Hallamos una casa abandonada donde parece que la familia vivía cómodamente desde los años 50. El padre, Policía Nacional, se jubiló en 1984. Tenía una mujer y dos hijos, y parece ser que la última vez que allí hubo gente fue en 2002. Misteriosamente, en esa fecha, salieron de improviso de la casa recogiendo solo lo más necesario y dejándose allí todos los recuerdos de una vida: ropa, conservas, juguetes… Dejaron hasta el coche. El hombre de la casa, del cual encontré nombres y apellidos en distintos documentos y premios del CNP, murió en 2004

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*