Años han pasado ya desde que obtuviese mí primer registro psicofónico, parece como si esas supuestas voces del más allá ya me conocieran y, de vez en cuando, se dignasen a dejarme algún mensaje

Quedé del todo extrañado tras grabar aquella voz de niño que me contestaba “malo” durante una sesión de experimentación Ouija. Para nada mis pretensiones eran grabar voz alguna, si no para tener un registro fiable de las preguntas y respuestas que nos iba dando el tablero. Fue en aquel preciso instante cuando decido ponerme manos a la obra en cuanto a transcomunicación se refiere, aquella voz grabada en cinta magnética, no tenía ningún sentido, era algo que desafiaba todas las leyes de cuanto había estudiado en formación profesional, así como más tarde en la escuela de sonido en Barcelona.

1.jpg

2.jpg
Para la experimentación psicofonica es necesario todo un “aparataje”, cualquier soporte de grabación no resulta apropiado. Analógico o digital, lo importante es la calidad, la cual nos mantendrá alejados de errores

En mis primeros artículos y comentarios siempre he apuntado a que cualquier sistema de grabación es apto para la captación de estas voces, pero una cosa es experimentar y otra muy distinta investigar. En todos estos años he tenido oportunidad de contrastar opiniones con muy diversos investigadores de este fenómeno, a algunos nostálgicos poco les importa la procedencia de estas voces, el como se acoplan al grabador o como y quien actúa de intercomunicador entre dos supuestas realidades. La única pretensión para ellos es grabar y grabar, mostrar estas voces, sean psicofonías o no en los máximos medios de comunicación posibles para acrecentar su ego y para que se les tenga por “grandes investigadores”. Pero insisto, una cosa es investigar y otra ser coleccionista de voces, un simple registro de unos segundos de duración puede darnos horas de trabajo en nuestro laboratorio, y tal y como apuntaba al principio, parece lógico que cualquier sistema de grabación acabe siendo apto para este menester, pero con la experiencia de estos años y sobre todo con las horas dedicadas a este fenómeno, estoy en condiciones de contra decirme a mí mismo, diciendo, a día de hoy, que estoy convencido de la necesidad del empleo de soportes de grabación de calidad alta. Es curioso como a menudo que un experimentador pasa a investigador empleando soportes de más calidad se reduce el número de grabaciones obtenidas.

3.jpg
Es necesario transmitir a los interesados en la psicofonía la verdad de un fenómeno poco habitual, así como es del todo necesario conocer el sonido y cuantos elementos usamos para la experimentación

4.jpg
Junto a Pedro Amorós, referente en el mundo de la TCI

Muchos escuchamos y leemos artículos referentes al tema psicofónico, donde los supuestos investigadores muestran sus logros, pero para que un registro pueda ser tenido en cuenta no basta con mostrar el audio, si no que debe acompañarse del registro de incidencias así como la anotación de los factores que puedan influir en la grabación, así como cualquier otro punto que pueda ser considerado de interés para el posterior análisis de la psicofonía así como la elaboración de una estadística. Lamentablemente casi nadie realiza las pruebas psicofónicas con unas mínimas y ciertas garantías.

Lamentablemente no se siguen ni las más mínimas medidas de seguridad. Hay que tener en cuenta que si grabamos en un lugar con viento, este puede arrastrar sonidos y voces que nuestro oído no se percate pero que sí sean captadas por los micrófonos, una simple esponjilla para vientos nos puede ser de total utilidad.

5.jpg
No se ha demostrado si se obtienen mayor cantidad de registros psicofónicos en sistemas analógicos o digitales. Durante mis experimentaciones, ambos han resultado válidos, lo importante, una buena frecuencia de muestro y seguir las normas de precaución adecuadas

6.jpg
Durante la grabación del programa radiofónico Enigma 03 hemos obtenido inclusiones psicofónicas, lo cual es evidencia de que cualquier sistema de calidad es válido

Es imprescindible el uso de grabadoras de calidad media o alta, dictáfonos o similares con formatos de compresión por debajo del mp3 no son aptas para el tema psicofónico y, aunque estas graben en formato mp3, hay que tener muy en cuenta la frecuencia de muestreo, ya que ella es el índice de la calidad de grabación. Para que un registro sea tenido en cuenta obligatoriamente se han de seguir unas determinadas y, aunque sea mínimas, condiciones de seguridad, como el silencio.

Por ejemplo, aplicar el método científico comienza por algo tan simple como el sentido común, y ante cualquier duda, no admitir el posible registro. Si las condiciones del ambiente no son de silencio total, nunca podremos tener en cuenta ninguna clase de ruidos o golpes, también conocidos como raps.

Las voces, aunque sean susurrantes, pueden dar lugar a equívocos y falsos registros, pero sobre todo hacer hincapié en la calidad del soporte de grabación. Son muchas las grabadoras que aun siendo digitales, hay que recordar que digital no es sinónimo de mayor calidad, incorporan gran cantidad de ruido de fondo, además que si utilizan formatos de gran compresión para aprovechar la memoria el sonido queda distorsionado y con matices diferentes a la voz original, lo cual nos puede hacer parecer un registro psicofónico cuando en realidad se trata de una voz humana.

Esto he tenido oportunidad de comprobarlo en diferentes ocasiones, tras grabarse una voz con un dictáfono y ser dada por un registro válido por dos investigadores, este fue rechazado por mí, ya que entre la misma grabación de un dictáfono y una grabadora Zoom H4 la diferencia era más que notable, en el dictáfono una voz como ronca se escuchaba, muy parecida a los patrones clásicos de la psicofonía, sin embargo en la Zoom H4 se escuchaba a la perfección mí voz. En otra ocasión, y ante las cámaras de Antena 3 TV, un sonido extraño había sido captado en las grabadoras. La solución de la mano de mí grabadora Zoom, en donde se escuchaba con total claridad que ese supuesto “sonido paranormal” no era más que el sonido de las tripas de uno de nosotros.

7.jpg
Experimentación psicofónica en el “Panteón de los Guijarro” (Alicante)

8.jpg
El mismo lugar, con Petry, Germán Rabasco (Productor musical) su pareja y Fran Recio

9.jpg
Grabación durante “La noche de las psicofonías”, programa de radio “El Último peldaño” presentado y dirigido por Joaquín Abenza

10.jpg
Cualquier lugar es propicio para la captación de registros, pues en ocasiones la experimentación se puede acompañar de otra fenomenología paranormal

Las grabadoras de calidad nos muestran un sonido real y claro, con lo que parece que el sonido psicofónico huye de ellas, lo cual no es para nada cierto, pero es que este fenómeno no es tan habitual. Ir a un lugar en donde en ocasiones el único misterio es que está abandonado y obtener decenas de registros, desde luego no son creíbles para mí, y no por que yo no los obtenga, si no por que este fenómeno es como todos los de índole paranormal, un fenómeno escurridizo y aleatorio. Esas decenas de inclusiones, lo más probable, es que sean errores. Un sistema de grabación es más sensible que el oído humano, así es capaz de grabar sonidos de los cuales no se percate nuestro oído.

6 comentarios en “Psicofonías, un fenómeno poco habitual”

  1. Es verdad las sicofonias de donde pueden proceder,en un lugar abierto se obtiene solo el ruido exterior de los coches ,pajaros las pisadas mismo pueden interpretar una supuesta voz yo tengo bastantes pero la mayoria las descarto por los ruidos mismamente obtienes una sicofonia o parafonia en tu casa mismo

  2. Completamente de acuerdo contigo Fran. Entre otros errores habituales, que he observado, es el hecho de mantener la grabadora en la mano (con micrófono integrado) que registra el más leve roce de nuestros dedos sobre la superficie de la grabadora; y que luego llevan a mal interpretarlos como voces del más alla. Los registros en lugares abiertos son más susceptibles de captar registros de audio transportados por el viento (tal como comentas). Una vez realicé una caja (no diré de Faraday porque no lo era) que en su parte exterior era completamente metálica, estaba acolchada en su interior donde albergaba otra caja de cartón recubierta de corcho y de nuevo acolchada. Dentro un micrófono (por desgracia no estaba suspendido) y jamás obtuve un registro en esa caja. Hay mucho que investigar pero el morbo o el Reality hace que en muchas ocasiones la gente se deje llevar por la sugestión o sus propias emociones. Yo añadiría que a parte de la rigorisidad del material empleado y los protocolos de actuación es imprescindible mantener la mente en blanco (y no solo de palabra). Gracias por tu artículo, un abrazo !

Deja un comentario