimentar y otra muy diferente investigar, si lo que buscamos es captar el mayor número posible de registros, buscamos para ello un soporte de grabación idóneo. Sin embargo, y a pesar de que la tecnología nos abre nuevas y grandes posibilidades, el tema de la elección de la grabadora sigue siendo una incógnita, porque lo que es muy bueno para unos, para otros es nefasto, con lo que ya tenemos una vía de investigación para los que quieran ir más allá de la “simple” captación de psicofonías y es el apasionante tema de lo que influye en que se capten mayor o menor número de registros.

Mi buen amigo y gran investigador en TCI, Pedro Amorós, recomendaba en su día una clásica grabadora analógica de cinta K7 Phillips. Los resultados que esta grabadora le habían dado resultaron excelentes y con ello, al ser recomendada por uno de los grandes referentes en el campo de la transcomunicación, fueron mayoritarios los investigadores que buscaron este aparato, hoy en día difícil de encontrar ya que la mayoría de las marcas han dejado de fabricar equipos de grabación de cinta, para encontrarlos solo nos queda la vía de la ocasión.

El sonido digital totalmente implantado en nuestros días nos abre nuevas posibilidades, sobre todo por la comodidad de no emplear cintas, con lo que es mucho más fácil la grabación y sobre todo el borrado, ya que los antiguos grabadores y dependiendo del estado de la cinta, tanto como el de los cabezales, en muchas ocasiones determinaban en un mal borrado de las cintas, con lo que se hacía necesario el empleo de un soporte virgen cada vez que se experimentaba.

Como decía al principio la grabación en tarjetas de memoria simplifica mucho la investigación, y a pesar de que muchos en su día apostamos por la posibilidad de “interferencias electromagnéticas” como componente esencial para la inclusión psicofónica, en nuestros días está de sobra probado que las grabadoras digitales son tan idóneas como las analógicas para la experimentación.

1.jpg

Aun habiendo apuntado todo lo anterior, hemos de tener en cuenta que sonido analógico no es sinónimo de mayor calidad, así por ejemplo los teléfonos móviles graban audio mediante sistema digital, sin embargo la calidad y prestaciones son mínimas. Si queremos adentrarnos en la investigación psicofónica se nos hará imprescindible el uso de grabadoras digitales, en este caso, de cierta calidad. Lo más accesible nos puede parecer por economía los dictáfonos, sin embargo estos aparatos incluyen sistemas de compresión muy por debajo del mp3, con lo cual el sonido grabado es deficiente y con la consiguiente pérdida de espectro sonoro. Este tema cada vez se va solventando más gracias a la mayor capacidad de las tarjetas de sonido así como de los componentes internos de almacenamiento de sonido, con lo que determinados dictáfonos nos pueden ser útiles.

Pero al igual que antes exponía, la grabadora que algunos emplean acaban por ponerse de moda y los experimentadores acaban por mencionarlas como las más idóneas para el trabajo en TCI, lo cual está totalmente erróneo y alejado de la realidad, tanto en las grabadoras analógicas de cinta convencional como en la clásica ZOOM tan usada en estos momentos en TCI para nada significan que sean las que mejores resultados nos vayan a dar o en mayor cantidad.

Las grabadoras digitales, tanto la Zoom H2 como la H4 fueron concebidas para la grabación y edición musical, con 4 pistas de audio en el caso de la H4 y un micrófono de 180 grados en el caso de la H2, pero en nuestro caso lo que más nos puede interesar es el que capten el mayor espectro de audio posible, así como que tengan una alta frecuencia de muestro, lo que equivale a una gran calidad de audio. Tales ventajas están presentes tanto en la Zoom h4 como en la H2, pero no son las únicas, otros tantos modelos de otras tantas marcas nos pueden servir plenamente en nuestro trabajo.

La gran promocionada Aq6455 de Phillips con soporte de cinta K7 de es de alta calidad, pero comparándola con otras grabadoras similares no hallo en manera alguna fundamento electrónico que la relacione directamente con la posibilidad de captar un mayor número de inclusiones.

Lo principal para el trabajo psicofónico no va a ser el sonido digital o analógico, si no las prestaciones de la grabadora, una buena frecuencia de muestreo la encontramos en las clásicas digitales Zoom, pero también en los descatalogados grabadores de bobina abierta como los Tascam, Uher o Revox.

Otra de nuestras prioridades es el micrófono, que ha de ser de alta calidad y con una alta captación de espectro sonoro. En este punto hay que tener en cuenta que el precio nos puede ser un gran orientador de la calidad, los micrófonos internos de las grabadoras no suelen estar a la altura de los equipos, pero nos pueden ser suficiente.

Otro tema de los más importantes sin duda nos será la calidad de grabación así como la ausencia de ruido de fondo. Las anteriormente mencionadas grabadoras de bobina abierta, y a pesar de la fricción de los cabezales con la cinta magnética, incluyen poco ruido de fondo así como las mencionadas Zoom están prácticamente ausentes de ruidos, la claridad de grabación y ausencia de ruido de fondo nos permitirán con gran acierto discernir sobre los resultados, sobre todo cuando se captan “ruidos” que para muchos son identificados como ecos de sucesos acontecidos, y en la mayoría de las ocasiones, nada más lejos de la realidad, pues muchas de estas grabaciones son paraeidolias auditivas, sonidos que mezclados con el ruido de fondo y de dudosa calidad nos recuerdan e identificamos con sonidos de hechos acontecidos o de aparatos tales como aviones o armas de guerra. Así, y por citar tan solo un ejemplo, una cosechadora trabajando en el campo y alejada de nosotros, podría ser captado su sonido por los micrófonos sin que nuestros oídos se percatasen de ello, con lo que si fuese mezclado con otros sonidos ambientales o el propio ruido de fondo de una grabadora inapropiada nos podría dar como resultado la imitación del disparo de una ametralladora, muy real a primera escucha, pero una identificación totalmente errónea.

2.jpg

En la grabación psicofónica nos es vital el empleo de grabadoras de cierta calidad, pero aun no tenemos respuesta objetiva ante el dilema de analógicas o digitales, ambas nos pueden ser del todo idóneas y ambas captarán registros, la cantidad y calidad dependerá de numerosos factores que sin excluir la del soporte de grabación.

4 comentarios en “Psicofonías, ¿Analógicas o digitales?”

  1. hola el repotaje es muy bueno soy de argentina soy en vestigador hoy todos equipos digitales en esta era se pueden hacer grabaciones de mas alla o espiritus .en mi pagina http://www.agora.ya.com/parapsicologo /facebookparapsicologo@mixmal.com yo extenido experiencia e ablado con los muerto y los extarrerestre ello son de otra micion del mas alla no son carnales son luzes blanca que se incorporan al aura del humano y es invisible de poder ver a esa persona que esta posisonado en el cuerpo pero cuando tratamo de grabar con un gravador lo que dice y despue cuando los escuchamo la grabacion notamos una vozes raras qie sale de la persona–

  2. Excelente reportaje Fran, como no, se nota la experiencia de un gran profesional. Gracias por estas perlas de sabiduria.

  3. Genial reportaje Fran. Anteriormente me decantaba, de hecho seguimos usando, grabadora analógica. A pesar de los inconvenientes del ruido de fondo y el proceso de digitalización, la "impregnación" era considerada como más imponente en ellas. Pero desde hace año y medio, la verdad me empieza a sorprender el uso de la grabadora digital. La empleada para las entrevistas parece ser que va adquiriendo poco a poco una especie de "carga", y cierto es, que también salen en el soporte. La ventaja que son más claras al tener menos impurezas y aunque el número parece ser menor, son más aprovechables y entendibles, así como el trabajo digital mucho más llevadero. Abrazos.

Deja un comentario