Los diablillos de Cussac: “Flotaron junto a una esfera” | Mundo Parapsicológico

Mundo Parapsicológico

Búsqueda personalizada

Ediciones extranjeras: flag_usa_uk Mystery and Paranormal Magazine

Estás en la sección

Ufología

Los diablillos de Cussac: “Flotaron junto a una esfera”

El presente encuentro cercano del tercer tipo tuvo lugar en la mañana del 29 de agosto de 1967 en Cussac, un pequeño pueblo francés situado en el Macizo Central. Los protagonistas: Dos niños hermanos que avistaron unos extraños seres que volaron alrededor de un OVNI…

Nota aclaratoria: El presente artículo fue escrito el día 3 de mayo de 2006 por Víctor Martínez García.
Reconstrucción del encuentro según el testimonio de los dos niños
El encuentro

Los pequeños François (13 años) y Anne Marie Delpeuch (9 años) estaban en un prado cuidando a varias vacas en compañía de su perro Médor. En un momento dado, François intentó evitar que las vacas franquearan un muro de piedra, y fue en ese instante cuando el niño se percató de la presencia de cuatro seres de color negro (los niños no supieron si era el color de la piel o se trataba de un traje), con cabeza algo puntiaguda, brazos largos y piernas cortas en relación con el cuerpo, con largas patillas, una perilla, y de 1 a 1,20 metros de estatura, que se encontraban a unos cuarenta metros de distancia de los hermanos Delpeuch. Según estos, uno de los seres agarraba algo parecido a un espejo mientras hacía señas al resto. Junto a los seres, sobre el prado, se hallaba una esfera que emitía una luz tan intensa que dañaba los ojos.

François, tras observarles un instante, les hizo una invitación para que fueran a jugar con ellos. En ese momento, mientras la esfera empieza a ascender describiendo pequeños círculos y emitiendo un suave silbido, tres de los seres, uno tras otro, se elevan (como volando) y se introducen de cabeza por la parte superior de la misma. El cuarto hace lo mismo tras recoger algo del suelo. Es entonces cuando los niños pueden verle a éste los pies, describiéndolos como los pies de un pato. Después, la esfera se alejó a gran rapidez hacia el noroeste.

Reconstrucción de la entrada de los seres a la esfera (por GEPA)

Efectos físicos

Como efectos sobre el ambiente hay que señalar el olor a azufre que quedó en el mismo, y el nerviosismo de las vacas de los pequeños hermanos, que comenzaron a mugir, al igual que otra veintena de vacas que se hallaban en un prado a unos trescientos metros del lugar, y que fueron a reunirse con las de los dos niños. Además, François sufrió lagrimeo en los ojos durante quince minutos tras el avistamiento y al despertarse durante varios días sucesivos al mismo. Estos tres efectos (el olor a azufre, el nerviosismo en animales, y los efectos fisiológicos), como el lector especializado sabrá, son muy comunes en los encuentros cercanos.

Comentarios

El francés Eric Maillot ha sido quien ha propuesto para este caso la “explicación” negativista de turno (aquellas que ignoran datos sobre el caso y buscan la “salida” más ridícula). Para él, lo que vieron los niños no era más que un helicóptero. Pero como es sabido, los helicópteros no tienen forma de esfera, no emiten luces tan intensas como para provocar los efectos narrados en los ojos de Francois, ni emiten silbidos suaves en vez de fuertes “estruendos”, ni tampoco dejan tras su paso un olor a azufre. Y mucho menos van tripulados por personas que flotan sobre el suelo.

Además, los investigadores que realizaron la auténtica investigación, (Mesnard y Pavy, M. Claude, Pulvin y Ameil, y hasta la gendarmería de Saint Flour), con excepción de la gendarmería, que se decantó por la hipótesis del vehículo militar, no hallaron explicación racional para el caso. Y es que, las únicas contradicciones en los relatos de los niños fueron la presencia o no de un tren de aterrizaje (que François, al contrario que su hermana, dijo no haber visto), y la nariz puntiaguda que Anne Marie pudo ver en el último ser que ascendió a la esfera, y que François no vio. Para explicar estos dos puntos se ha comentado la delicada vista de François (quien usaba gafas), que pudo quedar más deslumbrado por la luz de la esfera, como después probarían el lagrimeo que sufrió. Los investigadores que analizaron el caso coinciden en que los niños no tenían los conocimientos “ufológicos” que habrían requerido para querer urdir un fraude así, sobre todo dando detalles como el del olor a azufre.

  • author's avatar

    Por: Antiguos Colaboradores

    En este apartado queremos reconocer la labor de los antiguos colaboradores que han aportado sus trabajos a Mundo Parapsicológico:

    Aída Molina Pallé.
    Álvaro Anula Pulido.
    Ana Belén Sánchez.
    Anabel Reyes.
    Argentina Barbero.
    Ángel Briongos Martínez.
    Angel Jorge Mínguez Peromarta.
    Daniel Hernández Mondurrey.
    Daniel Odriozola Navarro.
    David Madrazo.
    Enmanuelle Laínez.
    Francisco Javier Pérez.
    Francisco José Fernández García.
    Héctor Quiroz Aguilera.
    Javier Pérez Campos.
    José Antonio Roldán Sánchez.
    José Manuel Frías.
    José Navarro.
    Juanca Romero Hasmen.
    María José Fernández.
    Mario Magaña.
    Mario Ortega.
    Marisol Roldán Sánchez.
    Miguel Ángel Segura.
    Nuno Alves.
    Óliver Fernández Avellaneda.
    Purificación García Martínez.
    Ruth Peinado.
    Victor Martínez García.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Raquel e Iria: Las brujas de San Fernando
    Mitos del microondas
    Radiestesia y pendulogía
    Las leyendas paranormales de la Casa de Castril
    Experiencias extrañas en Toledo (España)

    Ver todos estos posts del autor

 

Publicado por el día 03/05/2006 | 4 comentarios

 



 

 





Último vídeo añadido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2001 - 2018 Mundo Parapsicológico. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Privacidad. Contacto.