Desde los inicios de la transcomunicación nos hemos preguntado, en el caso de la psicofonía, de donde provienen estas voces. La pregunta a día de hoy continua sin repuesta, pero pese a ello se ha trabajado, investigado y teorizado mucho en cuanto al asunto

Desde que Friedrich Jürgenson captara unas voces ocultas mientras grababa el canto de unos pájaros, dando así paso al inicio de la historia “oficial” de la psicofonía. El mismo, posteriormente, identificaría estas voces con las voces de difuntos, y desde entonces, e incluso antes a esta teoría de la posibilidad de comunicarnos con los muertos, se le ha llamado teoría trascendental. La inmortalidad del alma del ser humano y de un más allá probablemente sea la piedra angular de la parapsicología.

1.jpg

El fenómeno psicofónico va mucho más allá de un origen, siendo, a mi juicio, el fenómeno paranormal más directo, ya que tenemos el registro en la grabadora. Pero aun así no basta con teorizar o intentar probar el origen de estas voces, de hecho, se nos plantean un gran numero de cuestiones sin respuesta y a la hora de cómo mínimo teorizar, hay que buscar respuestas para cada una de las cuestiones sin que ninguna moleste a las otras. Así, por ejemplo, tenemos las cuestiones del camino que recorren estas voces hasta llegar a “nuestra realidad”, quien o que hace de interruptor, el cual abra la comunicación o como se acoplan estas voces a nuestras grabadoras. Cada cuestión es inquietante en sí, pero no sé muy bien el por qué, aun lo que más sigue interesando es el origen de estos registros.

Muchos somos los que trabajamos la posibilidad de un origen trascendental, pero para aceptarlo es indispensable sopesar las pruebas que hay a favor y en contra y, desde luego, lo que primero habrá que analizar son las pruebas de una vida más allá de la frontera de la muerte.

Algunos ven en las experiencias cercanas a la muerte las pruebas definitivas de la supervivencia del alma o cuerpo astral. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta que estas experiencias se viven en momentos próximos a la muerte, pero la vida del todo no ha abandonado al cuerpo, pues se sabe perfectamente que el cerebro puede vivir en parada cardíaca y sin riego sanguíneo unos minutos, en ocasiones suficientes para la reanimación. Estas visiones y experiencias siempre se dan en estos momentos, nunca con muerte cerebral.

Tal vez encontremos nuevas evidencias en el espiritismo. Muchos son los que pintan, escriben o incluso operan diciendo que son guiados por los espíritus de personas desencarnadas. Ciertamente son sorprendentes los resultados de muchos de estos médiums. Sin embargo, y a pesar de las evidencias, esto no basta para afirmar que sus “dones” sean revelados por difuntos.

No en pocas ocasiones personas que dicen comunicarse con seres fallecidos me han dado respuestas sorprendentes e incluso han sido elementos definitivos y esenciales para la resolución de casos de casa “encantadas”, sobre todo en una ocasión, en un caso muy especial, el de la “Casa Encantada del Garraf” una médium espirita dio con la clave para solventar la situación, pero al igual que pasa con la mayoría de casos paranormales, estos son probados en teoría y como siempre digo:

“Existe una gran diferencia entre lo que creo y lo que puedo probar”

La comunicación con los muertos es una creencia que se pierde en el origen de los tiempos o del ser humano. Para egipcios o griegos los fallecidos seguían vivos en el más allá y podían tener ocasionalmente poder para comunicarse con los vivos y actuar en cuestiones terrenales. Culturas y religiones antiguas como la santería pactan con el espíritu del muerto en el caldero para que les sirva en el mundo material.

La Santa Compaña, la procesión de los muertos avisa del fin de la vida, las ánimas de los muertos son las encargadas de transmitir mensajes a los vivos.

Las sesiones de Ouija parecen ser también una vía de posible conexión con el mundo de las almas, pero tampoco está claro que estos mensajes sean de seres desencarnados aun cuando así se manifieste en el tablero.

Existen numerosas evidencias de la posibilidad de que el alma supere la frontera de la muerte, pero ninguna determinante.

2.jpg

Analizando cuanto se refiere a esta cuestión desde el tema psicofónico, nos encontramos con varias cuestiones:

Para hablar de la posibilidad de ese más allá lo más importante para algunos son los mensajes que estas voces nos dan. En numerosísimas ocasiones han hecho referencia a la inmortalidad del alma, en una entrevista a Sinesio Darnell, que en paz descanse, este nos manifestaba que el sentido, el porque de los mensajes psicofónicos, era algo tan simple o tan complicado como la esperanza, como la transmisión del mensaje de que “somos eternos”. Tras años de investigación, esta fue la conclusión de uno de los pioneros en nuestro país del tema psicofónico.

Marcello Bacchi, investigador italiano, quien ha captado numerosos registros, en una ocasión grababa uno que hacía alusión directa al tema que nos ocupa, registrando lo siguiente:

La morte es un passaggio” “La muerte es un pasaje”

Así podríamos citar a numerosos investigadores de renombre y no tan conocidos quienes han obtenido grabaciones que hacen alusión a la vida tras el fallecimiento, pero hagamos caso o no al principio hermético  que dice: “Como es arriba es abajo”, pues lo cierto es que en esa otra realidad, también existe la mentira, algo desde luego probado psicofónicamente.

3.jpg

Los mensajes, por mucho que nos digan, y aun cuando en ocasiones los hemos podido verificar, no aportan datos o pruebas concluyentes. Podemos captar cientos de registros, como ha si ha sucedido en torno a este tema, pero seguimos sin una prueba concluyente. Pero pese a todo, y dejando el tema del fraude aparte, lo cierto es que la psicofonía es “real”, se da, y aun no sabemos de donde proviene. Por lo tanto, hemos de seguir trabajando en esta cuestión, más allá de si se “conecta” con las almas de los difuntos. Lo que parece probable es que se conecta con otra realidad, la psicofonía que contesta por lo tanto es de origen inteligente, para algunos fruto de nuestra mente, pero esto es tan absurdo como afirmar que provienen de los muertos, ya que ni una cosa ni otra están probadas.

La conexión con otros planos de realidad parece algo factible. De hecho, matemáticamente calculadas existen otras tantas dimensiones. Sin embargo, puede que aun nos quede mucho por recorrer en el camino de la conexión con nuestro propio inconsciente, con unas realidades psíquicas que aún desconocemos. Seguramente la psicofonía no tiene su origen en nuestra mente, pero no somos pocos los investigadores quienes relacionamos directamente fenómeno psicofónico y mente, sin “intencionalidad”, solo de forma esporádica se da este fenómeno y aún en estos casos tal vez esta intencionalidad está también presente, pero se ha dado de forma inconsciente sin  percatarnos de ella.

Puede existir otro plano de realidad habitado por otras inteligencias y de las cuales provengan estos mensajes, pero no necesariamente ha de ser el “Reino de los Muertos”. Tal vez en nuestras propias células, en ese micro mundo exista inteligencia, tal vez algo absurdo para algunos al igual que lo sería la electricidad para nuestros ancestros, tal vez la respuesta a este fenómeno, en un futuro sea la más “sencilla”.

Deja un comentario