El OVNI de Ezequiel | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Estás en la sección

Ufología

El OVNI de Ezequiel

Una vez más escrutaremos los textos bíblicos los cuales son, guste o no, fuente de nuestras costumbres y nuestra cultura. Son éstos un auténtico dossier ovni de la antigüedad en los que se describen una gran cantidad de visiones tanto de seres como de luces extrañas en el cielo. Luces con voluntad propia y que interactuaban durante años con la sociedad judía del momento

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 18 de abril de 2006 por Purificación García Martínez.

Todo esto puede ser interpretado por personas más escépticas como símbolos que no han de tenerse en cuenta. La Biblia está llena de metáforas que son ambiguas y todas esas luces pueden ser desde fenómenos atmosféricos, hasta símbolos y formas de concebir a un ser superior o simplemente… invenciones.

Pero… ¿Qué sucede cuando lo que se está describiendo detallada y minuciosamente es una nave capaz de volar y moverse? ¿Qué pasa cuando no hay lugar a ambigüedades de modo que un ingeniero de la NASA ve en ello claramente un ingenio técnico factible y además bien descrito de modo que lo dibuja y lo patenta oficialmente?

Pues sucede que nos hallamos ante una de las maravillas que nos han dejado los textos sagrados de todas las culturas (En este caso, la judeo-cristiana) a los seres humanos de nuestro tiempo. Personas que crecidas por nuestros modernos avances tecnológicos consideramos ignorantes, casi «estúpidos» a nuestros antepasados, cuando si miramos estos escritos de vez en cuando e incluso a través de los ojos del citado ingeniero norteamericano Josef Blumrich, de quien hablaremos más adelante, recibimos una auténtica «cura de humildad».

La visión de Ezequiel” de Rafael, 1518. Galleria Palatina, Florencia.

La visión del profeta

El carro de Yahveh

Es curioso el hecho de que, aunque hace difícil la comprensión de la descripción al intentar describir la visión con el lenguaje de la época; ya desde el principio denomina “carro” identificando aquello con un vehículo. Leyendo la explicación, parece como si le estuviera describiendo la visión a un ufólogo. Para no hacer muy pesada la lectura, pondré sólo algunos datos.

«Yo miré, y vi un viento huracanado que venía del norte, y una gran nube con un fuego fulgurante y un resplandor en torno de ella; y de adentro, de en medio del fuego, salía una claridad como de electro.

En medio del fuego, vi la figura de cuatro seres vivientes, que por su aspecto parecían hombres.

Sus piernas eran rectas; sus pies, como pezuñas de ternero, y resplandecían con el fulgor del bronce bruñido.

Entre los seres vivientes había un fuego como de brasas incandescentes, como de antorchas, que se agitaba en medio de ellos; el fuego resplandecía, y de él salían rayos.

Yo miré a los seres vivientes, y vi que en el suelo, al lado de cada uno de ellos, había una rueda.

El aspecto de las ruedas era brillante como el topacio y las cuatro tenían la misma forma. En cuanto a su estructura, era como si una rueda estuviera metida dentro de otra.

Cuando avanzaban, podían ir en las cuatro direcciones, y no se volvían al avanzar.

Las cuatro ruedas tenían llantas, y yo vi que las llantas estaban llenas de ojos, en todo su alrededor.

Cuando los seres vivientes avanzaban, también avanzaban las ruedas al lado de ellos, y cuando los seres vivientes se elevaban por encima del suelo, también se elevaban las ruedas.

Yo oí el ruido de sus alas cuando ellos avanzaban: era como el ruido de aguas torrenciales, como la voz del Todopoderoso, como el estruendo de una multitud o de un ejército acampado. Al detenerse, replegaban sus alas.

Y se produjo un estruendo sobre la plataforma que estaba sobre sus cabezas.

Encima de la plataforma que estaba sobre sus cabezas, había algo así como una piedra de zafiro, con figura de trono; y encima de esa especie de trono, en lo más alto, una figura con aspecto de hombre.»

Varios detalles interesantes se pueden sacar de este relato: La nave venía del Norte, era un aparato con “alas”, unas ruedas flotantes acompañaban al vehículo, las cuales eran brillantes y tenían “llantas”, además de estar rodeadas de “ojos”.

La Biblia. Libro de Ezequiel

La verdad es que se trata, cuanto menos, de una descripción muy “tecnológica” de Dios. Como ya dije antes, el mismo profeta lo llama “carro” de Yahvéh. Ciertamente, lo que parece estar describiendo, es un artilugio con alas acompañado de una especie de discos voladores. Además, la tecnología voladora, brillante (se deduce que metálica) es totalmente lejana a la época en la que tiene lugar la descripción, de modo que gana mérito el hecho de que Ezequiel pueda transmitir aún hoy día la sensación de estar ante un gran artilugio mecánico en una era anterior a la de Jesucristo.

Semejante texto, independientemente de que se sea ateo o creyente, no deja prácticamente lugar a dudas de que se trata de un acontecimiento no astronómico. Es más, para aquellos a los que les gusta afirmar que todo lo que se puede leer en la Biblia es mentira… ¿Qué explicación encuentran al hecho de que una persona que vivió hace más de 2.500 años en un tiempo en el que el transporte era en burro, pueda explicar la visión de un artilugio con alas que está rodeado por unos discos voladores? Nosotros hemos tenido que esperar a la Segunda Guerra Mundial para contemplar algo ligeramente parecido, como pueden ser los foo fighters acompañando a los aviones de guerra.

Fotografía de un foo fighter. Se trataba de esferas de aspecto metálico que solían aparecer junto a los aviones de combate de ambos bandos durante la Segunda guerra mundial. Posiblemente, fueran artilugios de origen humano usados para espionaje.

La visión del ingeniero

Queriendo echar abajo las teorías de Erich von Däniken, el jefe del departamento de investigación de proyectos de la NASA en Huntsville (Alabama) Josef Blumrich se dedicó a investigar minuciosamente la visión del profeta Ezequiel de tal manera que finalmente aceptó que se estaba describiendo una nave voladora, de modo que reconstruyó el aspecto de lo que vio el profeta y acabó patentando algunos elementos como la rueda descrita anteriormente, denominándola rueda omnidireccional (omnidirectional wheel). Escribió un libro sobre ello: «Ezequiel vio una nave extraterrestre» (Ed. ATE.).

(Arriba) Reconstrucción de la visión de Ezequiel. (Abajo) Josef Blumrich

Si por curiosidad desea ver la patente en la página oficial de la United States Patent and Trademark Office:

  1. Entre en : www.uspto.gov
  2. Haga clic en “How to search” en la parte de arriba.
  3. En la nueva página haga clic en “Search patents now”, a la izquierda en azul.
  4. En la página siguiente, haga clic en “Patent number search”.
  5. Ya en el recuadro de búsqueda de la página que sale ponga el siguiente número (separado por comas): 3,789,947 y pulse en el botón “Search”.
  6. Finalmente en la página siguiente aparecen varios botones con las letras en rojo, haga clic en el de abajo del todo “Images”.

Debe tener instalado el Quick Time Player para poder visualizar correctamente el documento.

Conclusión

¿Qué más decir al respecto? Creo que se trata de uno de los casos más “descarados” de la presencia de los no identificados en nuestro mundo desde mucho, muchísimo antes del avistamiento de Kenneth Arnold en 1947 a quien los escépticos atribuyen el primer “caso OVNI” de la historia, lo cual no puede ser más falso y si me lo permiten, llega a ser ya hasta malintencionado teniendo en cuenta la gran cantidad de crónicas de este tipo que tenemos desde la antigüedad en multitud de textos sagrados, por ejemplo. Lo que sí es achacable a Arnold, es el manido calificativo de “platillos voladores” basado en la descripción que él hizo de aquello que vio. Asegurar que sólo a partir de aquella fecha de post-guerra se ven objetos no identificados en nuestros cielos es prácticamente negación sistemática de algo que lleva reportándose siglos… milenios…

  • author's avatar

    Por: Antiguos Colaboradores

    En este apartado queremos reconocer la labor de los antiguos colaboradores que han aportado sus trabajos a Mundo Parapsicológico:

    Aída Molina Pallé.
    Álvaro Anula Pulido.
    Ana Belén Sánchez.
    Anabel Reyes.
    Argentina Barbero.
    Ángel Briongos Martínez.
    Angel Jorge Mínguez Peromarta.
    Daniel Hernández Mondurrey.
    Daniel Odriozola Navarro.
    David Madrazo.
    Enmanuelle Laínez.
    Francisco Javier Pérez.
    Francisco José Fernández García.
    Héctor Quiroz Aguilera.
    Javier Pérez Campos.
    José Antonio Roldán Sánchez.
    José Manuel Frías.
    José Navarro.
    Juanca Romero Hasmen.
    María José Fernández.
    Mario Magaña.
    Mario Ortega.
    Marisol Roldán Sánchez.
    Miguel Ángel Segura.
    Nuno Alves.
    Óliver Fernández Avellaneda.
    Purificación García Martínez.
    Ruth Peinado.
    Victor Martínez García.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Raquel e Iria: Las brujas de San Fernando
    Mitos del microondas
    Radiestesia y pendulogía
    Las leyendas paranormales de la Casa de Castril
    Experiencias extrañas en Toledo (España)

    Ver todos estos posts del autor

 

Publicado por el día 18/04/2006

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2019 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.